Administrator

Administrator

La zona euro golpeada por la recesión caerá aún más detrás de Estados Unidos, que en general se recupera, y de Japón que también mejora este año, dijo el miércoles la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que redujo sus pronósticos de crecimiento global. En su panorama económico bianual, la OCDE proyectó que la economía mundial crecerá un 3,1 por ciento este año antes de acelerarse a un 4 por ciento en el 2014.

Las estimaciones marcaron una visión más pesimista después de que el centro de estudios con sede en París pronosticó en noviembre del 2012 un crecimiento global de un 3,4 por ciento para este año y de un 4,2 por ciento para el 2014.

La OCDE prevé que Estados Unidos impulsará el crecimiento global y estima que la mayor economía del mundo se expandirá un 1,9 por ciento este año y posteriormente se acelerará a un 2,8 por ciento en el 2014, que sería la mayor tasa de expansión del país desde el 2005.

En contraste, la zona euro permanecería en recesión por segundo año. La OCDE estima que la economía del bloque se contraerá un 0,6 por ciento en el 2013 y luego volverá a crecer el próximo año a una tasa de un 1,1 por ciento. Sin embargo, el panorama fue muy divergente dentro del bloque de 17 países.

La OCDE estima que la mayor economía del grupo, Alemania, crecerá un 0,4 por ciento este año y un 1,9 por ciento en el 2014. Luego de años en que la crisis de deuda ha probado la capacidad de la zona euro de permanecer unida, el economista jefe de la OCDE, Pier Paolo Padoan, dijo que los riesgos al panorama económico finalmente han comenzado a ceder.

Wall Street cerró a la baja mientras los inversores recogen beneficios y especulaban que tras los fuertes datos económicos, la Reserva Federal podría retirar su programa de estímulo antes de lo esperado. Cabe recordar que el Dow cerró en un nuevo récord el martes. Sin embargo hoy este indicador cedió un 0,69 por ciento hasta los 15.302 puntos. Por su parte el S&P 500 restó un 0,70 por ciento hasta las 1.648 unidades y el Nasdaq Compuesto se situó en los 3.467 puntos tras bajar un 0,61 por ciento.

La OCDE, en su última previsión económica, dijo que Estados Unidos podría impulsar el crecimiento global, proyectando una expansión del PIB del 1,9 por ciento en 2013 y de 2,8 por ciento en 2014. Sin embargo redujo su pronóstico de crecimiento mundial para este año a 3,1 por ciento desde el 3,4 por ciento anterior. De forma paralela, el FMI y la OCDE recortaron sus previsiones para el crecimiento del PIB chino este año. Además, el flujo de noticias en torno a las perspectivas para la Eurozona fue bastante sombrío. Tanto así que la OCDE recomendó al BCE actuar para apoyar el crecimiento europeo.

El grupo alimenticio chino Shuanghui se decidió – al igual que muchos inversores – a salir a la caza de títulos de renta variable norteamericanos. Adquirirá el productor de bienes porcinos Smithfield Foods por unos 34 dólares por acción, lo cual supone pagar una prima del 31%, cerca de la media. Por otro lado, las ventas comparables de las principales cadenas del país cayeron un 0.9% la semana pasada, frente a la anterior, según los datos de la ultima encuesta de ICSC y Goldman Sachs.

En noticias empresariales, el CEO de Apple, Tim Cook dijo que la compañía lanzará varios productos que "cambiarán el panorama", pero se abstuvo de aclarar si la empresa estaba desarrollando un reloj inteligente.

Wal-Mart también estuvo el centro de atención después de declararse culpable de los cargos que le acusan de no desechar correctamente los residuos peligrosos como el cloro y fertilizantes.

En el frente económico, las tasas hipotecarias subieron a su nivel más alto en un año la semana pasada.

El gigante de bonos PIMCO espera un débil crecimiento económico en la zona euro para los próximos tres o cinco años y, en consecuencia, planea adquirir más activos de mercados emergentes a sus carteras europeas, según un informe publicado el martes en el sitio web de la firma. Andrew Balls, presidente de gestión de carteras europeas en PIMCO, dijo que el crecimiento económico anual en el bloque de 17 naciones probablemente no excedería el promedio del 0,5 por ciento.

En consecuencia, indicó que PIMCO buscaría "alternativas" como los títulos de mercados emergentes para compensar el alto riesgo y las recompensas insuficientes que implica invertir en los países europeos. PIMCO, que administra el fondo de inversión más grande del mundo, dijo este mes que una ruptura de la zona euro sigue siendo posible, aunque no muy probable, en los próximos tres o cinco años.

La firma dijo también en su pronóstico anterior que el crecimiento económico de Estados Unidos no será "mucho más grande" que un 2 por ciento en esa franja de tiempo. Además, anticipó que la inflación global podría aumentar y que los problemas sociales jugarán un papel más importante en las economías occidentales, al tiempo que las políticas no mejorarán demasiado.

En el último informe, Balls señaló que la firma espera que la zona euro "se deprecie, particularmente en comparación con los países de mercados emergentes con fuerte crecimiento", y que las naciones más pequeñas de Europa afronten el riesgo de salir del bloque regional o no alcanzar el estado de "segunda categoría".

En tanto, Alemania, Francia, Italia y España lograrán una unión fiscal y bancaria más fuerte, sostuvo Balls. La eurozona ha estado en recesión desde fines del 2011 y la economía de la región se contrajo otro 0,2 por ciento en el primer trimestre de este año. La última contracción, que superó el pronóstico de 0,1 por ciento de un sondeo de Reuters, fue la sexta en la misma cantidad de trimestres para la región. Balls dijo que el Banco Central Europeo dudará entre un "activismo de 'hacer lo que sea necesario' y períodos de negación a actuar" en los próximos tres o cinco años.

El BCE redujo su principal tasa de interés a un mínimo récord de 0,5 por ciento este mes, y Peter Praet, miembro del consejo directivo del banco, dijo el martes que la entidad podía recortar las tasas aún más si necesitaba estimular la economía. Balls indicó que PIMCO seguiría evitando invertir en los países más pequeños de la zona euro dadas las inadecuadas recompensas derivadas del riesgo que implica, y que apuntaría a Italia y España, que según él evitaron recortes y bajos retornos por su deuda gubernamental. De todos modos, Balls aclaró que los rendimientos de esos bonos no son muy atractivos.

Los precios del petróleo Brent subieron más de 1 dólar el martes, debido a que datos sobre la confianza del consumidor en Estados Unidos y señales de alivio en la política monetaria de los bancos centrales impulsaron a los mercados de acciones. 

En tanto, la creciente tensión en Oriente Medio también apuntaló los valores del crudo. El crudo Brent registró su mayor avance diario desde inicios de mayo, cerrando con un alza de más del 1,5 por ciento. Las acciones estadounidenses treparon tras comentarios de funcionarios de diferentes bancos centrales, que aseguraron que las políticas monetarias diseñadas para respaldar la economía global seguirán vigentes. El promedio industrial Dow Jones cerró en otro nivel récord de este año.

El Conference Board, un grupo de la industria, dijo que su índice de confianza del consumidor subió en mayo a su mayor nivel en más de cinco años, lo que sugiere que la demanda de petróleo podría aumentar a medida que la economía muestra signos de mejora. Los futuros del crudo Brent para entrega en julio llegaron a subir hasta 2 dólares por barril y cerraron con alza de 1,61 dólares, o el 1,57 por ciento, a 104,23 dólares por barril.

El petróleo en Estados Unidos avanzó 86 centavos, a 95,01 dólares por barril. El alza del petróleo se produce antes de la reunión el viernes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, en la que el grupo decidirá sobre su política de producción. Es improbable que la OPEP altere sus metas de producción, afirman delegados.

El petróleo se ha negociado volátil en mayo. El petróleo Brent y el crudo en Estados Unidos se han mantenido dentro de acotados rangos de negociación de 6 y 7 dólares, respectivamente.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, prevé nominar a Jason Furman para encabezar el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca en sustitución de Alan Krueger, que regresará a su trabajo en la Universidad de Princeton, informó hoy The Wall Street Journal.

Furman tiene un doctorado en Economía por la Universidad de Harvard y actualmente es el principal director adjunto del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, indicó The Wall Street Journal citando a fuentes conocedoras de los planes de Obama.

De 42 años, también fue director de política económica de la campaña "Obama for America" y asistente especial para el presidente dentro del Consejo Económico Nacional durante el mandato de Bill Clinton.

Además, Furman ha trabajado como asesor para el Banco Mundial (BM) y ha realizado investigaciones en numerosas áreas, entre ellas de política fiscal y monetaria.

Para presidir el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca su nombramiento debe ser confirmado por el Senado.

El presidente de ese consejo se encarga de informar a Obama de los datos económicos, entre ellos del informe mensual de desempleo, que se le entrega la noche anterior a su divulgación.

Los precios del petróleo subían este martes al término de los intercambios europeos, sostenidos por la vuelta del apetito de los inversores al final de un fin de semana prolongado, a raíz de indicadores estadounidenses alentadores, en un mercado expectante ante la reunión de la OPEP del viernes.

Hacia las 16H30 GMT, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en julio valía 104,38 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, 1,76 dólares más que el lunes al cierre.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de "light sweet crude" (WTI) para la misma entrega ganaba 1,26 dólares a 95,41.

Cerrados el lunes los mercados de Londres y Nueva York por feriado, las "sólidas ganancias de las bolsas parece que han devuelto el apetito de los inversores por los mercados petroleros", subrayó Kash Kamal, analista de la agencia Sucden.

De hecho, "los precios del barril han ganado terreno después de las estadísticas económicas muy superiores a las esperadas en Estados Unidos", donde los precios de la vivienda aumentaron en marzo y la moral de los consumidores creció en mayo a un máximo desde hace cinco años, dijo Michael Hewson, analista de CMC Markets.

La agencia calificadora Moody's mejoró este martes la perspectiva para el sistema bancario estadounidense por primera vez desde 2008, explicando que la mejora de las condiciones económicas compensan los desafíos que implica que las tasas de interés estén en un mínimo histórico.

Moody's cambió la perspectiva del sistema bancario de "negativa" a "estable", cambiando un pronóstico que había estado vigente desde la crisis financiera.

"El crecimiento sostenido del PIB y la mejora de las condiciones del mercado de trabajo van a ayudar a los bancos para que protejan a sus fortalecidas hojas de balance", dijo en un comunicado Sean Jones, director asociado de gestión de Moody's.

Moody's proyecta un crecimiento del PIB entre 1,5 y 2,5 % en el periodo 2013-2014 y un descenso de la tasa de desempleo hacia un nivel de 7,0%.

Para Moody's el mayor obstáculo que enfrenta el sector es el nivel mínimo en el que se sitúan las tasas de interés, que marcará el negocio durante los próximos 12 a 18 meses.

Mientras que las bajas tasas promueven el crecimiento del empleo y mejoran la calidad de los activos de los bancos, reducen los márgenes por lo que incentivan préstamos más flexibles para que las entidades logren mayores retornos.

Los precios de las viviendas de Estados Unidos subieron en marzo, cuando registraron su mayor alza anual en casi siete años, mientras la recuperación del sector inmobiliario sigue siendo una fuente de fortaleza para la economía, mostró el martes un sondeo seguido de cerca por el mercado.

El índice compuesto S&P/Case Shiller sobre precios de casas en 20 áreas metropolitanas subió un 1,1 por ciento en marzo sobre una base desestacionalizada en comparación con febrero, superando las expectativas de los analistas de un avance de un 1,0 por ciento. Los precios en 20 ciudades saltaron un 10,9 por ciento anual, más que el 10,2 por ciento pronosticado por los analistas, en su mayor incremento desde abril del 2006.

Las 20 ciudades cubiertas en el indicador vieron alzas anuales por tercer mes consecutivo. Los precios promedio de las casas en marzo volvieron a sus niveles de fines del 2003. Los precios en Phoenix continuaron su fuerte ascenso, con un alza de un 22,5 por ciento interanual. Otras lecturas destacadas incluyeron a San Francisco, con un avance interanual de un 22,2 por ciento, y Las Vegas, con un incremento de un 20,6 por ciento interanual.

El mercado inmobiliario estadounidense dio un giro en el 2012, después de varios años de su colapso. La recuperación se ha acelerado desde entonces debido a un ajuste de inventarios, a una disminución de las ejecuciones hipotecarias y a que las bajas tasas hipotecarias han atraído a compradores.

El precio del crudo Brent subía sobre los 104 dólares por barril el martes, respaldado por mercados de acciones fortalecidos y un creciente riesgo en Oriente Medio. No obstante, el alza era contenida por amplios suministros y preocupaciones sobre la demanda de petróleo mientras el crecimiento económico global continúa débil. 

La recesión europea y una contracción en la actividad fabril china están limitando el uso del petróleo, pero los productores están bombeando al menos tan rápido como están consumiendo los usuarios finales, lo que ha llevado a una acumulación de inventarios.

Las reservas de crudo en Estados Unidos están cerca de máximos históricos, mientras que las reservas de gasolina en Estados Unidos están subiendo en momentos en que la demanda estacional está tradicionalmente cerca de su máximo nivel.

La confianza de los mercados financieros era alta el martes, con un alza de las acciones asiáticas y europeas por esperanzas de políticas monetarias expansivas. Los futuros del crudo Brent para entrega en julio subían 1,45 dólares, a 104,07 dólares por barril a las 1110 GMT, mientras que el petróleo en Estados Unidos avanzaba 0,60 dólares, a 94,75 dólares por barril.

El miembro del directorio del Banco de Japón Ryuzo Miyao dijo el martes que es vital mantener estables las tasas de interés a largo y corto plazo, pero no ofreció nuevas recetas para contener la reciente turbulencia en los mercados de bonos, que ha amenazado con socavar la campaña de flexibilización masiva del banco central.

El ex académico dijo que los repuntes en las acciones japonesas y las tasas de interés a largo plazo de Estados Unidos han contribuido a la reciente subida en los rendimientos de los bonos japoneses. "Lo importante es asegurarse de que las tasas de interés a largo y corto plazo en su conjunto sigan una trayectoria estable", dijo Miyao una conferencia de prensa en Tokio.

Pero en términos de lo que el Banco de Japón puede hacer, Miyao reiteró la postura del banco central de que afinará las operaciones de mercado y mejorará la comunicación con los participantes de este.

También expresó su confianza respecto a que el estímulo monetario agresivo del banco central ayudará a compensar cualquier aumento en las tasas a largo plazo que refleje las expectativas de una recuperación económica en Japón.

"Aún cuando hay una presión al alza sobre las tasas de interés a largo plazo debido a las expectativas de recuperación económica, la política monetaria seguirá presionando a la baja los tipos de interés y por lo tanto, apoyará firmemente la recuperación económica", dijo Miyao, el miembro más antiguo del directorio.