Administrator

Administrator

(Reuters) - Las bolsas europeas se recuperaban en la apertura del jueves, repuntando tras la racha de pérdidas más larga sufrida por los mercados desde octubre de 2016 al recuperarse los sectores cíclicos.

El índice pan-europeo STOXX 600 subía un 0,4 por ciento mientras que el FTSE 100 británico y el principal índice italiano lastraban al mercado al cotizar planos.

Los servicios financieros, los recursos básicos y los sectores de tecnología lideraban el parqué, impulsando las subidas del mercado mientras que una recuperación de los precios del crudo también ayudaban a animar a los valores energéticos.

Los inversores continuaban digiriendo la ráfaga de revisiones de beneficios, con todos los valores punteros reaccionando a los resultados.

La empresa francesa de telecomunicaciones Bouygues (PA:BOUY) lideraba los avances, subiendo un 3,8 por ciento después de aumentar su objetivo de rentabilidad para el año, impulsado por un fuerte incremento de 37 por ciento de los beneficios en los beneficios operativos de los últimos nueve meses.

La empresa de capital privado basada en Londres 3i Group también subía, un 4,2 por ciento, después de presentar resultados, mientras que las acciones del grupo de correos Royal Mail (LON:RMG) repuntaba después de que los ingresos por el envío de cartas cayese menos de lo esperado.

Sin embargo, la firma de servicios y catering, Sodexo, se dejaba un 4,9 por ciento al expresar los inversores su decepción acerca de que su objetivo de margen y los ingresos anuales estuviesen quedando ligeramente por debajo del consenso.

La empresa dijo el miércoles que compraría la empresa estadounidense Centerplate por 675 millones de dólares, lo cual pone aún más presión sobre la necesidad de que sus resultados impresionen y justifiquen el gasto.

(EFE) - Wall Street cerró hoy con fuertes pérdidas y el Dow Jones de Industriales, el principal indicador, cayó un 0,59% y terminó en su nivel más bajo en tres semanas arrastrado por un nuevo descenso del petróleo.

 

Tras el fin de la sesión, ese índice cayó 138,19 puntos y acabó en 23.271,28 enteros, mientras que el selectivo S&P 500 perdió un 0,55% hasta 2.564,62 unidades y el índice compuesto del mercado Nasdaq bajó un 0,47% hasta 6.706,21 puntos.

Los operadores en el parqué neoyorquino apostaron por las ventas durante toda la jornada, arrastrados por el sector energético ante una nueva caída del petróleo y en medio de la fatiga en los mercados después de los últimos récords históricos.

El barril de Texas, de referencia en Estados Unidos, bajó un 0,66% y terminó en Nueva York en 55,33 dólares, mientras que el crudo Brent, de referencia en Europa, bajó un 0,67% y acabó en Londres en 61,82 dólares.

Los inversores también estuvieron pendientes del grupo industrial General Electric, que empezó la sesión con fuertes pérdidas pero logró terminar el día con subidas y frenar la racha bajista desde que el lunes presentó su nuevo plan de reestructuración.

Al final casi todos los sectores en Wall Street cerraron en rojo, como el energético (-0,92%), el tecnológico (-0,74%), el de materias primas (-0,63%), el industrial (-0,56%) o el financiero (-0,12%), y solo subió el de telecomunicaciones (0,16%).

Caterpillar (-2,51%) lideró las pérdidas en el Dow Jones, por delante de Home Depot (-1,54%), Visa (-1,54%), Walmart (-1,38%), Coca-Cola (-1,35%), Apple (-1,32%), Exxon Mobil (-1,25%), IBM (-1,22%) o United Technologies (-1,04%).

Al otro lado de la tabla encabezó las ganancias General Electric (2,01%) por delante de Nike (1,16%), JPMorgan Chase (0,97%), Walt Disney (0,52%), Boeing (0,43%), Cisco Systems (0,21%) y Goldman Sachs (0,14%).

Al cierre de la sesión bursátil, el petróleo de Texas bajaba a 55,26 dólares, el oro retrocedía a 1.278,5 dólares la onza, la rentabilidad de la deuda pública a diez años bajaba al 2,324% y el dólar ganaba terreno ante al euro, que se cambiaba a 1,1791 dólares.

 

(Reuters) - La unidad de Google de Alphabet (NASDAQ:GOOGL) Inc dijo a los supervisores electorales de Estados Unidos en una carta que vio Reuters el jueves que "apoya firmemente" el endurecimiento de las normas sobre publicidad política en Internet como parte de los esfuerzos para reducir el abuso y la influencia extranjeras en las elecciones.

Miembros del Parlamento de EEUU han criticado Google, Facebook Inc (NASDAQ:FB) y Twitter Inc (NYSE:TWTR) por no hacer lo suficiente para identificar y evitar que agentes rusos compren anuncios en sus plataformas. Las autoridades estadounidenses dicen que los anuncios intentaban influir en los votantes durante las elecciones presidenciales del 2016.

La ley estadounidense permite a entidades extranjeras promover ciertos temas si comunican los gastos correspondientes, pero es ilegal que interfieran en las elecciones.

En septiembre, la Comisión Electoral Federal, que establece las normas sobre el financiamiento de campañas, votó a favor de garantizar que esas reglas de difusión se apliquen a la actividad en Internet. Abrió un periodo para comentarios públicos que expira el lunes.

En la carta, Google ofrecía el lunes su respuesta formal a la deliberación de la Comisión Electoral Federal.

 

"Ahora más que nunca, debemos trabajar juntos para mejorar la transparencia, mejorar las publicidad y reducir el abuso y la influencia extranjera en las elecciones de EEUU", escribió la compañía.

La postura marca un cambio radical en comparación con 2010, cuando Google solicitó una exención positiva del requisito de que un anuncio indique quién lo compró. La comisión no llegó a un consenso sobre la exención en ese momento.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó hoy un 0,66 % y cerró en 55,33 dólares el barril tras conocerse un inesperado aumento de las reservas de crudo en Estados Unidos.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre, los de más próximo vencimiento, bajaron 0,37 dólares respecto al cierre anterior.

El martes, el precio del petróleo de referencia en EE.UU. ya había terminado con fuertes retrocesos, perdiendo la barrera de los 56 dólares en medio de dudas sobre la demanda global.

Hoy, las bajadas continuaron, aunque de forma más moderada, después de saberse que las reservas de petróleo de Estados Unidos subieron la semana pasada en 1,9 millones de barriles y se situaron en 459 millones.

La cifra sorprendió a los analistas, que habían anticipado un descenso de 2,4 millones de barriles, y volvió a empujar el precio del crudo a la baja.

Las reservas de petróleo se mantienen por encima del rango medio histórico para esta época del año, según el Gobierno. estadounidense, que dijo que la semana pasada las importaciones de crudo alcanzaron una media de 7,8 millones de barriles, un descenso de 521.000 barriles respecto a la precedente.

En Londres, el barril de petróleo Brent para entrega en enero bajó hoy un 0,67 y se situó en 61,82 dólares.

Los contratos de gasolina para entrega en diciembre bajaron en Nueva York 2 centavos hasta 1,74 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en ese mismo mes bajaron también 2 centavos hasta 3,08 dólares por cada mil pies cúbicos.

 

 (Reuters) - La quinta ronda para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) inició el miércoles bajo la sombra de duras demandas de Estados Unidos y sin la presencia de los ministros involucrados en el proceso.

Negociadores de menor nivel participaban en reuniones protocolares en Ciudad de México sobre los temas de textiles, servicios y propiedad intelectual, dijeron dos funcionarios familiarizados con los planes.

 

Aunque la ronda inicia formalmente el viernes en la capital mexicana, y termina el 21 de noviembre, algunas mesas comenzaron anticipadamente sus sesiones porque adelantaron agendas.

Por primera vez desde que se iniciaron las negociaciones, los ministros del TLCAN -la canciller canadiense, Chrystia Freeland; el de Economía de México, Ildefonso Guajardo, y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer- no asistirán a una ronda, dijeron en un comunicado conjunto.

Explicaron que dadas las discusiones sustanciales sostenidas entre los ministros en el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, en Vietnam, acordaron no asistir a las reuniones de México, “para que los negociadores puedan continuar avanzando en los capítulos clave avanzados en la Ronda 4”.

La nota agregó que los jefes negociadores de cada país mantendrán comunicación constante con sus respectivos ministros y les informarán sobre los progresos.

Dos funcionarios que forman parte de las conversaciones, uno mexicano y uno estadounidense, dijeron a Reuters que la ausencia de los ministros aliviaría la presión sobre los negociadores y permitiría a las tres partes enfocarse en la esencia de los capítulos.

Guajardo dijo el martes que esperaba que algunos capítulos del TLCAN modernizado fueran cerrados en la quinta ronda, presionada por renovadas amenazas de Estados Unidos de abandonar el tratado si no conviene a los intereses del país.

En tanto, el secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Ross, afirmó que cree que las negociaciones llegarán a “algún tipo de acuerdo” para la evaluación del presidente Donald Trump, pero repitió sus advertencias de que Estados Unidos está dispuesto a dejar el pacto si no se resuelven problemas clave.

El funcionario afirmó que México y Canadá sufrirían mucho más que Estados Unidos si el TLCAN naufraga.

Trump ha fustigado al convenio por trasladar empleos de manufacturas de su país a México, calificándolo como “el peor acuerdo comercial jamás negociado” y ha amenazado con eliminarlo, a menos que se pueda mejorar para reducir los déficits comerciales de Estados Unidos.

A partir del viernes se espera que México y Canadá respondan a las duras demandas de Estados Unidos, como una cláusula de terminación anticipada que desencadenaría frecuentes renegociaciones, y una controvertida norma de contenido específico de Estados Unidos para el sector automotor.

Funcionarios mexicanos han reiterado que el país está preparado para enfrentar una salida de Estados Unidos -principal socio comercial de México- y que trabaja en un “plan B” que incluye diversificación de mercados, búsqueda de vías para proteger inversiones y análisis de impactos de corto plazo en mercados.

(Reuters) - Los precios al consumidor subyacentes de Estados Unidos subieron en octubre impulsados por un repunte en los costos de alquileres de viviendas y servicios médicos, avivando la idea de que es probable que la tendencia deflacionaria reciente que preocupaba a la Reserva Federal haya llegado a su fin.

El incremento en el índice de precios al consumidor (IPC) que excluye las volátiles categorías de alimentos y energía, reportado el miércoles por el Departamento de Trabajo, allana el camino para que el banco central estadounidense suba las tasas de interés el mes que viene.

 

El avance de octubre del llamado IPC subyacente, que mide las presiones inflacionarias estructurales, podría tranquilizar a los miembros de la Fed a los que les preocupa que los persistentes bajos niveles de inflación no sólo sean reflejo de factores temporales sino también de cuestiones más perdurables.

“La Fed ha tenido problemas este año para determinar si la desaceleración en la inflación estructural ha sido debido a la confluencia de eventos extraordinarios o a fuerzas deflacionarias más persistentes”, dijo Sarah House, economista de Wells Fargo Securities en Charlotte, Carolina del Norte.

“El repunte allana el camino para un aumento de la tasa en diciembre y respalda la idea de que el ajuste continúe el año próximo”, agregó.

El IPC subyacente subió 0,2 por ciento en octubre, también impulsado por aumentos en automóviles y camiones usados, tabaco, telefonía, tarifas aéreas, educación y seguros automotores. En septiembre había avanzado un 0,1 por ciento.

El aumento de octubre aceleró el IPC subyacente interanual al 1,8 por ciento, frente al 1,7 por ciento de la comparación año-año registrada en los cinco meses previos. No obstante, en general los precios al consumidor subieron levemente en octubre debido a que se diluyeron las alzas registradas en la gasolina por efecto del huracán Harvey en el Golfo de México.

Economistas dijeron que el alza en servicios sanitarios sugería que la medición de la inflación preferida por la Fed, el índice de precios de gastos personales de consumo (PCE) que excluye energía y alimentos, habría subido 0,2 por ciento en octubre, tras avanzar 0,1 por ciento en los cinco meses previos.

Eso aumentaría la lectura interanual del PCE estructural a 1,4 por ciento desde 1,3 por ciento en septiembre. El indicador incumple la meta del 2 por ciento establecida por la Fed desde hace más de cinco años. El banco central ha subido las tasas de interés dos veces este año y se esperan tres aumentos en 2018. El Gobierno publicará los datos del PCE más adelante este mes.

Con todo, la inflación contenida está ayudando a sustentar el gasto de los consumidores estadounidenses.

En otro reporte difundido el miércoles, el Departamento de Comercio dijo que las ventas minoristas crecieron un 0,2 por ciento el mes pasado gracias a que fuertes descuentos de las automotrices alentaron las compras de vehículos.

Excluyendo automóviles, gasolina, materias de construcción y servicios gastronómicos, las ventas minoristas aumentaron 0,3 por ciento en octubre, tras un avance del 0,5 por ciento el mes anterior. Las denominadas ventas minoristas subyacentes se corresponden más con el componente del gasto de los consumidores del Producto Interno Bruto (PIB).

 

Un tercer informe del Gobierno en la jornada mostró que los inventarios de las empresas en Estados Unidos se mantuvieron sin cambios en septiembre y las ventas treparon. Los inventarios son un componente clave del PIB.

Airbus (PA:AIR) ha conseguido este miércoles un compromiso de compra para nada menos que 430 de sus aeronaves A320neo-family, valoradas en unos 50.000 millones de USD; el inversor estadounidense Bill Franke comunicó su apuesta a la compañía aérea económica en el Salón Aeronáutico de Dubái.

Su rival estadounidense Boeing (NYSE:BA) ha obtenido también su propio compromiso de compra en el Salón Aeronáutico por parte de flydubai para 175 de sus 737 aviones Max, así como posibilidades de compra de 50 aeronaves más.

En cuanto a noticias de otras compañías, Target (NYSE:TGT) presentará sus resultados antes de la campana de apertura de este miércoles, mientras que Cisco Systems (NASDAQ:CSCO) lo hará tras la campana de cierre.

Los precios del petróleo han descendido en torno a un 1% este miércoles, ampliando el descenso del martes después de que la Agencia Internacional de la Energía suscitara ciertas dudas en torno a lo que se comentaba los últimos meses sobre los ajustes de los mercados energéticos.

Los futuros de petróleo del West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos se dejaron en torno a un 1,5% hasta 55,06 USD por barril a las 11:57 horas (CET), mientras que el petróleo Brent, ha bajado un 1,17% hasta situarse en 61,48 USD por barril.

Los traders también mantienen la cautela a la espera de los datos semanales de reservas previstos para el transcurso de la jornada. La Administración de Información Energética publicará su informe semanal sobre las reservas de petróleo de la semana que concluía el 10 de noviembre a las 16:30 horas (CET).

El dólar ha registrado mínimos de tres semanas este miércoles, presionado por el fortalecimiento del euro y el aumento de las preocupaciones acerca de que los republicanos no serán capaces de conseguir la aprobación de su reforma fiscal este año.

El índice dólar, que sigue la evolución de esta moneda con respecto a una cesta de otras seis divisas principales, se ha dejado un 0,27% hasta 93,47 a las 11:56 horas (CET), tras registrar mínimos intradía en 93,36, su cota más baja desde el 26 de octubre.

Las incertidumbres en torno a las medidas fiscales han zarandeado el dólar durante las últimas jornadas, haciéndolo caer más de un 1% desde la semana pasada.

Las bolsas de Asia han cerrado la jornada de este miércoles en números rojos pues las preocupaciones en torno a la reforma fiscal de Estados Unidos siguen lastrando las acciones. El Topix de Japón ha cerrado a la baja por quinta jornada consecutiva, su racha a la baja más larga desde septiembre de 2016, mientras que el índice Nikkei 225 de referencia descendió un 1,6%, su sexta jornada consecutiva de pérdidas y su racha más larga a la baja desde mayo de 2016.

Las bolsas europeas van camino de su mayor racha de pérdidas en más de un año pues el cansancio de los inversores comienza a lastrar las acciones y los traders se posicionan de forma prudente ante el temor a una reversión. El índice paneuropeo Euro Stoxx 50 se ha dejado en torno a un 0,8% a las 11:54 horas (CET), su séptima jornada consecutiva de pérdidas en lo que supone su peor racha a la baja desde octubre de 2016.

Los futuros de Estados Unidos apuntan también a una apertura a la baja este miércoles aunque el Dow cerró un día antes en lo que ha sido sólo su segunda jornada de pérdidas. A las 11:55 horas (CET), los futuros sobre los principales valores del Dow se dejaron un 0,56% o 132 puntos, los del S&P 500 bajaron un 0,55% o 14 puntos y los del Nasdaq 100 perdieron un 0,53% o 33 puntos.