Jose Antonio Montenegro

Jose Antonio Montenegro

Editor-in-Chief DesdeWallStreet.com
Domingo, 16 Diciembre 2018 15:45

GUERRAS COMERCIALES: PRINCIPAL PREOCUPACIÓN

The Wall Street Journal, hace una encuesta mensual a 60 de los más reconocidos economistas de este país, preguntando por los temas de actualidad que mueven los mercados y la economía mundial, y según esa encuesta la principal amenaza para la economía estadounidense y global en 2019, son las guerras comerciales de Trump.

Quienes tenéis la amabilidad de seguirme, ya sabéis que esa ha sido desde el primer día en que se comenzó a hablar de ese tema mi postura. Las guerras comerciales, -y más aun cuando se plantean por un país en solitario, como es el caso en esta ocasión-, son perdedoras en la línea de salida, para todos los implicados en las mismas, sin excepción.

Y bueno decir que se trata de una técnica de negociación, es algo tan poco riguroso, que no merece la pena ni siquiera discutirse. Hasta en el mejor de los potenciales resultados de cualquier guerra comercial, el numero de platos que se rompen en el camino, no merece la pena. Más aun cuando estamos ya desde hace décadas en un mundo globalizado, en el que no hay productos sofisticados que sean de un solo país. Un automóvil, un teléfono inteligente, un aparato de televisión, esta compuesto con piezas fabricadas en países muy distintos, y ensambladas en otros tantos diferentes. Vamos, para hacer la historia corta. Si las guerras comerciales han sido una equivocación siempre, pues ahora, mucho más. Pero peligrosas ciertamente lo son, y mucho. Ya lo estamos viendo.

Cuando en enero de 2016, Donald Trump llego a la Casa Blanca, la economía estadounidense había conseguido remontar de la fuerte crisis de 2008, hasta el punto de que justo doce meses antes la Federal Reserve había podido empezar a desmontar su plan de liquidez extraordinaria. El paro estaba cercano a conseguir el pleno empleo, y la inflación controlada. Pero es que además el mundo estaba en una suerte de  “crecimiento global sincronizado”, del que hablamos mucho en su momento, que consiguió  que 2016, fuese el ano con menos recesiones en el mundo. Europa remontaba con un crecimiento por encima de su potencial, y China comprometida en su cambio de modelo económico, desde el basado en la exportación, a otro más apoyado en la demanda interna, iba suavemente adaptándose al funcionamiento de los países con mercado libre.

Obviamente en ese caso, era y es obvio que hay que seguir exigiendo a China una normalización de su comercio internacional, que pasa por el respeto a la propiedad intelectual y por la dejación de practicas de espionaje tecnológico, no admisibles. Pero esa pelea debe librarse conjuntamente, multilateralmente,  y desde la plataforma de las instituciones internacionales que existen ya. No desde una guerra comercial unilateral, bravucona, y sin pies ni cabeza que perjudica tanto a China como a Estados Unidos.

Los destrozos de esa guerra comercial, “los platos rotos” de la bravuconada, están ya aquí – en los dos países, y también en terceros-,. Y eso es lo que mueve a la baja estos dos últimos meses a los índices de Wall Street. No lo duden. Un Wall Street, que como hemos dicho tantas veces, no refleja solo lo que ocurre en la economía estadounidense, sino sobre todo, en la economía global.

Una economía global que era hace dos anos una maquina  bien sincronizada, en la que todos o casi todos los jugadores más importantes, estaban de acuerdo en como debía ir funcionando a futuro, -por supuesto con mejoras, pero escalonadas, pensadas, con lógica-, ha sido asaltada por un Trump caprichoso, irracional , y principalmente equivocado en todo lo que plantea, que se ha dedicado a “tirar piedrecitas” , -como un niño caprichoso y consentido-, a esa maquinaria global, sin pensar en las consecuencias.

Nada ciertamente ni riguroso ni muy pensado. Solo como digo “piedrecitas”,  ataques improvisados, que no tienen la capacidad de acabar con el funcionamiento de esa maquina. Pero que pueden atascarla perfectamente. Y eso es literalmente lo que ya esta ocurriendo. La están atascando.

El funcionamiento sincronizado global, esta ya más que detenido, y la posibilidad de ir a una transformación progresiva, más justa de la globalización, -que era un plan de ese escenario anterior-, cada vez va a encontrar más obstáculos , -con los peligros que no atacar pronto ese frente lleva consigo. Vean las revueltas en Francia-.

El dinero internacional sabe todo lo anterior muy bien, y los principales y más preparados economistas de este país, -a los que pregunta The Wall Street Journal-, también. Si, definitivamente, las estúpidas guerras comerciales de Trump son preocupantes ya. Y serán la principal preocupación también en mi opinion en 2019. Feliz Semana.  




 







 
 
 


 





 

Domingo, 09 Diciembre 2018 15:44

“ES LA POLÍTICA, ESTÚPIDO”

En las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 1992, se popularizó la frase “es la economía, estúpido”. El recientemente fallecido Presidente George H.W. Bush se presentaba entonces a reelección presidencial, frente al joven demócrata Bill Clinton. Bush gozaba de una muy alta popularidad antes de empezar la campaña, el 70% de la población lo veía con buenos ojos. El final de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo, habían sentado bien a su imagen. Pero una campaña enfocada en la economía, diseñada por el estratega de Clinton, James Carville, dio la victoria al joven demócrata.

Y la frase de Carville, “es la economía estúpido”, utilizada solo internamente para recordar a sus equipos que se enfocaran en todo momento en la pobre economía y dejasen otros temas en segundo plano, se hizo histórica. Pues bien, aquí estamos en diciembre de 2018, justo al revés. Tenemos una economía estadounidense muy saludable, con pleno empleo, inflación controlada, y alta confianza del consumidor. Pero Wall Street lleva semanas viviendo una monstruosa volatilidad, con pronunciadas caídas y tendencia bajista. ¿Por qué? . Pues bien en este caso “es la política, estúpido”.

Aunque todo, o casi todo en el corto plazo luce bien. El medio y largo plazo resultan asustantes por su incertidumbre, que está directamente relacionada con las políticas hechas desde algunas esquinas importantes del mundo. Desde luego es relevante la incertidumbre Brexit o los ascensos de los populismos en las urnas. Pero sobre todo la preocupación número uno es la política caótica, errática y autodestructiva de la Casa Blanca de Trump.

Al mercado no le gusta el caos diario que vive la Casa Blanca, ni esa supuesta táctica de negociación con China, basada en el enfrentamiento unilateral de Estados Unidos con ese país. Nadie duda de que China tiene que ir acomodando sus prácticas a los estándares del libre mercado, y que no puede ir por el mundo usurpando propiedad intelectual, o tejiendo redes de espionaje tecnológico. Pero hay que enfrentar a China multilateralmente y desde la racionalidad. No abriendo estúpidas guerras comerciales, que perjudican a Estados Unidos desde el día uno -que se lo pregunten a GM o a los agricultores de Nebraska-.

La política económica de la Administración Trump ha aumentado “a lo bestia” el déficit comercial, está disparado la deuda, y desequilibrado el gasto público. El mercado ve el “pan para hoy”, pero también “el hambre para mañana”, si continúan estas torpes políticas. Y ahí está el origen de esta volatilidad y esta tendencia a la baja. Esta vez, fíjate por cuanto: “Es la política, estúpido”. Feliz Semana.




 





Domingo, 02 Diciembre 2018 15:51

TRUMP: ¿GRAN NEGOCIADOR?, ¿REALLY?

Entre las muchas ideas erróneas manejadas por quienes no conocen bien lo que hay detrás de esta “Casa Blanca-Mago de Oz” que padecemos, esta la de que Trump es un experto y brillante negociador. La fantasia que supone esa afirmación,  se construye partiendo de que Trump, en uno de sus muchos intentos para ganar algo de dinero, allá por los finales de los ochenta, y primeros noventa,  al igual que se dedico a vender corbatas o perfumes de segunda fila, -quiero decir que no ha sido nunca un competidor de Louis Vuitton o Chanel-, también hizo manualillos sobre, “como hacerse millonario”, o “como negociar”. Pues bien de aquel librito que seguramente salvo algún que otro apuro económico, entre bancarrota y bancarrota, Trump ha decidido colgarse la medalla de experto negociador. Dotes que cualquiera con un mínimo de seriedad, a estas alturas debería poner algo mas que en duda.

Se firmó, -afortunadamente-, el viernes en Buenos Aires, el nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, Canada y Mexico. Tras un prolongado via crucis, -innecesario-, para actualizar un tratado, que como digo, para bien, se parece mucho al anterior, y sigue siendo a tres bandas, a pesar de que Trump hizo del mismo uno de sus demonios de campana para su audiencia, calificándolo como, “el peor tratado comercial nunca jamas firmado en el mundo”. Aseguro Trump hasta este viernes, que desparecería del mapa, y que se firmarían  solo tratados bilaterales con Mexico y Canada, etc, etc… Bueno afortunadamente insisto, no ha sido así, y detrás de todo el ruido y la parafernalia, lo que se ha firmado es una revisión muy discretita del tratado anterior, actualizándolo a los nuevos tiempos, sin mucho mas. Hay por supuesto temas que habrá que mejorar,-bastantes-, pero la buena noticia es que el tratado no ha desaparecido. Y bueno lo peor es que Estados Unidos, en unos cuantos temas, sale del intento peor de como entro. Gracias obviamente, a las habilidades negociadoras de Trump.

Pasará seguro lo mismo con la guerra comercial con China, en la que nos ha embarcado esta Administración. Al final no lo duden descarrilara. No habrá tal guerra comercial en el futuro. Trump, dará marcha atrás. Ya la ha dado en parte, -afortunadamente-, este sábado también en Buenos Aires, retrasando, -no se sabe a cambio de que-, en tres meses, su amenaza de subir del 10% al 25% los aranceles a las importaciones chinas el 1 de enero. Que es lo que había requeteanunciado.  Bueno, si se sabe porque ha reculado Trump. El mundo corporativo estadounidense le ha hecho llegar el mensaje con bastante claridad esta vez, y Trump no esta ahora mismo, como para contradecir al gran mundo del dinero estadounidense. La bolsa lo celebrara estos próximos días.

Pero lo malo de todas estas frivolidades de Trump, son los platos rotos en el camino de esta estúpida guerra comercial proteccionista en pleno siglo XXI. Los problemas de GM anunciado el lunes, que tiene que cerrar cinco factorías  y despedir a 15.000 empleados, tienen causas apoyadas en muchos factores, pero no es precisamente menor el encarecimiento del acero en 1.000 millones de dólares anuales, que las “habilidades negociadoras” de Trump, han llevado ya al balance de GM.

El NAFTA debió revisarse y renovarse, sin haber dañado relaciones diplomáticas con Canada y Mexico, y habiendo “sacado” algo mas de provecho para Estados Unidos, -que no ha sido el caso-. Y con China, que será el país mas rico y poderoso del mundo, en cuatro días, hay que negociar con mano izquierda, en bloque y fundamentalmente con mas inteligencia.

Como ha dicho Macri,- tremendamente correcto como anfitrión del G-20-. Enhorabuena.  “Necesitamos soluciones globales, para problemas globales”.  Es importante que el sector corporativo estadounidense, al igual que ciertamente ha presionado para este tema de China, -con obvio éxito-, lo siga haciendo en otro montón de capítulos que están dañando ya demasiado la economía a medio y largo plazo de este país. Y ahí el tema del “libre mercado”, y del medio ambiente, son protagonistas, pero lo dejamos para otra entrega. Feliz Semana.




 







 
 
 


 





 

Domingo, 25 Noviembre 2018 14:55

NO SON BUENOS TIEMPOS PARA LAS ENERGÍAS SUCIAS

El precio del petróleo cayo este ultimo viernes un 7% y entro en terreno “bear”, colocando el WTI que se comercia en Estados Unidos en los 51 dólares barril. Un precio no registrado desde octubre de 2017. La subida de precios de unos cuantos meses atrás, consecuencia de sobre todo la amenaza de retirada del petróleo iraní del mercado por las sanciones estadounidenses, - luego muy suavizada por las “excepciones” de la Administración Trump-, ha quedado borrada, y estamos en lo que muchos expertos ven como el “nuevo normal”, que  supone, que salvo momentos muy puntuales, sera difícil ver el precio del petróleo volviendo a precios previos a la existencia del llamado “shale”, ( “enquisto”).

El cartel de algunos de los más importantes productores de petróleo, O.P.E.P. se reunirá a principios de diciembre, e intentara recortar producción, para que el precio suba. Pero el hecho de que EE.UU. , -que no esta en la O.P.E.P.-, produzca ya más petróleo que Arabia Saudita, es un factor que cambia cualquier tipo de jugada. La obtención de petróleo “enquisto”, es rentable a costes, cada día más bajos. Estados Unidos es un mercado libre, y las empresas de “shale”, en cuanto ven que pueden hacer negocio, lo hacen.

A todo lo anterior hay que añadir el factor, que yo llamo, “ese producto no es para mi”. Hay mucho petróleo en el mundo y cada vez menos demanda. Sobre todo esto ultimo, porque existe una decisión bien determinada de muchos países y amplios grupos de opinion, de acabar con el uso de ese tipo de combustible, sustituyéndolo por energías limpias y renovables. Muchas concentraciones de petróleo en el subsuelo se van a quedar donde están. No van a encontrar comprador. El mercado sabe eso cada día mejor.

La mayoría de las viejas petroleras se han resistido por décadas a cambiar su modelo convirtiéndose en empresas de energía diversificada. Y las que están en esa situación de ostracismo, se tambalean en bolsa cada día un poco más.
Mientras eso ocurre, el fabricante de automóviles Ford, compraba hace unos días, Spin, una empresa de patines eléctricos, - “e-scooters”-, que son tendencia entre los jóvenes. Puede que ustedes digan bueno, ¿y que?, eso es anecdótico. Y llevan razón. Pero es un indicador de tendencia. Los jóvenes están confortables con los coches eléctricos, las bicicletas, los patines eléctricos, los paneles solares. Creen en el cambio climático, -del que se mofa Trump-, y están decididos a cuidar mejor el planeta.  Para mi es relevante: No son buenos tiempos para las energías sucias. Feliz Semana.

Domingo, 18 Noviembre 2018 15:51

LA BANCA EN LA ENCRUCIJADA

Las empresas de petróleo, no son el futuro. Las empresas de energía renovable y limpia, si. Las empresas de petróleo han tenido décadas para transformarse de empresas de energía en sentido amplio, reforzando su énfasis en tecnologías renovables y limpias. Hay empresas que lo han hecho y su futuro, -y sus acciones-, van cada vez mejor, y otras que no, y sus acciones lo muestran también día a día. La batalla entre la vieja y la nueva economía, tardara  en dilucidarse, pero el ganador esta elegido a priori.

Pues bien con los bancos empieza a pasar tres cuartos de lo mismo. Hay un tipo de empresa de servicios bancarios y financieros para particulares, basada en las nuevas tecnologías , que una vez que queden desreguladas o reguladas, -como ustedes quieran explicarlo-, determinadas concesiones que ahora mismo son privilegio de los bancos y los conglomerados de medios de pago, van a ser empresas ganadoras. El “fintech”, no es solo un tema de conferencias y seminarios, sera la base determinante de los servicios de pago entre particulares en cuatro días más. Los bancos perderán su exclusividad en este servicio, los que se adapten al nuevo mundo podrán seguir en el mercado, y los que no, desaparecerán.

La “banca de negocios”, pues tres cuartos de lo mismo. Para organizar, fusiones, adquisiciones, salidas a bolsa, captaciones de capital, etc, etc, no hace falta tener ficha bancaria. Y aquí otra vez la frase de arriba: Cuando se regule o desregule la “concesión” que en muchos de esos temas, la banca tiene ahora mismo, ese tipo de actividades, podrán ser hechas, -ya ocurre hoy-, por “boutiques financieras”, a un coste mucho más competitivo que el de los grandes conglomerados bancarios.

Finalmente de la “ingeniería financiera” en temas de “instrumentos sofisticados”, “trading”, “monedas”, “subprimes”…. y bueno todo el “b.s. espectacular”, que nos lleva cada década a algún tipo de crisis , que terminamos pagando todos los contribuyentes, pues olvídense. Ese tipo de negocio, no aporta nada económica, ni socialmente, solo enriquece a  unos pocos en los buenos tiempos, y empobrece a todos en los malos. Ahí si que el tema tiene que ir, -e ira-,  de prohibición y punto.  

Todo lo anterior  nos lleva a que en no más de una década, habrá algunos bancos internacionales que se habrán adaptado al nuevo escenario del fintech y la “nueva desregulación de concesiones en banca de negocios”, y otros, que como las petroleras o empresas de carbón recalcitrantes que no se han transformado ya, tendrán que hacer las maletas y salir de escena.


El mercado, -el mundo del dinero inteligente- , hace tiempo que sabe eso,     -no soy el único iluminado que lo ve en su bola de cristal-, aunque no se escriba a diario. Y los extraños, y a veces “difíciles de interpretar”, comportamientos que están teniendo las acciones de muchas empresas financieras, es lo que hace tiempo que anticipan. Vean lo que valían en bolsa este tipo de empresas hace dos décadas y lo que valen hoy. O interpreten con “perspectiva” esos movimientos “raros”, que a veces tienen las acciones del sector financiero. Y se darán de bruces con la respuesta. Todo tiene que ver con esa encrucijada complicada que tiene el sector por delante la próxima década. Encrucijada estructural que algunas entidades financieras están  enfrentando, pero la mayoría no.  Feliz Semana.




 

Lunes, 12 Noviembre 2018 05:54

LA POLÍTICA Y WALL STREET

Fue muy representativo, el apoteósico rally de todos los índices bursátiles este pasado miércoles, cuando los mercados vieron que se cumplían las expectativas electorales anticipadas, y se cerraban asi incertidumbres, con unas elecciones que dieron el poder de la Camara de Representantes a  los demócratas, y mantuvieron el poder  de republicanos en el Senado.  Se lo he dicho muchas veces, y se lo vuelvo a decir hoy: “el dinero no tiene color político”, es tremendamente acomodaticio en todas las circunstancias, y lo que odia son las incertidumbres y los excesos de drama.

Y exceso de drama e incertidumbre, son dos ingredientes de los que  la Casa Blanca de Trump, ha abusado desde que llego. Por lo que al dinero, no le parece nada mal que se ponga “algo de freno” a eso. Lo ha tolerado por un tiempo, porque le “ha sacado” dos cosas que quería con delirio la vieja economía, -y parte de la nueva, a nadie le amarga un dulce-: el recorte de impuestos y de regulaciones. Pero una vez obtenido ese objetivo, el mundo corporativo, -como un todo-, prefiere una Casa Blanca mas controlada, que no pueda dar  rienda suelta a sus ideas nacionalistas y anti comercio global. Porque esas y no otras son las filosofías  ultimas, -y a veces también primeras-, del muy peculiar equipo económico que rodea a Trump. Que sin entrar en mas detalles, digamos que solo representa a la vieja economía, con cero futuro, dentro y fuera de estas fronteras.

Pero Estados Unidos, es mucho mas que esa Casa Blanca rancia actual. La economía estadounidense sigue liderando la economía global. Los Google, Amazon, Apple,  Netflix, Disney, Nike, P&G….., siguen donde han estado en todo momento. Y de ahí ese rally de respiro de las bolsas el miércoles.

Las caídas en las bolsas que han venido después, y en general la volatilidad que seguiremos viviendo los próximos meses, tiene en parte que ver con ese Trump, que sigue lanzando mensajes y acciones desestabilizadoras. Y con esa incipiente desaceleración  global que han gatillado ya las guerras comerciales.  Pero estamos aun a tiempo de evitar que la sangre llegue al rio. Este país tiene como característica principal, ser tremendamente resistente a embates nefastos, ya sean de la naturaleza, del terrorismo, o del mal gobierno.  El tejido económico y corporativo de Estados Unidos sigue muy sano. Y las bolsas con la volatilidad que se quiera, van a seguir manifestando esa salud, al menos por un tiempo. Luego esa desaceleración global, -si no conseguimos enderezarla a tiempo-, podría propiciar un escenario distinto, bastante menos optimista. Pero hoy por hoy no es aun el caso. Feliz Semana.

Domingo, 04 Noviembre 2018 16:33

LO QUE MUEVE ARRIBA Y ABAJO ESTAS BOLSAS

Seguimos con fuertes movimientos en Wall Street, donde los principales índices han entrado ya en corrección técnica,- caída de un 10% desde sus últimos máximos-, aunque también algunos han salido con inusitada rapidez de la misma. Parece evidente que el set de razones que mueve abajo las bolsas es poderoso. Pero también lo es, el que las mueve hacia arriba.

¿Y cuales son esas razones en una dirección u otra?. Pues allá voy: Si los mercados piensan en el medio y largo plazo; si miran como esta aumentando el déficit comercial y la deuda; si ven como se esta obstaculizando el crecimiento de China por el tipo de “negociación” unilateral y folclóricamente agresiva que esta poniendo en escena Trump con sus “guerras comerciales”; si piensan en como el corte de impuestos de hace un año ha llenado innecesariamente las arcas de las corporaciones y el sector mas rico de los particulares, sin cambiar un ápice  las condiciones estructurales para dinamizar la economía y el consumo; si como consecuencia de lo anterior piensan que los resultados empresariales que hemos visto y seguimos viendo este trimestre son la cima de lo que veremos en mucho tiempo….. Pues bien, si los mercados llevan esas reflexiones a su cabeza, las bolsas caen. No son buenas noticias. Es un escenario de lo que solemos describir, como “pan para hoy, hambre para mañana”. Y como estas bolsas entre otras características, tienen la de anticiparse entre seis y doce meses a lo que sucede en la economía real, pues se diría que la “preocupación” con el medio y largo plazo, esta  ahí.

Pero, -y este es un pero muy relevante-, si los mercados miran los fundamentales de esta economía. El pleno empleo en el que estamos. Los 4.054.000 millones de empleos credos en los 21 meses que lleva Trump en la Casa Blanca, y los 4.477.000 millones creados por Obama en sus últimos 21 meses; Si vemos que la inflación sube pero a un ritmo, que la Fed parece tener bajo control ; Si observamos como las coporaciones estadounidenses del futuro y la nueva economía, las Apple, Amazon, Netflix, Microsoft, Alphabet …están reconfigurando la tecnología y el retail global; Si pensamos en que China sabra como esquivar la piedritas que ha puesto en su camino Trump con ese desgastante,- y poco productivo para todos-, tema de los aranceles…. Pues bien, si los mercados piensan en eso, se dan la vuelta y comienzan a subir. Y eso es lo que hay. Un pensamiento de preocupación  con el medio y largo plazo, -si no remediamos determinadas decisiones erradas a tiempo-, y satisfacción evidente con el presente. Tiempos de prudencia para el inversor, pero también de oportunidad. Feliz Semana.

 


 

Domingo, 28 Octubre 2018 16:26

LA CORRECCIÓN DE LOS MERCADOS

Hemos cerrado la semana pasada con tres de los mas importantes índices en corrección técnica, es decir acumulando caídas que superan el 10%. El Nasdaq, el S&P500 y el Russell 2000, están ya en esa situación.  Las correcciones son sanas, y en un mercado “bull”, que ya dura casi diez años,   -es decir un mercado que no ha tenido en ese tiempo ningún retroceso superior al 20%-, que los mercados hagan una purga de vez en cuando, pues resulta muy de agradecer para la buena marcha de los mismos. Así que ante todo, mantengan la calma. Y vean la oportunidad.  El mercado recuperara el tono. Pero las marchas atrás en los mercados necesitan siempre  una razón para hacerse. Y esa es la pregunta, que mas interesa tener contestada en este momento, ¿Por qué esta corrección de los mercados justo ahora?.

Pese a que algunos analistas la manejan como “razón” para esta corrección, creo que la “normalización” monetaria de la Fed, no es una de ellas. Por supuesto que es un factor que esta ahí, y que incide en la subida de rendimiento de los bonos y por tanto en cierta perdida de atractivo de la renta variable. Pero ese factor esta descontado por meses en el mercado y su efecto en las caídas de los últimos días es marginal. Mucho mayor efecto tienen otros dos factores también señalados por los expertos: los efectos de las guerras comerciales, y su impacto en los resultados empresariales.

Esta misma semana hemos tenido un perfecto ejemplo de lo que digo. Los resultados de Caterpillar, considerados lo que aquí se llama un “Bellwether”, es decir resultados que muestra una tendencia para muchas otras empresas. Y bueno lo que hemos visto es que, pese a que Caterpillar ha tenido unos buenos números en ingresos y beneficios desde enero hasta septiembre, hay un detalle que ha llamado la atención de los analistas y que hizo caer la acción  un 10% el día que se conocieron los mismos: La incidencia del precio del acero en sus costes, - que como consecuencia de las guerras comerciales de Trump esta un 36% arriba-, y la sensación de que la actividad global puede ser mas lenta en meses venideros. Y esas dos circunstancias, pese a los buenos resultados actuales, podría traer peores noticias a futuro. Eso es lo que preocupa.

La percepción mencionada, -sea acertada o no-, es la que esta echando para atrás el mercado estos días. Se tiene la sensación de que lo mejor ya ha sido visto, y que lo que viene por delante, pudiera no ser tan optimista, sobre todo sino se endereza el barullo geopolítico, que Trump con sus guerras comerciales, -y otras martingalas- , esta organizando. Feliz Semana.

 







 
 
 


 



Domingo, 21 Octubre 2018 17:45

TRUMP Y LA FED: OTRA VEZ

No se ya el numero de veces que Trump “ha opinado”, sobre lo que el quiere que haga la Fed, -he perdido la cuenta-. Pero es el mismo, que el “complejo mediático conservador estadounidense”,  ha quitado importancia a esas opiniones, que son una clara interferencia que debe ser denunciada, tantas veces como se produzca con igual contundencia. Porque la Federal Reserve, debe implementar su política monetaria siguiendo el criterio profesional y técnico que crea conveniente para el bien de esta economía, no hacer política monetaria para satisfacer los objetivos electorales de Trump.

Hasta la fecha así esta siendo, y es de alabar que la Fed no se deje influir por esas continuas proclamas de la Casa Blanca, que hablan de que la Fed va a detener el crecimiento. Pero como digo, conviene tener claro que lo que hace Trump, “opinando”, es inapropiado y denunciable.

La economía estadounidense, estaba ya a finales de 2015 , -es decir un ano antes de llegar a la Casa Blanca Trump-, en un estado de salud, lo suficientemente sano, como para que la Fed comenzase a normalizar su política monetaria, es decir a ir subiendo, poco a poco, el precio del dinero, que permaneció a un coste inusualmente bajo tras la crisis de 2008 para estimular la recuperación. Y así comenzó a hacerlo.  Lo que ha pasado con la llegada de Trump a la Casa Blanca y concretamente con la innecesaria medida de “cortar impuestos” para las rentas mas altas y las corporaciones es, que esta economía se ha recalentado, con medidas que además no van a traducirse en mejoras productivas de la misma. Es solo un “subidón de azúcar” momentáneo, que ira bajando, - eso es lo que saben los mercados y de ahí las turbulencias de los últimos tiempos-, pero que además unido al tema de las gratuitas guerras comerciales, esta consiguiendo que la economía global poco a poco se desacelere.

Esa desaceleración, recogida en el ultimo informe del Fondo Monetario Internacional, esta directamente relacionada con ese “calentón” innecesario de la economía estadounidense vivido estos últimos dos anos. Tarde o temprano, esta misma administración, -o la que la suceda-, tendrá que revertir lo hecho, y eso es muy probable que tenga que hacerse en el marco de una recesión. Para entonces la Fed debe tener los tipos de interés a un nivel suficientemente alto, como para que bajarlos algo tenga su impacto . Es decir ahora es el momento de subir los tipos de interés. Y en un tiempo razonable, cuando empiecen a sufrirse las consecuencias de lo hecho los últimos 24 meses, será el momento de bajarlos.  Feliz Semana.
 







 
 
 


 





 


 



 






 



 

 

Domingo, 14 Octubre 2018 15:34

LAS ÚLTIMAS TURBULENCIAS DE WALL STREET

Las bolsas neoyorquinas, tuvieron una turbulenta semana, concretamente dos días de fuertes caídas, -miércoles y jueves-. El viernes las cosas cambiaron de dirección, con el índice Dow Jones subiendo 287 puntos, pero aun así ese índice cerro semana con un 4% de caída. La pregunta principal es si estamos “en retirada”, del largo periodo “bull” de estas bolsas, -que si seguimos así cumplirá diez años el próximo mes de marzo-, y mi opinión es que no, que le queda todavía cuerda.

Creo que veremos aun mucha volatilidad en el mas inmediato futuro, pero lo ocurrido estos días no es el final de este periodo. Los fundamentales siguen siendo demasiado positivos, las compañías van a reportar un muy buen tercer trimestre, la temporada de ventas navideñas será buena, y todo eso empuja al verde.

¿Por qué entonces estas llamadas de atención?. Pues bien, en primer lugar el mercado tiene, como siempre que se esta en periodo de subida de tipos de interés, -es decir de encarecimiento del dinero-, una acusada sensibilidad, con lo que pasa con los bonos del tesoro. Los rendimientos de los bonos están empezando a tener que ser ya del, 3,2% ( diez años), para poderse colocar, y eso siempre amedrenta a la renta variable. Así que aunque esta subida de tipos, sea sana, -que lo es, a pesar de lo que diga Trump-, y de que haya sido convenientemente telegrafiada por la Fed, que el mercado se asuste de tarde en tarde, no tiene nada de particular.

Esta luego el tema de las guerras comerciales y sobre todo de la relación con China, cuya escalada de tensiones, propiciada por la actual Casa Blanca, es gratuita y desafortunada por multiples razones que les vengo exponiendo desde hace tiempo. Pero es poco probable, que al final del día, no acabe llegándose a algo medianamente razonable. Me remito al tema Nafta. Mucho ruido y pocas nueces. Que afortunadamente también es lo mejor que podemos tener cuando las iniciativas son tan desafortunadas.

Todo el mundo esta de acuerdo en que China tiene mucho que corregir para funcionar como un mercado libre. Pero la forma de empujar a China a ir mas rápida en sus reformas no es una guerra unilateral, sino una acción coordinada dentro de las instituciones comerciales internacionales. Trump, se esta equivocando en eso, -como en tantas otras cosas-, y esas equivocaciones, sumadas al tema de los tipos de interés, son una buena excusa para corregir algo el mercado. Pero, ¿fin del periodo “bull”?, me puedo equivocar obviamente. Pero no lo veo. Aun no. Feliz Semana.