Ford trasladará producción de modelos de México y España a China

Ford trasladará producción de modelos de México y España a China Destacado

(Reuters) - Ford Motor Co ha dicho a sus proveedores que planea mudar la producción global de sus sedanes de tamaño medio Fusion y Mondeo de México y España a China para 2020, dijeron el miércoles tres fuentes.

Ford dijo que no enviará esos autos desde China a Estados Unidos y Europa. Tampoco se refirió al futuro de sus plantas en Hermosillo (México) y Valencia (España), que actualmente fabrican esos automóviles para los mercados de América del Norte y Europa, respectivamente.

La automotriz informó el mes pasado que invertirá más de 750 millones de euros (unos 887 millones de dólares) para producir una nueva generación de su modelo Kuga en Valencia.

Documentos de Ford compartidos recientemente con proveedores muestran que la empresa planea pasar parte de su producción de Focus y Mondeo a China y ya no señala a Hermosillo y Valencia como lugares de fabricación de esos modelos, de acuerdo a dos fuentes conocedoras de los planes de la compañía.

En un comunicado, Ford dijo que “no tenemos planes de exportar la próxima generación de los modelos Fusion/Mondeo desde China a América del Norte y Europa (...) Tendremos más información más adelante”.

La decisión estaría dentro de los actuales esfuerzos del presidente ejecutivo Jim Hackett para recortar costos, mientras aleja el foco de la compañía desde los modelos sedán hacia los vehículos deportivos utilitarios y todo terreno, especialmente en América del Norte.

Las ventas del modelo Fusion en Estados Unidos han caído un 22 por ciento este año, mientras que las de Mondeo en Europa han bajado un 21 por ciento.

En junio, Ford había dicho que cambiaría la producción de Focus desde México a China e importaría los vehículos hacia Estados Unidos.

Estas últimas decisiones de Ford se conocen después de que el presidente Donald Trump ha dicho en repetidas ocasiones que quiere revocar o modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que permite la importación de vehículos libres de aranceles a Estados Unidos desde México.

Tal como en el caso del Focus, la decisión de producir el Fusion en China también señala un giro en la estrategia de Ford, que está respondiendo a una disminución de la demanda de los consumidores estadounidenses por los vehículos de pasajeros en favor de camionetas y SUV.