Administrator

Administrator

(Reuters) - Muchos de los funcionarios de la Reserva Federal esperan que las tasas de interés suban en el “corto plazo”, según las actas de la última reunión de política monetaria del banco central de Estados Unidos que se publicaron el miércoles.

Las minutas de la reunión del 31 de octubre y el 1 de noviembre, en la que la Fed mantuvo las tasas sin cambios, también mostraron que los funcionarios estaban de acuerdo en que la economía estaba preparada para un fuerte crecimiento.

Varias autoridades de la Fed también vieron una mayor probabilidad de que el Congreso de los Estados Unidos apruebe importantes recortes de impuestos que impulsen la inversión empresarial.

Si bien algunos funcionarios dijeron que necesitaban ver más datos antes de decidir el momento de un alza en el costo del dinero, muchos sostuvieron que la tasa de desempleo parecía ser demasiado baja como para que la inflación se mantenga en su débil nivel actual.

“Los participantes esperaban un sólido crecimiento del gasto del consumidor en el corto plazo, respaldado por la fortaleza continua en el mercado laboral”, dijo la Fed en la minuta. “Muchos participantes pensaban que otro aumento del rango objetivo para la tasa de fondos federales probablemente se justifique en el corto plazo”.

El banco central ha elevado las tasas cuatro veces en un ciclo de ajuste que comenzó a finales de 2015. La Fed actualmente anticipa un alza más este año y tres en 2018.

En las minutas, las autoridades se involucraron en lo que se ha convertido en un debate regular sobre por qué la inflación se ha mantenido bajo el objetivo de la Fed de 2 por ciento por varios años. La mayoría concordó en que el ajuste del mercado laboral alimentaría una mayor inflación en el mediano plazo.

 

Sin embargo, algunos miembros del banco central que tienen derecho a voto expresaron preocupación sobre el panorama inflacionario, según las actas. Esas autoridades enfatizaron que observarán los datos entrantes antes de decidir el momento de futuros incrementos del costo del dinero.

El petróleo intermedio de Texas (WTI) subió hoy con fuerza un 2,09 % y cerró en 58,02 dólares el barril, su nivel más alto en los últimos dos años y medio, tras conocerse una caída de las reservas semanales de crudo en Estados Unidos.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en enero, que a partir de hoy se toman como referencia, subieron 1,19 dólares respecto al cierre anterior.

El llamado "oro negro" cerró la sesión con fuertes ganancias y por encima de la barrera psicológica de los 58 dólares, después de conocerse una fuerte caída de las reservas semanales de crudo en Estados Unidos.

El Departamento de Energía (DOE) publicó que las reservas cayeron la semana pasada en 1,9 millones de barriles, hasta los 457,1 millones, aunque la cifra fue inferior a la que preveían algunos analistas, que habían anticipado un descenso de 2,1 millones de barriles.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en diciembre bajaron 5 centavos y cerraron en 1,77 dólares el galón, después de conocerse que sus reservas subieron ligeramente la semana pasada, hasta alcanzar los 210,5 millones de barriles.

Finalmente, los de gas natural para entrega en ese mismo mes bajaron durante la jornada 5 centavos hasta 2,97 dólares por cada mil pies cúbicos, tras conocerse que sus reservas bajaron la semana pasada en 46.000 millones de pies cúbicos.

 

(EFE).- Wall Street abrió hoy al alza pero media hora después el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cedía un 0,05 %, a la espera de conocer las actas de la última reunión de la Reserva Federal (Fed).

Ese índice borraba los avances iniciales y cedía ahora 12,36 puntos hasta 23.578,47 enteros, mientras que el selectivo S&P 500 sumaba un 0,01 % hasta 2.599,24 unidades y el índice compuesto del mercado Nasdaq progresaba un 0,02 % hasta 6.863,69 puntos.

Los operadores en el parqué neoyorquino no eran capaces de encontrar un rumbo claro en el arranque de una sesión en la que gran parte de las miradas están puestas en la publicación de las actas de la última reunión de la Reserva Federal.

Los inversores y analistas dan casi por descontado que el banco central estadounidense volverá a subir los tipos de interés en la última reunión del año sobre política monetaria que se celebrará en diciembre.

Casi todos los sectores en Wall Street arrancaban al alza, entre los que destacaban el energético (0,70 %), el de materias primas (0,52 %), el sanitario (0,21 %), el industrial (0,15 %), el financiero (0,11 %), y solo bajaba el tecnológico (-0,14 %).

McDonald's (1,05 %) lideraba las ganancias entre más de la mitad de los treinta valores del Dow Jones, por delante de Chevron (0,60 %), General Electric (0,62 %), JPMorgan (0,48 %), Exxon Mobil (0,42 %), Merck (0,41 %), Apple (0,31 %) o Verizon (0,37 %).

Al otro lado de la tabla encabezaba las pérdidas Boeing (-0,63 %) por delante de Nike (-0,53 %), UnitedHealth (-0,51 %), Intel (-0,42 %), Pfizer (-0,28 %), 3M (-0,28 %), Cisco Systems (-0,27 %) o Microsoft (-0,18 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a 57,68 dólares, el oro avanzaba a 1.292,3 dólares, la rentabilidad de la deuda pública a diez años progresaba al 2,352 % y el dólar perdía terreno ante el euro, que se cambiaba a 1,1778 dólares. 

(Reuters) - Arabia Saudita está presionando a ministros del Petróleo para que acuerden la próxima semana una extensión de nueve meses del pacto de recorte de producción liderado por la OPEP, dijeron fuentes conocedoras de la situación, ya que Riad busca asegurar el fin de un exceso de oferta que deprime lo precios.

 
La Organización de Países Exportadores de Petróleo, junto a Rusia y otros nueve países ajenos al grupo, están reduciendo su bombeo de crudo en unos 1,8 millones de barriles por día hasta marzo de 2018, y discutirán la ampliación de su acuerdo en una reunión que se celebrará el 30 de noviembre en Viena.

Los precios del petróleo han subido hasta cerca de 65 dólares por barril, su nivel más alto desde 2015, respaldados por un descenso de los inventarios. No obstante, la OPEP teme que los precios puedan caer de nuevo ante la persistencia de un exceso de suministro, mientras una reactivación de las tensiones políticas en Oriente Medio está jugando también su parte en el alza.

“Los saudíes están presionando para tener una decisión para nueve meses en noviembre”, dijo una destacada fuente de la industria petrolera con conocimiento de la materia, pero que prefirió mantener el anonimato.

Las señales de apoyo para la ampliación de nueve meses han llegado desde la cúpula de Arabia Saudita, el líder de facto de la OPEP, y Rusia, el mayor productor ajeno al bloque implicado en el pacto.

El príncipe heredero saudí, Mohammad bin Salman, mostró su respaldo a la extensión del acuerdo a lo largo de 2018 después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el 4 de octubre que el programa podría alargarse hasta fines del año próximo.

“Los líderes saudíes y rusos han indicado que está en cartera”, comentó una fuente de la OPEP sobre la posible extensión de nueve meses. “¿Por qué estaría en desacuerdo con ellos?”, afirmó.

Aunque existe la posibilidad de que se apruebe un marco temporal más corto de seis o, incluso, tres meses, o de que los productores aplacen su decisión, fuentes de la OPEP aseguraron que es menos probable. “Hay una posibilidad del 90 por ciento de que se anuncie en noviembre. Sí, por nueve meses”, indicó una segunda fuente del bloque. Otras dos fuentes del cartel apuntaron a que nueve meses es el periodo más probable.

Los futuros de petróleo del West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos se dispararon en torno a un 1,9% o 1,08 USD hasta 57,88 USD por barril a las 9:20 horas (CET), tras situarse el día anterior en 57,98 USD, su cota más alta desde julio de 2015. El volumen de operaciones será escaso en vísperas de la festividad del Día de Acción de Gracias que se celebra este jueves en Estados Unidos, según los participantes del mercado.

Mientras, los futuros del petróleo Brent, referencia para los precios del petróleo fuera de Estados Unidos, han subido en torno a un 1,1% o 64 centavos hasta situarse en 63,21 USD por barril.

(Reuters) - Uber Technologies Inc pagó 100.000 dólares a piratas informáticos para mantener en secreto una violación de seguridad ocurrida el año pasado que expuso la información personal de cerca de 57 millones de cuentas del servicio de transporte de pasajeros, dijo la compañía el martes.

La revelación del encubrimiento por parte de la empresa estadounidense resultó en el despido de dos empleados responsables de la respuesta al incidente, dijo Dara Khosrowshahi, quien reemplazó como CEO en agosto al cofundador de la firma Travis Kalanick.

"Nada de esto debería haber sucedido, y no voy a ofrecer excusas por esto", dijo Khosrowshahi en una publicación de un blog. (ubr.to/2AmxlQt)

La violación de seguridad ocurrió en octubre del 2016, pero Khosrowshahi dijo que solo se enteró recientemente.

El incidente es una nueva controversia para Uber que se suma a unas acusaciones de acoso sexual, una demanda que alega robo de secretos comerciales y múltiples investigaciones criminales federales que culminaron en la salida de Kalanick en junio.

La información robada incluyó nombres, direcciones de correo electrónico y números de teléfonos móviles de usuarios de Uber de todo el mundo, y los nombres y números de licencia de 600.000 conductores estadounidenses, dijo Khosrowshahi.

(Reuters) - TransCanada informó a algunos de sus clientes que reducirá en 85 por ciento o más sus envíos de petróleo a Estados Unidos a través del oleoducto Keystone hasta fines de noviembre, luego de detectar una filtración de 5.000 barriles en Dakota del Sur, dijeron tres fuentes con conocimiento de la situación.

El oleoducto, con capacidad para transportar alrededor de 590.000 barriles de petróleo por día (bpd), conecta los yacimientos de arenas bituminosas de la provincia canadiense de Alberta con las refinerías estadounidenses y el centro de entrega de Cushing, en Oklahoma.

Keystone fue cerrado la semana pasada tras reportarse la filtración. Una de las fuentes dijo que algunos clientes fueron informados de recortes mucho mayores en los volúmenes de crudo que recibirán.

No se pudieron contactar ejecutivos de TransCanada para emitir comentarios.

En un comunicado difundido previamente, TransCanada dijo que más de 160 empleados estaban trabajando en el lugar de la filtración y que hasta el 21 de noviembre se habían removido más de 16.000 galones de crudo.

“Los planes de reparación serán confirmados una vez que podamos exponer a salvo la sección impactada del oleoducto”, declaró la compañía.

El cierre de Keystone produjo un alza en los mercados internacionales de petróleo. Por la mañana del miércoles, los precios del crudo ligero estadounidense saltaron hasta 58 dólares el barril, un nivel no visto desde el 2015.

Los precios del referencial Brent también escalaron hasta situarse en su mayor nivel en dos años y medio.

 

 

(Reuters) - Canadá, Estados Unidos y México cerraron el martes la quinta ronda de renegociación de TLCAN sin resolver diferencias clave, y Washington anticipó que si no se atienden sus principales demandas podría verse comprometido el avance en la modernización del pacto.

Las tres naciones han prometido seguir las conversaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) hasta marzo, pero los desacuerdos sobre las demandas principales de Washington han aumentado la presión sobre los negociadores para que resuelvan las diferencias antes de que comience la campaña presidencial del 2018 en México.

 

México y Canadá han protestado contra la demanda de Estados Unidos de elevar el umbral mínimo del contenido regional en los vehículos al 85 por ciento desde el 62.5 por ciento actual.

El Gobierno del presidente Donald Trump además quiere que el 50 por ciento del contenido de todos los automóviles fabricados en Norteamérica provenga de su país.

Las dos naciones también se han resistido a otras demandas de Washington, como un plan para eliminar un mecanismo clave de resolución de disputas y propuestas de restricciones a la agricultura de México y Canadá.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, dijo tras la ronda que el TLCAN sí puede avanzar en fortalecer el contenido regional y que hay que hacer un mayor esfuerzo en una integración de valor. Agregó que su país hará una contrapropuesta del sector automotor cuando tenga claridad de lo que pide Washington y sobre cómo aplicarlo.

Poco después de que los tres países emitieron una breve declaración conjunta que subraya los avances y se comprometieron a seguir trabajando para concluir las negociaciones “tan pronto como sea posible”, el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, ofreció un tono diferente.

“Si bien hemos progresado en algunos de nuestros esfuerzos por modernizar el TLCAN, sigo preocupado por la falta de avances”, dijo en un comunicado.

“Hasta ahora, no hemos visto ninguna evidencia de que Canadá o México estén dispuestos a comprometerse seriamente con disposiciones que conduzcan a un acuerdo reequilibrado. En ausencia de reequilibrio, no lograremos un resultado satisfactorio”, agregó.

Lighthizer y sus contrapartes de México y Canadá no asistieron a la ronda realizada en la capital mexicana, donde el ánimo fue más tranquilo que en la ronda anterior del mes pasado en Washington.

(Reuters) - Las acciones europeas abrieron levemente al alza el miércoles, perdiendo algo del impulso que llevó a los mercados asiáticos y a Wall Street a nuevos máximos durante la noche ante la esperanza de que se produzca un crecimiento económico sincronizado en todo el mundo.

 A las 0842 GMT, el índice referencial STOXX 600 avanzaba un 0,1 por ciento y la mayoría de las bolsas europeas operaban al alza.

Los títulos del grupo de medios noruego Schibsted sufrían el mayor descenso del índice tras una oferta de acciones B para financiar fusiones y adquisiciones en el sector de los anuncios por palabras online. Sus papeles retrocedían un 8,2 por ciento.

Las acciones de Akzo Nobel avanzaban un 1,7 por ciento después de que Nippon Paint hizo una oferta en efectivo por la estadounidense Axalta, poniendo fin a las conversaciones para crear lo que se había descrito como una fusión entre iguales de Akzo y Axalta.

 

El FTSE subía un 0,2 por ciento, unas cuatro horas antes de que ministro británico de Finanzas, Philip Hammond, presentara su plan presupuestario, bajo presión para ayudar a votantes descontentos en momentos en que el país registra un crecimiento económico vacilante.

Wall Street cerró hoy con fuertes ganancias y nuevos máximos históricos de sus tres principales referencias, el Dow Jones de Industriales, el selectivo S&P 500 y el índice compuesto del mercado Nasdaq.
 

 

Tras el término de la sesión, el Dow Jones subió un 0,69 % y acabó en 23.590,83 puntos, el selectivo S&P 500 avanzó un 0,65 % hasta 2.599,03 unidades y el índice Nasdaq se disparó un 1,06 % hasta 6.862,48 enteros, los tres en niveles nunca vistos.

Los operadores en el parqué neoyorquino apostaron por las compras durante toda la jornada impulsados por el sector tecnológico, en una sesión en la que el S&P 500 logró por primera vez su historia momentáneamente superar la barrera de los 2.600 puntos.

Los inversores también estuvieron muy pendientes del grupo AT&T, que cerró con un descenso del 0,89 %, después de que el Departamento de Justicia anunciara el lunes una demanda en los tribunales para impedir su fusión con Time Warner, que subió al final un 2,14 %.

Al cierre de la sesión todos los sectores en Wall Street acabaron en verde, entre los que destacaron el tecnológico (1,19 %), el sanitario (0,81 %), el de materias primas (0,81 %), el industrial (0,76 %), el financiero (0,53 %) o el energético (0,25 %).

Apple (1,84 %) lideró las ganancias entre la gran mayoría de los treinta valores del Dow Jones, por delante de Microsoft (1,44 %), Home Depot (1,41 %), Visa (1,36 %), 3M (1,12 %), UnitedHealth (1,12 %), IBM (0,96 %) y Boeing (0,89 %).

También subieron más de medio punto McDonald's (0,82 %), Intel (0,72 %), Coca-Cola (0,70 %) o Travelers (0,66 %), mientras que solo bajaban Walmart (-0,98 %), General Electric (-0,83 %), JPMorgan (-0,08 %), Goldman Sachs (-0,05 %) y Verizon (-0,04 %).

Al cierre de la sesión bursátil, el petróleo de Texas subía a 56,96 dólares, el oro avanzaba a 1.279,7 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años progresaba al 2,356 % y el dólar perdía terreno ante el euro, que se cambiaba a 1,1739 dólares.