Jose Antonio Montenegro

Jose Antonio Montenegro

Editor-in-Chief DesdeWallStreet.com
Domingo, 20 Agosto 2017 15:45

NO SE ASUSTEN: TRUMP NO PILOTA ESTE AVIÓN

Siguiendo con mi metáfora de las “Trumpulencias” esperadas para estas bolsas las próximas semanas y meses que os anticipaba la semana pasada en esta columna,  y que han tenido un claro ejemplo precisamente estos pasados días, quiero seguir con el símil aeronáutico, para haceros llegar calma y tranquilidad en lo que se refiere a la marcha de la economía estadounidense, - que sería ese avión figurado del que hablo-. Y que debo apresurarme a precisar, que obviamente Trump no pilota. Ni siquiera va dentro del mismo. Trump es solo una “condición atmosférica adversa”, que afecta moviendo desagradablemente el avión, pero “de momento no mas”.

Insisto, -porque hay que insistir en un entorno de noticias tan contaminado por consignas conservadoras absolutamente fuera de la realidad-, que afortunadamente, la buena marcha de esta economía y estos mercados desde hace meses, -como por cierto las de otros muchos países del mundo-, tiene que ver, con la gran cantidad de liquidez disponible globalmente; la mucho mejor condición de la economía mundial; y la muy buena marcha de las grandes corporaciones estadounidenses. Vamos nada que ver o con las estériles expectativas de lo que pueda hacer Trump.

Haber bautizado por meses el rally de estas bolsas como “Trump Rally”, ha sido solo un regalo del “complejo mediático de la derecha estadounidense” al señor Trump, que luego otros muchos por puro contagio han utilizado desacertadamente. Estos mercados y esta economía la pilotan los Google, Apple, Amazon, Facebook, Netflix…. vamos el mundo corporativo exitoso y con futuro, además de por supuesto los consumidores, que deben en algún momento empezar a ser mejor tratados, para que el avión vuele más deprisa.

La economía estadounidense continua impulsada por la marcha que moderada pero sostenidamente  tiene los últimos ocho años, ahora reforzada por esa mejor condición de algunos otros países clave en el mundo como Europa, Japón, y China. Los mercados van a seguir movidos por los fundamentales, y de momento esos fundamentales son aceptables. Podrían ser mejores, pero esa es otra cuestión. Por eso, no vean las “Trumpulencias”, en lo referido a sus inversiones económicas, como algo muy serio. Son ciertamente incomodas y desagradables y van a seguir ahi. Pero el daño que pueden hacer a “nuestro avión”, esta bajo control. Así que lo dicho al empezar: No se asusten, Trump no pilota este avión. Y si aprovechen las caídas de valores que les gusten para reforzar sus carteras. Feliz Semana.

Domingo, 13 Agosto 2017 17:05

¡ATENCIÓN!: “TRUMPULENCIAS”

Como sabéis de sobra quienes tenéis la amabilidad de seguirme, creo que Trump ha tenido muy poco que ver con el rally que llevamos teniendo en Wall Street los últimos meses. La gran liquidez existente en los mercados; la mucho mejor economía global y los buenos resultados de las corporaciones estadounidenses han sido -y son-, el combustible principal de ese rally. Pero sin embargo Trump sí ha tenido que ver obviamente con las primeras turbulencias serias de esta semana pasada en estas bolsas, que se han apoyado en la escalada de tensión verbal entre este país y Corea del Norte, y que en mi opinion pueden “tener piernas”, es decir pueden seguir abundando estos próximos meses, colgándose de razones y circunstancias diversas, en una importante medida creadas por la Casa Blanca y el Congreso. Es decir el factor geopolítico estadounidense será probablemente quien nos empuje a una marcha atrás, que paradójicamente, puede ser muy saludable.

El tema al final del día, es que llevamos demasiado tiempo sin hacer una corrección de valoraciones en las bolsas, y aunque sea selectivamente hay un buen grupo de acciones a las que les vendría bien suavizar el “acelerón” de los últimos meses. Están sobrevaloradas, con un ratio precio/ganancias, más alto de lo que sería de desear. Y en los próximos meses temas como el de Corea del Norte, el “techo de la deuda”, la aprobación de presupuestos, el retraso de la agenda legislativa de Trump y otros conflictos, como los enfrentamientos de este fin de semana en Virginia originados por la violencia de terrorismo doméstico ultraderechista, pueden ser detonante de turbulencias.

Vamos que la volatilidad podría ir haciendo su aparición de forma más recurrente  los próximos meses. Pero importante decir que eso no será malo para los mercados. Al revés, es momento de afirmarse en las inversiones que nos gustan, y quizás reconfigurar portafolio si se presenta la oportunidad.

Lo importante o lo positivo de lo que tenemos ahora mismo en estas bolsas es precisamente que los mercados, el rally ese del que hablaba al principio lo están impulsando los fundamentales. Es decir la realidad económica, y solo en una parte muy menor las expectativas de reformas regulatorias y corte de impuestos. Y eso es doblemente positivo. Por otro lado una marcha atrás controlada, que quizás no llegue ni siquiera a ser una corrección técnica, -es decir al 10%-, sería algo que no debería preocupar. Así que solo abróchense el cinturón por las “Trumpbulencias” y disfruten el vuelo. Feliz Semana.

Domingo, 06 Agosto 2017 16:00

LA CASA BLANCA: MOLESTO VIENTO EN CONTRA

Quienes seguís esta columna ya sabeis de sobra mi opinion, sobre la  poca influencia que están teniendo los desafortunados pronunciamientos politicos de la actual Casa Blanca sobre estas bolsas. El rally de los ultimos meses, tiene que ver con la gran liquidez existente en el mundo; con la mucho mejor salud de la economia global; y con los buenos resultados empresariales de las empresas estadounidenses, que obviamente no han dejado de ser globales por decreto, y que están muy lejos de los planteamientos proteccionistas, o que excluyan mano de obra inmigrante que tiene esta Administracion. Es decir, el país sigue funcionando bien a pesar de tener un disfuncional Washington, que lejos de ayudar, molesta.

Pero dicho lo anterior, -es decir celebrado que la retrograda y “fuera de juego” actual Casa Blanca no ha podido detener , -al menos no todavia-, la marcha económica del país, ni de estas bolsas-, lo cierto es, que en el dia a dia, es cada vez mas desagradable el “viento en contra” que supone. Un viento de frente, que lejos de ayudar a hacer la travesia con mayor facilidad, la obstaculiza y la hace mas lenta.

El ultimo ejemplo de lo que digo se produjo este pasado viernes, cuando Trump, antes de irse de vacaciones aprovecho para hacer la “comunicación oficial” a las Naciones Unidas de su petición de abandono del Acuerdo de Paris sobre Medio Ambiente. Esa “comunicación oficial”, -como tantas otras cosas de esta Administración-, fue sobre todo un elemento mas del “reality show” de carton piedra que es la actual Casa Blanca, con cero efecto legal. El acuerdo de Paris establece que sus firmantes no pueden salirse del mismo, hasta pasados tres anos desde la firma producida el 4 de Noviembre de 2016. Y una vez solicitada esa salida, la efectividad de la misma no se produce además, hasta un ano después. Es decir Estados Unidos no podria cursar esa petición hasta el 4 de Noviembre de 2019, y la misma no podria hacerse efectiva antes del 4 de Noviembre de 2020, -un dia después de las próximas elecciones presidenciales estadounidenses-.

Vamos que como digo el “numerito” Trump del viernes, fue sobre todo eso, un “show”. Pero mi punto es, que aunque sea solo eso, el efecto de una Casa Blanca dando malos ejemplos y tomando continuas erradas decisiones, es un molesto viento en contra para la economia de este país y para el sector empresarial mas pujante y que mas riqueza aporta. 

Seria muy bueno poder contar con una Casa Blanca que defendiese la nueva economia, las energías limpias, que es donde están los puestos de trabajo del futuro. Y es una mala pata, tener una Casa Blanca defendiendo las viejas energías, y el pasado. Como digo, dado el tipo de país en el que estamos, eso no es decisivo ni demasiado relevante, pero si un molesto viento en contra. Feliz semana.

 

 

Domingo, 30 Julio 2017 15:43

NO SE PREOCUPEN POR AMAZON

Este pasado jueves les contábamos desde aquí, -al tiempo que lo hacían también todas las publicaciones similares económicas-, que los beneficios de Amazon caían en el segundo trimestre un 77%, en relación con igual periodo del año anterior. Los mercados se “impresionaban” y la acción se dejaba del entorno del 4%, O mejor, algunos decidían hacer caja por unos días para volver rápidamente a entrar. Amazon había ganado 857 millones de dólares en el mismo periodo de 2016, y ahora se había quedado en 197 millones.

Si estuviésemos hablando de cualquier otra empresa el tema sería para preocuparse, pero ya saben que Amazon no es “cualquier otra empresa”, y que tiene muy claro como fórmula de gestión, que el beneficio por acción trimestre a trimestre, no es su guía. Algo que además el mercado, en una excepción absolutamente gloriosa, ha decidido aceptar hace mucho tiempo.

Amazon, invierte todo lo que gana en innovación, en avance, en no dejar que se le escape el futuro. La razón de esa caída de beneficios en esta ocasión esta sobre todo en el tema de su compra de la cadena de alimentación Whole Foods, -por la que ha pagado 13.700 millones de dólares-, y también por sus grandes inversiones en economías de alto crecimiento como India, en las que está llevando a cabo grandes expansiones. Pero ojo al dato, Amazon ha ingresado en este pasado trimestre 38.000 millones de dólares, un 25% más que el mismo periodo de 2016. Vamos nada precisamente menor, a la hora de analizar la marcha de la empresa. Pero es que además sus inversiones están hechas con mucha cabeza.

A algunos analistas les ha podido parecer excesivo el dinero pagado por Whole Foos, a mí me parece un chollo. Amazon se ha hecho con la cadena de alimentación “sana” “fresca”, con mejor posicionamiento en Estados Unidos, y con una red de locales en los mejores espacios del país, que solo por esa razón sería ya un excelente negocio. Pero es que además Amazon va a saber seguro cómo sacar mucho más partido de Whole Foods de lo que esa firma ha hecho hasta ahora. Ademas de que lo hará bajando los precios como hace siempre, y aflorando ventajas para el consumidor. Y tres cuartos de lo mismo, en sus inteligentes inversiones en todo tipo de avances tecnológicos. Déjenme darles para cerrar un dato que no es precisamente menor: Amazon contratará 130.000 nuevos empleados desde ahora y hasta mediados de 2018. Lo que oyen o leen, 130.000. Así que no se preocupen por Amazon. Feliz Semana.
 




 

 

 
 

 

 
 
 


 



 


 



 





 

Domingo, 23 Julio 2017 15:56

FOCO A LOS RESULTADOS EMPRESARIALES

No lo duden, la disfuncionalidad y el caos de la Casa Blanca, y del partido Republicano en el Congreso  ira en aumento los próximos meses. Vamos a ver aun mucho mas. Eso esta asegurado. Pero Wall Street como les he contado ya muchas veces, esta funcionando con un cinturón de protección a esas disfuncionalidades y esos caos, que se esta probando mejor y mejor día a día. La mucho mejor situación de la economía mundial;  la gran cantidad de liquidez global que quiere participar en estos mercados: y los resultados empresariales de las empresas estadounidenses, -que a pesar de los discursos “paleto-proteccionistas” de Trump-, están afortunadamente globalizadas hace mucho, tienen como consecuencia lo que ven. Es decir se suceden los récords de los principales índices bursátiles semana a semana y el mercado, -que por supuesto se corregirá sanamente en su momento, con cualquier excusa-, sigue su marcha ascendente.

Y es que tiene razones para seguirla. Estamos viendo estos días los resultados empresariales del segundo trimestre de 2017, y de nuevo estamos ante unos números mejores de lo esperado. Hay muchas probabilidades de cerrar trimestre con una mejora ano a ano de beneficios que ronde el 10%. Por supuesto hay sus mas y sus menos, pero lo mas destacable en mi opinión, es que las empresas que dan buenos números, “los dan por las buenas razones”. Me explico. Es estupendo que Netflix vaya bien y haya aumentado en el ultimo trimestre sus suscriptores en mas de cinco millones de nuevos usuarios. Pero es aún mejor noticia, que de esos cinco millones, mas de cuatro sean usuarios de países distintos a Estados Unidos. Es decir Netflix ha conseguido en un tiempo récord globalizar su marca y sus servicios, y es ya un jugador fuerte, fuertísimo, a nivel internacional.

Tres cuartos de lo mismo, puede decirse de Microsoft, de quien hemos visto esta semana, que sus resultados han superado lo esperado, pero además sobre todo, que lo consigue por su especialización de servicios en la nube. Un área cada vez con mas competencia, pero donde Microsoft esta yendo al nicho mas profesional, donde siempre ha tenido una fortaleza. Vamos que convence su estrategia y convence, de donde vienen esos buenos resultados.

Esta próxima semana tenemos 170 nombres del S&P 500 dando sus resultados del segundo trimestre y podremos seguir monitorizando esto que les digo. Pero a todas luces esa globalización de las empresas estadounidenses al comercio por mucho tiempo, -a pesar de los catetos discursos proteccionistas que tenemos que oir a menudo en estos tiempos-, han sido tremendamente provechosos para la gran empresa y para Wall Street. Y a la vista esta. De eso, -no lo duden-, es de lo que hablan los records que recogemos semana a semana en Wall Street, y no  de lo que “no se quien, espera”, de Donald Trump. Feliz Semana.

Domingo, 16 Julio 2017 15:48

¿POR QUÉ GUSTA JANET YELLEN?

Definitivamente la intervención de Janet Yellen ante las dos comisiones correspondientes de ambas cámaras del Congreso estadounidense, -Casa de Representantes y Senado-,  esta pasada semana, ha gustado a los mercados. Hemos cerrado semana con nuevos récords del índice Dow Jones y S&P 500. Y lo que ha gustado fundamentalmente es que no hay cambios. Que la Fed sigue viendo una economía lo suficientemente sana como para seguir adelante con su plan de “normalización monetaria”, aunque los datos más recientes de la misma puedan estar mostrando una cierta debilidad en algunos campos. Y bien, aunque Yellen no ha precisado nada, todo haría suponer, que el plan de achicamiento del balance comenzará probablemente en septiembre, y que una nueva subida de los tipos de interés, es también muy probable para diciembre.

Parece evidente que entre las prioridades de la Fed está, el disponer cuanto antes, de unos tipos de interés, que no tienen por qué ser altos, pero sí dar la posibilidad de tener a mano instrumentos para moverse, en caso de una potencial desaceleración más fuerte. Si eso ocurriera ahora, la Fed estaría prácticamente con las manos atadas, sin instrumentos para reaccionar. Sin embargo con unos tipos al dos o tres por ciento sería otra cosa, podría bajarlos algo. Y eso es lo que busca la Fed, llevar el precio del dinero a una cantidad no alta, pero sí razonablemente normalizada.

Pero más aún que lo anterior, lo que gusta especialmente a los mercados es escuchar repetidamente, que la llamada “tasa neutral”, va a ser a futuro mucho más baja de lo que venía siendo hasta ahora. Es decir que el tipo de interés, que por decirlo de alguna manera “no” afectaría ni en una dirección ni en otra a la economía, es decir que mantendría “neutral” la política monetaria, sería los próximos años bastante inferior a lo que hemos conocido antes de la crisis de 2008. Eso lo que quiere decir para los inversores y los mercados fundamentalmente es, que la Fed aunque esté en este nuevo sendero de subidas de interés, no solo va a ser suave en su camino hacia la normalización, sino que la magnitud a la que desea llegar, es mucho más baja a lo que los mercados hubiesen podido imaginar hace poco. Y eso poniéndolo en términos sencillos significa, que el dinero a pesar de ponerse algo más caro, seguirá en unos parámetros bajos, que satisfacen mucho a los mercados. De ahí la “paz de espíritu” que respira Wall Street, en todo lo referido a la Reserva Federal y a Janet Yellen. Feliz Semana.

Domingo, 09 Julio 2017 16:22

CHINA, AUTOS ELÉCTRICOS, Y FUTURO

Por si se les hubiese pasado la noticia, -que seguramente no habrá sido así-, este último miércoles, Volvo anunció que a partir de 2019 lanzará solo automóviles eléctricos o híbridos, e irá paulatinamente retirando los modelos de combustión tradicional. Vamos que la decisión de apostar por un futuro de automóviles eléctricos no contaminantes esta tomada. La empresa pretende haber vendido un millón de ese tipo de automóviles para 2025, y “así es como lo vamos a conseguir” decía ese día su CEO Hakon Samuelsson. Volvo forma parte de la empresa china Geely, y entre 2019 y 2021 lanzara cinco modelos totalmente eléctricos nuevos, tres para  Volvo y dos para Polestar, la marca de lujo o gama más alta en automóviles eléctricos de la casa. China esta absolutamente decidida a ser líder de energías renovables en el futuro, y esta haciendo todo lo que tiene que hacer desde las instancias públicas y las empresas vinculadas a su área de influencia para que eso sea así.

El importantísimo tema de las baterías eléctricas asequibles en precio, con el que pelean en el ámbito privado, y sin ninguna ayuda gubernamental, empresas como Tesla en Estados Unidos, es un terreno que no hace falta ser adivino para saber que será, -lo es ya hoy-, un tanto que se apuntara la economía china en la próxima década, en la que todos los automóviles del mundo irán hacia esa condición de eléctricos o híbridos. La economía China va en dirección de ganar el futuro.

Y nos ponemos aquí una vez mas en el torpe objetivo de Trump de intentar alargar la vida del carbón y de los combustibles fósiles, que tienen sus días absolutamente contados como nos hacer ver decisiones como esta de Volvo y mas aun, de los propios consumidores, que tienen ya decidido hacia donde quieren ir cuando tengan elección. Y el momento de tener elección, es decir el momento en el que los costes de las energías solares, eólicas, las baterías eléctricas, etc, etc, se hagan mas asequibles, esta ya a la vuelta de la esquina.

Mientras tanto en Estados Unidos, donde hay tantas iniciativas privadas pioneras y brillantes, que si contaran con un mínimo de empuje y apoyo gubernamental, estarían en posición de ser líderes globales, resulta que tenemos el “viento en contra”, de una Casa Blanca mal guiada, que no solo obstaculiza al máximo ese futuro, sino que además esta embarcada en una cruzada, -“misión imposible” tan perdedora como patética en sus intereses-, para  salvar a la vieja economía de los combustibles fósiles. Feliz Semana.

Domingo, 02 Julio 2017 19:39

EE.UU.: FELIZ 241 CUMPLEAÑOS!

Uno de los principales positivos de este país, -que celebra este próximo martes su doscientos cuarenta y un cumpleaños-,  es que tiene un tejido social y económico muy rico, que en momentos en los que el gobierno o la política en general no da la altura suficiente, tiene muchas formas para compensar esa limitación. Pero es que además, y si nos centramos en el tema económico, y concretamente en las bolsas y los mercados, la globalización de los mismos es tan intensa en este momento, que ciertamente a nadie debe extrañar que Wall Street haga su día a día casi de espaldas, o si prefieren, muy parcialmente afectada por lo que llega de la Casa Blanca y el Congreso.

Wall Street sube en los últimos meses animada principalmente por la gran liquidez global disponible en el mercado, -es decir hay mucho dinero entrando en los mismos-,  y porque por primera vez en mucho tiempo una mayoría de economías globales van mejor que hace un año. Poco o nada que ver, con las cacareadas “expectativas de corte de regulaciones y corte de impuestos”, que además de estar absolutamente estancadas en el caos que se traen entre Trump y el Congreso, son en todo caso, medidas, que aunque se lleguen a producir, no garantizaran mejora alguna para esta economía, mas bien al contrario.

Cortar los impuestos a 400 fortunas del país no asegura que vaya a producirse ningún boom de inversión de ningún tipo, y la inversión empresarial solo se animara a estar mas activa, cuando vea una demanda en ascenso, que solo vendrá por la via de clases medias más empoderadas con mas efectivo en el bolsillo. Que no es precisamente la política que esta empujando Trump y el Congreso republicano, -nos lo ha recordado Warren Buffett esta misma semana otra vez-.

Pero vuelvo a mi punto optimista de que Wall Street y el país se mantienen bien gracias a ese tejido institucional, económico, y social poderoso que tiene Estados Unidos, que hace que una Casa Blanca y un Congreso en positivo pueda ser un estupendo punto fuerte, un positivo para el país, pero también, que una Casa Blanca y un Congreso con malas influencias –como es el caso actualmente-, haga un daño menor, muy relativo.

En un escenario ideal, la Casa Blanca y el Congreso estarían empujando medidas para dar fuerza, vigor, y “salud” a su clase media, -impresentable que el país más rico del mundo no pueda dar cobertura de salud universal a sus ciudadanos- . En un escenario ideal la Casa Blanca y el Congreso estarían propiciando ser líderes mundiales en energías renovables, no protegiendo al carbón y yendo a remolque del resto del mundo. En un escenario ideal, la Casa Blanca y el Congreso empujarían la gran revolución de las medidas de preservación del medio ambiente, -que es además el gran negocio económico del futuro-. Y en un escenario ideal, la Casa Blanca y el Congreso, estarían haciendo una reforma migratoria inclusiva que atrajese talento y gente con ganas de trabajar de todo el mundo a este país, que fue fundado por  emigrantes,- no espantándolos-.

Pero no es el caso. Los vientos que llegan desde Washington no son vientos a favor, sino en contra para todo lo que sea liderazgo económico a futuro. Eso es obvio. Pero a pesar de eso, el país, y  los mercados siguen fuertes, por esa ventaja que les mencionaba al abrir esta columna. El tejido institucional, económico, y social de este país, es muy poderoso, esta globalizado, y supera con creces la mediocridad de sus gobernantes y políticos del momento. Así que tranquilos y confiados con lo que llegue desde aquí, porque podemos soportar bien los vientos en contra que supone el actual Congreso, y la actual Casa Blanca. Feliz 241 cumpleaños para Estados Unidos. Happy 4th!!!!, y Feliz Semana.

Domingo, 25 Junio 2017 15:56

LO QUE NECESITA LA BANCA

En unos pocos días se cumplirán diez años desde aquel mes de agosto de 2007 en el que por aquí en Wall Street empezó a preocupar el tema “de que algunos fondos podrían tener problemas”, porque tenían “demasiado peso de los llamados bonos de hipotecas subprime”, “temas vinculados con la exitosa securitizacion de hipotecas”. No habíamos puesto mucha atención a ese tema hasta aquel entonces. Pero a partir de ahí comenzó una escalada en la profundización del citado “instrumento financiero”, que tantas satisfacciones había dado al sector por mucho tiempo, y que terminó en lo que todos ustedes conocen lamentablemente muy bien hoy. Y bueno para hacer la historia cortita, la cosa siguió con la inevitable caída del gigante Bear Stearns, que afortunadamente “se tragó a tiempo” J.P. Morgan en marzo de 2008, y con el descalabro de Lehman Brothers en septiembre de ese mismo año -que ya no rescató nadie-, y que convirtió automáticamente la crisis en viral, global y desastrosa. Una crisis que no se llevó por delante el orden mundial financiero establecido de milagro. O mejor, porque la Fed y el Departamento del Tesoro estadounidense en aquel momento actuaron con velocidad en su inyección de liquidez, a pesar de las múltiples críticas, de los “listos” que decían que “el mercado” podría purgarse por sí solo”, sin necesidad de que el gobierno interviniese.

La hecatombe fue de tal magnitud que produce escalofríos pensar lo que ocurrió, pero más aún lo que hubiera podido ocurrir si no se hubiese producido la rápida y acertada reacción de la Fed y de la Administaración, que se inició bajo la Presidencia de Bush y continuó en idéntica dirección los primeros meses de la Presidencia Obama. Los bancos estadounidenses habían estado dando hipotecas a cualquiera que “demostrase estar vivo” y poco más por años. Esas eran las llamadas hipotecas “subprime”, o si prefieren hipotecas dadas a gente que manifiestamente tendría problemas en repagarlas. Pero que los bancos vendían alegremente porque el riesgo que tomaban con ellas se lo quitaban de encima automáticamente, a través de un mecanismo que permitía trasladar dicho riesgo a otras instituciones, que se dedicaban a securitizarlo, es decir a trocearlos en bonos en los que se mezclaban con otros riesgos mejores y se vendían por doquier. Esos bonos se suponía que eran de primera calidad y como tales habían sido repartidos por la mayoría de las grandes instituciones del mundo. Vamos que existía una contaminación global total. La mejor forma de que la liebre no saltase nunca, o que si saltaba, el salto, el caos fuese tan grande, que obligase a algo ciertamente excepcional, como fue el caso. Algo verdaderamente dramático. Capaz de acabar con el orden establecido y algo más. Vamos pura y dura temeridad del sector financiero, como no habíamos visto en mucho tiempo. Pues bien se superó la crisis, como digo gracias a la Fed y a una rápida y sabia decisión gubernamental del Departamento del Tesoro, -que se llevó por delante a la ya muy castigada presidencia de Bush en aquel momento, y luego acumuló abundantes criticas para la recién llegada Presidencia Obama-.

Se puso en marcha un plan de saneamiento de la banca estadounidense, increíblemente generoso, -que no castigó a los temerarios ejecutivos que nos habían metido en aquel berenjenal-, se establecieron regulaciones bipartidistas para evitar tener otro nuevo follón, -que por cierto tuvimos que pagar todos los contribuyentes, no los bancos que habían estado haciendo “ingeniería financiera de largo alcance-, y bueno, aquí estamos diez años después con una banca estadounidense muy bien capitalizada, sana, que ha aprobado en su totalidad los “stress test” de este mes, pero que tiene la tentación –en parte-, de volver a las andadas. Hay un sector de la banca estadounidense que quiere ganar más dinero volviendo a tener una regulación más permisiva que les dé más margen para nuevas “imaginativas y rentables prácticas”. Equivocada idea. Y sobre todo errada elección del camino que debe tomar la banca en este momento. No digo que no venga bien cierta limpieza de redundancias, y quizás algún que otro exceso en la legislación actual del sector financiero.

Pero queridos amigos del sector, -que tengo muchos, muchísimos, porque estuve dentro del mismo diecisiete años-, lo que necesita la banca en este momento en Estados Unidos y en todo el mundo, no es menos regulación y “manga más ancha” para que a algún otro listo se le ocurra algo parecido a lo de la “securitizacion de las hipotecas subprime”. Lo que necesita la banca hoy es entrar de forma decidida en el “FinTech”, y reformarse estructuralmente de arriba abajo, en todo lo que hace. En todo, significa exactamente eso, “todo”. Banca de Particulares, Corporativa, Tesorería…. Si lo hace tendrá futuro y seguiremos hablando de bancos en diez o veinte años. Si no lo hace, empresas tecnológicas de todo signo y condición ocuparán su lugar, y la industria de banca que conocemos hoy desaparecerá, antes de que se hayan dado cuenta. Se me acaba el espacio de esta columna y el tema da para mucho más, así que seguimos otro día. Pero, por ahora amigos del sector reflexionar un poco en torno a esas buenas noticias que los “stress test” nos están trayendo sobre vosotros estos días. Feliz Semana.

Domingo, 18 Junio 2017 15:55

LA PRÓXIMA ERA DEL COMERCIO MINORISTA

El comercio minorista como lo hemos conocido por mucho tiempo, tiene sus días contados. Las cifras de retail con problemas de crecimiento que vemos últimamente en este país tienen todo que ver con ese cambio estructural profundo que se está produciendo en el sector, y del que esta pasada semana, hemos tenido dos importantísimos movimientos: Amazon comprando Whole Foods, y Walmart haciéndose con Bonobos. Las dos operaciones son de tamaño muy distinto, Amazon ha comprado la cadena de alimentación orgánica Whole Foods por 13.700 millones de dólares, -la mayor adquisición de su historia-, y sin embargo la operación de Walmart es de 310 millones. Pero en ambos casos los dos gigantes compran algo de lo que necesitan para llegar a completar su muy exclusiva posición dominante.

El líder indiscutible en la red, Amazon, está determinado a hacerse con la distribución de casi todo lo que necesitan para organizar la vida diaria sus clientes, y tiene todos los mimbres necesarios para conseguirlo. Y por su parte, el gigante de la distribución tradicional, Walmart, está determinado a hacerse “tan digital como haga falta” para mantenerse en esa primera línea, en la que solo van a estar un grupo muy pequeño de elegidos. Amazon ha comprado con Whole Foods, 460 puntos de venta en 42 estados de una selecta cadena de supermercados orgánicos, productos frescos, posicionados en clientela de gama alta, y lo ha hecho a un muy buen precio. Porque 13.700 millones de dólares, aunque pueda parecer un gran desembolso, dará a la compañía de Jeff Bezos, -que tiene una capitalización de 470.000 millones de dólares-, (la va a dar, no sé si es una repetición) una presencia en el mundo físico, que hubiese sido mucho más difícil y cara de conseguir con un crecimiento orgánico.

Amazon compra además una excelente marca muy bien posicionada,- aunque excesivamente cara y con algunas inconsistencias en su filosofía de gestión, que ahora Bezos arreglará en un “plis plas”-, y avanza en el terreno de la alimentación y su distribución, que es un sector en el que Bezos está determinado a liderar el mercado, bajando sustancialmente los costes. La operación a mí me parece brillante y el mercado hizo el viernes subir a Amazon un 3% y un 27% a Whole Foods. Muy inteligente por su parte es también la compra de Bonobos hecha por Wallmart. La gran cadena minorista compra ahí sobre todo la gestión del CEO y fundador de Bonobos, Andy Dunn, un visionario en cómo vender ropa a los milenials haciéndoles pagar un poco más por la conveniencia de una acertada mezcla de presencia física en tiendas, imagen cuidada, y envios online muy rápidos.

Walmart a quien costó mucho tiempo entender por dónde tenía que ir su estrategia online, está dando pruebas evidentes de que ahora sabe que necesita comprar la gerencia externa que la ayude en este paso estratégico de los nuevos tiempos, y lo que vamos a ver seguramente es una batalla intensa entre estos dos grandes monstruos del retail, que están en posición de poder ir a por todas, para conseguir el exigente mix de presencia física, distribucion rápida, y excelencia online que requiere la nueva era, mientras toda una legión de empresas, que no pueden jugar en esta difícil – y sobre todo muy costosa- liga de los nuevos tiempos del comercio minorista, lo van a pasar, -lo están pasando ya-, muy mal. Feliz Semana. 

 

 
 

 

 


 
 


 





 


Página 1 de 50