Administrator

Administrator

(Reuters) - Amazon.com Inc subió el viernes en 2 dólares el cargo mensual para la versión estadounidense de su servicio de envío rápido y transmisión de video Prime y mantuvo el precio de la suscripción a un año, en un intento por tentar a los clientes a adquirir planes anuales.

El primer incremento de Amazon Prime en casi cuatro años llega luego de otro año y otra temporada de fiestas negativos para la plataforma de comercio online dominante de la empresa. El rival Netflix Inc aumentó en octubre sus valores de suscripción.

Amazon.com aumentó el costo de su plan mensual a 12,99 dólares desde 10,99 dólares, mientras que mantuvo la suscripción anual en 99 dólares. Además, elevó el precio mensual de su servicio para estudiantes universitarios Prime Student de 5,49 a 6,49 dólares.

“No creo que vayan a perder muchos miembros” por el aumento de precios, dijo Ivan Feinseth, analista de Tigress Financial Partners. “A quienes más lo usan (...) no les importa el mayor precio y quienes no lo usan no son los mejores clientes, así que si se van no es una gran pérdida para Amazon”, agregó.

Hasta septiembre, Amazon tenía cerca de 90 millones de miembros Prime en Estados Unidos, según la firma de investigación Statista. La compañía en sí no revela cifras. Netflix cuenta con 52,77 millones de suscriptores en Estados Unidos, de un total de 109 millones de clientes en el mundo.

Los actuales suscriptores mensuales de Prime y Prime Student pagarán el nuevo precio en renovaciones desde el 18 de febrero, según indicó Amazon en su página de internet. Netflix y Amazon, que enfrentan feroz competencia de Hulu y YouTube de Alphabet Inc, han gastado mucho en programación original.

Amazon envió más de 5.000 millones de ítems en todo el mundo a través de servicios de suscripción en 2017 y los ingresos por paquetes que incluyen el Prime treparon un 59 por ciento a 2.400 millones de dólares en los tres meses al 30 de septiembre.

 

La compañía, cuyas acciones subieron hasta 0,5 por ciento a 1.300 dólares el viernes, reportará el 1 de febrero los resultados del cuarto trimestre.

(Reuters) - Google alcanzó un acuerdo de licencia de patente con Tencent Holdings Ltd en un momento en el que busca formas de expandirse en China, donde muchos de sus productos, como la tienda de aplicaciones, el motor de búsqueda y el servicio de correo electrónico, están bloqueados por los reguladores.

La tecnológica estadounidense filial de Alphabet Inc ya ha firmado acuerdos similares con Samsung Electronics, LG Electronics y Cisco Systems Inc, pero el acuerdo con Tencent es el primero con una gran firma china del sector.

Google había dicho en el pasado que este tipo de acuerdos reducen las posibilidades de litigios por infracción de patentes.

El acuerdo con la firma china de redes sociales y juegos abarca una amplia gama de productos y despeja el camino a colaboraciones tecnológicas en el futuro, dijo Google el viernes, sin revelar los términos financieros del acuerdo.

Tencent supervisa Wechat, la principal aplicación de pagos y redes sociales de China, con cerca de 1.000 millones de usuarios. También gestiona una de las tiendas de aplicaciones más populares del país y alberga las plataformas de juegos y streaming en directo más grandes del país.

Google no reveló el alcance del nuevo acuerdo de patentes y Tencent no respondió de forma inmediata a preguntas sobre los productos que cubrirá el mismo.

“Al trabajar juntos en acuerdos como este, las compañías de tecnología pueden enfocarse en hacer mejores productos y servicios para sus usuarios”, dijo Mike Lee, jefe de patentes de Google.

 

Durante el año pasado, Google mostró su interés en aumentar su presencia en el restrictivo mercado chino, con el lanzamiento de un laboratorio local de investigación de inteligencia artificial, la introducción de una versión de su aplicación de traducción y la expansión a nuevas ciudades.

 

 

(EFE).- Wall Street terminó hoy con nuevos récords en el selectivo S&P 500 y el índice compuesto del mercado Nasdaq, en una jornada de alzas en el mercado, aunque pendiente de las gestiones para evitar un cierre parcial del Gobierno de EE.UU.

Al término de la sesión, el Dow Jones de Industriales, el principal indicador del mercado, subió un 0,21 % o 53,91 puntos, hasta 26.071,72 enteros, cuarenta por debajo del récord que conquistó el pasado miércoles.

El S&P 500 se anotó hoy una nueva marca histórica, la décima del año, gracias a un avance del 0,44 % o 12,27 puntos, hasta 2.810,30 enteros.

Lo mismo le ocurrió al índice del Nasdaq, que conquistó también su décimo récord del año al subir un 0,55 % o 40,33 puntos, hasta 7.336,38 enteros.

Por sectores, el avance mayor lo tuvo el de bienes de consumo no cíclico, un 1,43 %, seguido del sector de bienes de consumo cíclico (0,92 %) y del de materiales básicos (0,79 %).

Solo retrocedieron dos sectores, el de empresas de servicios públicos (-0,18 %) y el energético (-0,16 %).

De los treinta títulos incluidos en el Dow Jones de Industriales, las alzas mayores las tuvieron la firma deportiva Nike (4,84 %), el grupo bancario Goldman Sachs (2,05 %) y la cadena de bricolaje Home Depot (1,51 %).

Dentro de ese grupo, la caída mayor fue la de IBM, un 3,99 %, como reacción a los resultados que presentó el jueves y especialmente el anuncio de que suspenderá su recompra de acciones durante el primer semestre de este año.

Detrás quedaron General Electric (-3,04 %) y American Express (-1,83 %).

Wall Street estuvo siguiendo muy estrechamente las gestiones en el Senado para aprobar un presupuesto temporal que evite el cierre de las actividades del Gobierno a partir de la próxima medianoche.

El proyecto fue aprobado anoche por la Cámara de Representantes, pero ahora tiene que ser ratificado por el Senado. Los republicanos, con 51 escaños en el Senado, tienen allí más problemas porque necesitan 60 votos para aprobar la propuesta de la cámara baja.

Como parte de esas gestiones, el presidente de EE.UU., Donald Trump, se reunió hoy con el senador demócrata Chuck Schumer, quien declaró a la salida que se había realizado "algún progreso" en favor de una solución, aunque continuaban las negociaciones.

En otros mercados, el petróleo de Texas terminó la jornada a la baja, en 63,37 dólares el barril, y al cierre de Wall Street el oro subía hasta 1.332,70 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años avanzaba al 2,654 % y el dólar ganaba terreno ante el euro, que se cambiaba a 1,222 dólares.

(Reuters) - La emisora de tarjetas de crédito American Express Co registró su primera pérdida trimestral en 26 años y dijo que no recompraría acciones en los próximos seis meses, debido al impacto de la recientemente promulgada reforma al sistema tributario en Estados Unidos.

Las acciones de AmEx bajaron un 2,5 por ciento a 97,20 dólares en las operaciones posteriores al cierre regular del mercado.

La compañía tomó un cargo de 2.600 millones de dólares, para cubrir un nuevo impuesto extraordinario de repatriación sobre los ingresos no distribuidos de ciertas unidades fuera de Estados Unidos y para ajustar el valor de sus impuestos de activos y pasivos retrasados.

El cargo redujo los ratios de capital de AmEx y, para reconstruirlos, la compañía dijo que suspendería recompras de acciones para el primer semestre de este año, pero continuaría pagando dividendos aunque sólo en los niveles actuales.

La pérdida neta atribuida a los accionistas comunes en el cuarto trimestre fue de 1.200 millones de dólares, o 1,41 dólares por acción, lo que se compara con una ganancia de 825 millones de dólares, u 88 centavos por papel, un año antes.

Excluyendo el cargo, AmEx ganó 1,58 dólares por acción, superando las estimaciones de los analistas de 1,54 dólares, según Thomson Reuters I/B/E/S.

Los ingresos totales, netos de gastos por intereses, subieron a 8.840 millones de dólares desde los 8.020 millones de dólares en el mismo período del año anterior, ya que los clientes de la compañía gastaron más dinero en la temporada navideña en Estados Unidos.

 

Eso también superó las estimaciones del mercado, que esperaba 8.720 millones de dólares.

 

(Reuters) - La presidenta de la Reserva Federal de Cleveland, Loretta Mester, dijo el jueves que el banco central estadounidense debería elevar las tasas de interés tres veces en el 2018 y el 2019, un ritmo un poco más rápido del que prefieren muchos de sus colegas en la Fed.

La economía de Estados Unidos debería crecer a un ritmo de un 2,5 por ciento este año, impulsada tanto por el consumo como por el gasto de las empresas, aunque los recortes de impuestos aprobados recientemente podrían acelerar más la expansión y seguirían brindando apoyo el próximo año, dijo Mester.

El desempleo, actualmente en un 4,1 por ciento, se hundiría a menos del 4 por ciento antes de fin de año, y la inflación, ahora por debajo la meta del 2 por ciento de la Fed, volvería a su objetivo dentro de uno o dos años, pronosticó.

“Si la economía evoluciona como lo anticipo, creo que los aumentos en las tasas de interés serán apropiados este año y el próximo, a un ritmo similar al del 2017”, dijo Mester en declaraciones preparadas que pronunciará ante el Consejo de Educación Económica en Nueva York.

Las alzas de las tasas serían lo suficientemente graduales como para permitir que la inflación alcance el objetivo del 2 por ciento de la Fed, al tiempo que evitarían un incremento de los riesgos en el sistema financiero que podrían conducir a un sobrecalentamiento, opinó.

La Fed elevó las tasas de interés en 0,75 puntos porcentuales en el transcurso del 2017, a un rango de 1,25 a 1,5 por ciento.

 

Los funcionarios esperan subir su rango meta en otros 0,75 puntos porcentuales este año y 0,5 puntos porcentuales el próximo año, según la mediana de los pronósticos de las últimas proyecciones de la Fed, publicadas en diciembre.

 (Reuters) - El índice dólar operaba cerca de mínimos de tres años el viernes y podría cerrar su quinta semana seguida de pérdidas en la que sería su racha bajista más larga desde mayo de 2015.

Esta semana, la moneda estadounidense tocó un mínimo desde diciembre de 2014. La ola de ventas se produjo por la visión de que otros bancos centrales subirán las tasas de interés que actualmente están en mínimos, tal como la Reserva Federal.

A las 1145 GMT, el índice dólar perdía un 0,10 por ciento, a 90,411, cerca del mínimo del jueves de 90,113. En lo que va de 2018, el índice ha perdido un 2 por ciento.

Se anticipa que durante la sesión del viernes el índice dólar se mantenga cercano a esos niveles. Sobre la divisa pesan además temores de una potencial paralización de las actividades del Gobierno estadounidense.

El jueves, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una extensión de financiamiento hasta el 16 de febrero para evitar la paralización del Gobierno. La medida enfrenta perspectivas inciertas en el Senado.

El euro se apreciaba un 0,18 por ciento, a 1,2260 dólares, cerca de 1,2323 dólares, el máximo de tres años del miércoles. La moneda común europea ha ganado más de medio punto porcentual desde el lunes y podría cerrar su quinta semana seguida de ganancias.

Contra el yen, el dólar caía un 0,36 por ciento, a 110,69 unidades. El repunte que logró desde sus mínimos de cuatro meses del miércoles se estaba borrando pese al alza en los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense.

Otro factor que ha presionado a la baja al dólar es que los inversores globales, incluyendo fondos soberanos de inversión y bancos centrales, están diversificando sus tenencias de divisas.

 (EFE).- Wall Street terminó hoy con pérdidas, del 0,37 % en el Dow Jones de Industriales, el principal indicador, en una sesión marcada por preocupaciones por la posibilidad de que haya un cierre parcial de las operaciones del Gobierno.

Al cierre de la sesión, el Dow Jones bajó 97,84 puntos y acabó en 26.017,81 enteros, mientras que el selectivo S&P 500 perdió un 0,16 % o 4,53 puntos, hasta 2.798,03 enteros.

Por su parte, el índice compuesto del mercado Nasdaq, en el que operan los principales grupos tecnológicos, cedió un 0,03 % o 2,23 puntos, hasta 7.296,05 unidades.

La sesión comenzó y acabó con muchas dudas, con un comportamiento mixto desde el inicio, aunque a partir de la media sesión parecía haber recuperado una tendencia más clara que permitió cierto rebote en los indicadores, aunque al final la apuesta fue por las ventas.

El elemento más importante de la jornada fue la preocupación que existe entre los operadores por la posibilidad de que haya un cierre parcial de actividades del Gobierno federal el sábado si no hay un acuerdo sobre el presupuesto provisional.

La idea es financiar provisionalmente al Gobierno hasta el 16 de febrero. Los legisladores son optimistas de que se podrá lograr, aunque de momento estaba generando cierto nerviosismo entre los operadores bursátiles de Nueva York.

Algunos analistas atribuyeron ese elemento como excusa para una toma de beneficios tras los fuertes avances que ha habido en el mercado y especialmente desde que comenzó el año.

A pesar de todo ello, los analistas creen que si se resuelve el tema del presupuesto Wall Street tiene campo suficiente para recuperar la tendencia al alza de los últimos días.

Hasta hoy y desde el comienzo de 2018, el Dow Jones se ha anotado siete récords, el selectivo S&P 500 nueve y el índice del Nasdaq nueve también.

Por sectores, solo subieron el de telecomunicaciones (+0,72 %), el tecnológico (+0,10 %) y el de bienes de consumo no cíclico (+0,03 %). Los retrocesos mayores los tuvieron los de empresas de servicios públicos (-0,67 %), energía (-0,56 %) y de materiales básicos (-0,43 %).

De los treinta títulos incluidos en el Dow Jones, las ganancias quedaron lideradas por la aseguradora médica UnitedHealth (+1,98 %), la cadena minorista Walmart (+1,56 %) y Visa (+0,93 %).

Dentro de ese grupo las caídas más pronunciadas las tuvieron General Electric (-3,34 %), Boeing (-3,09 %) y la farmacéutica Merck (-1,45 %).

Fuera del grupo del Dow Jones, destacó el avance del grupo financiero Morgan Stanley, un 0,89 % como recompensa por unos resultados trimestrales anunciados antes de la apertura de las operaciones que cumplieron con las expectativas de los analistas.

En otros mercados, el petróleo de Texas terminó con una ligera baja, hasta 63,95 dólares el barril, y al cierre de Wall Street el oro cedía hasta 1.326,4 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años avanzaba al 2,618 % y el dólar perdía terreno ante el euro, que se cambiaba a 1,2237 dólares. 

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó hoy un 0,03 % y cerró en 63,95 dólares el barril, tras conocerse una reducción semanal en el nivel de reservas de crudo de Estados Unidos mayor de lo que se esperaba.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en febrero, los de más próximo vencimiento, bajaron 2 centavos de dólar respecto al cierre anterior.

El Departamento de Energía (DOE) informó hoy de que las reservas de petróleo de Estados Unidos se redujeron la semana pasada en 6,9 millones de barriles, hasta los 412,7 millones, una cantidad superior a lo que esperaban los analistas.

El precio de hoy sigue estando en niveles que no se veían desde diciembre de 2014, cuando se estaba registrando una pronunciada caída de los precios del crudo por un exceso de oferta en el mercado.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en febrero subieron 2,5 centavos y acabaron en 1,88 dólares el galón, y los de gas natural con vencimiento en ese mismo mes bajaron 4 centavos hasta 3,19 dólares por cada mil pies cúbicos.

 

 (Reuters) - La construcción de viviendas en Estados Unidos cayó más de lo previsto en diciembre, en lo que fue la mayor baja en poco más de un año, por un descenso en la edificación de unidades unifamiliares tras dos meses de fuertes incrementos.

Otras cifras mostraron que el número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo bajó la semana pasada a su menor nivel en 45 años, pero la caída probablemente exageró el buen estado del mercado laboral debido a que en muchos estados del país las cifras fueron estimadas.

Los inicios de construcciones de casas bajaron un 8,2 por ciento a una cifra anual desestacionalizada de 1,192 millones de unidades, dijo el Departamento de Comercio. El dato de noviembre fue revisado a 1,299 millones de unidades desde las 1,297 millones de unidades informadas previamente.

El porcentaje de caída en los inicios de construcción de vivienda en diciembre fue el mayor desde noviembre de 2016. Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban una baja a 1,275 millones de unidades. Los mercados financieros prácticamente no reaccionaron a las cifras.

Las empresas del sector siguen luchando con una escasez de mano de obra y tierra, y la madera más cara. Una encuesta del miércoles había mostrado que la confianza entre los constructores de viviendas bajó desde un máximo de 18 años en enero, por expectativas de menos visitas de compradores y ventas en los próximos seis meses.

Si bien los permisos de construcción bajaron un 0,1 por ciento a una tasa de 1,302 millones de unidades en diciembre, superaron a los inicios, lo que sugiere que la edificación se recuperará en los próximos meses.

Los permisos de construcción aumentaron un 4,7 por ciento, a 1.263 millones de unidades, en 2017, también el nivel más alto desde 2007.

En otro reporte, el Departamento de Trabajo dijo que los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 41.000, a 220.000, en tasa ajustada estacionalmente, en la semana que terminó el 13 de enero, al nivel más bajo desde febrero de 1973.

Los economistas habían pronosticado que las pedidos caerían a 250.000 en la última semana, tras haber aumentado en las últimas cuatro semanas. Los economistas culpan a las dificultades para ajustar los datos a las fluctuaciones estacionales por las vacaciones y el clima inusualmente frío.

El Departamento del Trabajo dijo que se estimaron los pedidos de los estados de California, Arkansas, Kentucky, Maine, Hawái, Virginia y Wyoming y que los procedimientos para medir las solicitudes seguían interrumpidos en las Islas Vírgenes meses después de que fueron afectadas por los huracanes Irma y María, y que tampoco se han normalizado en Puerto Rico.

La semana pasada, el promedio móvil de cuatro semanas para los pedidos iniciales de subsidios por desempleo, considerado como una mejor medición de las tendencias del mercado laboral debido a que elimina la volatilidad semanal, cayó en 6.250, a 244.500.

 (Reuters) - El dólar subía el jueves después de un desplome a mínimos de tres años previamente en la jornada, debido a que mayores rendimientos de la deuda estadounidense llevaron a los inversores a recortar sus apuestas negativas contra el billete verde.

No obstante, un panorama de cautela limitaba los avances.

Algunos analistas estiman que el repunte del dólar tendrá corto alcance porque los inversores globales están buscando diversificar sus tenencias a otras divisas como el euro.

Una evaluación de datos trimestrales publicados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre las reservas internacionales de los bancos centrales del mundo mostró que los gerentes del sector estaban acelerando el ritmo de adquisiciones de otras monedas fuera del dólar.

Los activos denominados en dólares aún representan alrededor del 63 por ciento de las reservas de los bancos centrales, seguidos por el euro, con casi un 20 por ciento, y otras divisas, según los datos del FMI.

La diversificación en activos fuera del dólar llega en un momento particular en que los retornos de los bonos estadounidenses alcanzaron nuevos máximos, en fuerte contraste con los rendimientos de la deuda europea.

El euro operaba a 1,2194 dólares, lo que implicaba un alza diaria de 0,1 por ciento, pero lejos del máximo a 1,2323 dólares registrado el miércoles, su mayor nivel desde diciembre del 2014.

El dólar subía 0,2 por ciento a 90,73 puntos frente a una canasta de monedas, tras retroceder a un mínimo también desde diciembre del 2014 a 90,113 puntos en la sesión asiática. El índice cayó 10 por ciento el año pasado y se debilitó un 1,5 por ciento más en los primeros días del 2018.