Miércoles, 24 Mayo 2017 | Login

EL MERCADO ESTA SEMANA Destacado

El pasado viernes no sólo terminó el mes de marzo sino que también el primer trimestre del año con una nueva administración presidencial estadounidense prometiendo cambios estructurales profundos por delante, el Reino Unido ejerciendo su derecho de secesión de la Comunidad Europea (CE) a través del Articulo 50 el pasado miércoles 29 de marzo y el precio del petróleo sustentado por encima de US$50 el barril bajo la presunción de que los acuerdos de recorte de producción  alcanzados a finales del año anterior está siendo respetado por todos los firmantes, entre ellos Rusia quien ha reiterado su compromiso de extender el acuerdo durante el segundo semestre del año.

Y en medio de todo lo anterior, no sólo vimos una recuperación macroeconómica mundial, sino  también un proceso de reflación transitorio por parte de los países desarrollados, considerado saludable por el estamento económico. Por su parte un grupo no menor de bancos centrales de países emergentes como Brasil, Chile, Colombia y Rusia empezaron ciclos de bajas en sus tasas de interés a medida que sus paridades cambiarias se fueron apreciando, y con ello las presiones inflacionarias cediendo gradualmente en lo que vamos del año. Es así que el Dow rentó 4.6% durante el primer trimestre del año mientras que el S&P 500 lo hizo en 5.5%, ambos rezagados al 9.9% que subió el Nasdaq. En relación a la tasa soberana a 10 años ésta terminó 6 puntos base por debajo del cierre del año anterior sentada en 2.39% sin poder desprenderse del piso de la banda en que se va moviendo.

En términos de commodities o materias primas, vimos como el precio del oro subió rápidamente hacia US$1,250 la onza (+8.5%) mientras que el precio del petróleo perdió lustre en el trimestre cediendo del orden de -6% hacia US$50.60 después de haber tocado fondo en US$47 el barril hace sólo un par de días atrás. Sin duda alguna que una de las preguntas recurrentes es si el mercado estadounidense está sobrevalorado tras el repunte accionario que acumula desde principios del mes de noviembre siendo que la mayoría de los estrategas sigue operando con expectativas para cierre de fin de año que fluctúan entre 2,350 y 2,390 puntos para el S&P 500 actualmente en 2,363 puntos. Parte de la revaluación de los fundamentos bursátiles en las próximas semanas vendrá determinada por las utilidades que empezarán a publicar las empresas estadounidenses donde se estima un crecimiento cercano a 9% casi duplicando el crecimiento en utilidades registrado el cuarto trimestre del año anterior acompañada de la primera ronda electoral en Francia el próximo 23 de abril, eventos que marcarán el andamiaje con el cual viene operando el mercado.     

Esta semana que se avecina marcará el inicio del segundo trimestre que para muchos debiese ser bastante más agitado, ya que estamos viendo las primeras insinuaciones de un proceso desinflacionario que partió hace un par de semanas atrás con el dato de inflación chino que cedió desde 2.5% hacia 0.8%. Ahora se suman los datos de inflación en Europa (1.5%) y Japón (0.3%) siguiendo eventualmente con los de Estados Unidos. En medio, a media semana, tendremos el segundo debate político francés que marcará otro hito en el proceso electoral de dicho país donde la extrema derecha de Marie Le Pen sigue ganando marginalmente la primera ronda. El primer debate tuvo una duración de aproximadamente cuatro horas. Una vez conocidos los resultados electorales a mediados de mayo, la pasividad de la Comunidad Europea frente al Reino Unido podría tomar un giro distinto endureciendo la postura regional frente a las negociaciones que ya se están llevando a cabo.

En los próximos días el foco también estará puesto en los datos de manufactura y servicios ISM/PMI que se publicarán a nivel global. En Estados Unidos no sólo se publicarán los datos privados de ADP de empleo del mes de marzo estimados en 170 mil, sino también los datos oficiales donde por ahora se estima que la tasa de desempleo se habría mantenido en 4.7% y la economía habría generado otros 175 mil nuevos empleos. A su vez, sin más que una intervención verbal por parte de un miembro de la Reserva Federal, el mercado quedará atento a la minuta de la última reunión de política monetaria. En el frente político el Presidente Trump ya nos anunció, a través de su cuenta twitter, que la reunión con el Premier chino, Xi Jinping, los días 6 y 7 de abril en su residencia de Florida (Mar-a-Lago), será compleja dado el déficit comercial estructural que tiene el país con el gigante asiático. Por su parte en Europa el foco no sólo estará puesto en la minuta de la última reunión de política monetaria del Banco Central Europeo, sino que también en los datos de inflación al productor y desempleo. La inflación al productor eclipsó en 3.5% el mes anterior mientras que la tasa de desempleo sigue girando en torno a 9.6%. Finalmente, los agentes de inversión estarán revisando sus expectativas en relación a las utilidades del primer trimestre marcando el inicio formal con los datos de JP Morgan el próximo jueves 13 de abril. Los resultados publicados por empresas como Lululemon y Blackberry en los últimos días muestran que la mayor demanda interna estadounidense no se estaría necesariamente extrapolando a ventas.

En Estados Unidos la mayoría de los datos macroeconómicos publicados la semana anterior apuntaron a una economía que sigue tomando tracción aun cuando el PIB del cuarto trimestre fue sólo de 2.1% y la Reserva Federal (FED) de Atlanta está estimando un crecimiento cercano a 1% para el primer trimestre del 2017. Habiendo señalado  aquello el ingreso personal se expandió 4.6% (desde 4.1%) mientras que el gasto personal sufrió un pequeño retroceso pasando de 5% a 4.7%. Entre medio la lectura inflacionaria PCE, medida preferida por la FED, trepó desde 1.9% hacia 2.1% mientras que la lectura subyacente lo hizo desde 1.7% a 1.8% ratificando las mayores presiones inflacionarias que van tomando raíz. Entre medio, la lectura de ventas de viviendas pendientes trepó hacia 112.3 puntos (desde 106.4 puntos) sumado a la reaceleración de los precios inmobiliarios medidos a través del índice Case & Shiller hacia 5.9% (desde 5.7%) y un inusual salto en la confianza del consumidor hacia 125.6 puntos (desde 114.8 puntos). Esto se tradujo en varias intervenciones verbales por parte de distintos miembros de la FED argumentando que la economía se encontraba prácticamente a pleno empleo y que habría, posiblemente, más alzas de tasa de interés de aquellas anticipadas por el mercado. Según el Presidente de la FED de San Francisco, John Williams, la FED habría alcanzado un equilibrio fino para el cumplimiento de su doble mandato tras que la tasa de desempleo cediese hacia 4.7% y la inflación subyacente se va acercando sigilosamente hacia 2%. Mientras que su par de la FED de Boston, Eric Rosengren, argumentó que tres alzas más en el año sería consistente con un alza “gradual” por parte del instituto emisor para evitar un sobrecalentamiento. Finalmente, el Presidente de la FED de Nueva York, William Dudley, acertó que el instituto emisor empezará a recortar sus posiciones en renta fija a finales de este año o principios del siguiente sin irrumpir las operaciones de mercado, permitiéndonos concluir que la FED esta consciente de tasas más altas aún cuando la tasa soberana a 10 años sigue pegada en 2.4%.  
 
En el frente europeo, en el Reino Unido, donde el pasado 29 de marzo se puso en marcha el Articulo 50 para el divorcio de la Comunidad Europea (CE), la base monetaria (M4) mostró una desaceleración importante, pasando desde una expansión de 7% hacia 5.7%, tema que tendrá que abordar el Banco Central de Inglaterra a medida que se van fijando los tonos con los que se negociará el Brexit. Aun cuando la Premier britanica, Theresa May, planteó una negociación multilateral que incluye un acuerdo comercial con la Comunidad Europea, su par alemana, Angela Merkel, argumentó tajantemente que se tendrán que calendarizar las prioridades para negociar punto por punto, avanzando con dicha agenda dentro del plazo prescrito de 24 meses. Por su parte, el Presidente del Concilio Europeo, Donald Tusk, una vez publicada la guía con la que negociará la CE el divorcio con el Reino Unido, argumentó que no se llevarán negociaciones paralelas de divorcio y acuerdos comerciales. Tusk, al igual que Merkel, argumenta, que primero será negociado el proceso de separación para luego darle prioridad a un acuerdo de reciprocidad comercial. La escaramuza política empezará a generar más ruido a partir de este mes. En medio la economía alemana continuó mostrando signos de fortalecimiento tras que la tasa de desempleo cediese hacia 5.8% (desde 5.9%) alcanzando su menor nivel histórico. A pesar de ello las ventas retail sufrieron un inusual desplome pasando desde 2.7% a una contracción de -2.1%.

En Japón la tasa de desempleo cedió desde 3% hacia 2.8% mientras que la inflación general cedió desde 0.4% hacia 0.3%. A su vez la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, también se deterioró pasando de 0.2% a 0.1%. Sin embargo, el dato más preocupante vino del gasto familiar tras que éste se contrajese del orden -3.8% desde -1.2%, ratificando que aún la demanda interna sigue forzada. Habiendo señalado  aquello la producción industrial mejoró expandiéndose desde 3.2% hacia 4.8% a medida que la economía nipona continúa beneficiándose de la fuerte depreciación que registró a finales del año anterior. No obstante, con la paridad dólar yen girando en torno ¥111 y una apreciación del yen cercana a 5% en el trimestre algunos de los beneficios se disiparán. 

Por su parte en el mundo emergente, los datos oficiales de PMI de actividad china ya fueron publicados, ambos mostrando una mejoría, ya que el dato de manufactura pasó hacia 51.8 puntos desde 51.6 puntos mientras que el de servicios mejoró hacia 55.1 puntos desde 54.2 puntos, sustentando la tesis de que la economía china va tomando tracción. Entre medio el Presidente de Sud Africa generó una conmoción en el mercado bursátil tras que retirase de su gabinete al Ministro de Finanzas, Pravin Gordhan, haciendo que no sólo caigan los precios de las acciones bancarias, sino que también el precio de los bonos soberanos a la espera de una degradación crediticia por parte de las agencias internacionales. Finalmente, el Banco Central de México optó por subir su tasa en otros 25 puntos hacia 6.5% a medida que trata de controlar la inflación (actualmente en 4.9%) mientras que el peso mexicano suma una apreciación de 9.5% en lo que vamos del año hacia MXN$18.74.