Sábado, 29 Abril 2017 | Login

EL MERCADO ESTA SEMANA Destacado

Tras el ataque estadounidense a Siria entramos en esta semana con un nerviosismo imperante en relación al comunicado que expresarian los Ministros de Estado del G7 dando paso a las tensas negociaciones que se llevarían a cabo entre Estados Unidos y Rusia para luego terminar la semana conociendo los resultados trimestrales de las principales entidades financieras. Sin embargo, el jueves pasado, un par de horas antes de que cerrase el mercado ante el fin de semana largo y que el gobierno estadounidense desplazase buques de guerra a la península coreana tras un escalada verbal entre los mandatarios Trump y el norcoreano Kim Yong-un, el estamento militar estadounidense anunció que había detonado una de las bombas explosivas no nucleares más grandes de la historia en Afganistán con el afán de exterminar campamentos militares de ISIS, matando a un centenar de éstos militantes. Inmediatamente, tras toda esta escalada bélica a través de distintos frentes a nivel global, el mercado bursátil se desajustó cediendo en la semana -1.1% dejando al S&P 500 en 2,329 puntos rozando el piso técnico en el cual se ha movido desde principios de marzo.

Entre medio vimos como la tasa soberana a 10 años cedía hacia 2.24% (-14 puntos base) permitiendo que el precio del oro, a medida que se encarna la aversión al riesgo, haya subido casi 3% hacia US$1,290 la onza. Por su parte, dada la tensión que se está generando en Asia, producto de los dimes y diretes que están ocurriendo y los recientes actos militares norcoreanos, la paridad yen dólar continuó apreciándose hacia ¥108.63 mostrando un movimiento casi del 2%. A pesar del mayor nerviosismo que vienen exhibiendo los mercados vimos cómo algunos datos macroeconómicos en días recientes mostraron un menor dinamismo partiendo con los datos de empleo del mes de marzo siguiendo con menores presiones inflacionarias y una menor demanda interna tras que las ventas retail mostrasen menor dinamismo.

En el plano monetario el Banco Central de Corea del Sur mantuvo su tasa de instancia monetaria en 1.25% mientras que el Banco Central de Brasil bajo su tasa en 100 puntos base hacia 11.25% planteando que se podría inclusive llegar a bajar hasta 8.5% si es que las expectativas de inflación se mantienen ancladas en 4.5%. Los resultados de la gran banca estadounidense mostraron un buen rendimiento beneficiados de la mayor actividad de trading conjuntamente con el movimiento paralelo al alza que sufrió la estructura de tasas durante el segundo semestre del año anterior. Las tres principales instituciones financieras registraron resultados por encima de las expectativas de mercado.   

Esta tercera semana de abril no sólo empezará agitada producto del análisis que se habrá hecho de los resultados trimestrales publicados por las tres principales instituciones financieras estadounidenses, sino que habrá otra serie de empresas del S&P 500 que estarán dando a conocer sus datos trimestrales. Entre aquellas que estarán en la palestra noticiosa se encuentran CSX, General Electric, Goldman Sachs, Honeywell, JNJ, Morgan Stanley, Netflix, United Healthcare, Verizon y Visa entre muchas otras. Por ahora se estima que las utilidades del trimestre se habrían expandido en torno a 9.2% en relación a igual trimestre del año anterior. Pero además, tendremos datos de inicio de nuevas construcciones y ventas de viviendas existentes para luego dar curso al Libro Beige, documento que será utilizado como base para la próxima reunión de política monetaria de la Reserva Federal el próximo 3 de mayo. En Europa se publicarán los datos de inflación y sentimiento del consumidor dando paso a la agitada agenda política francesa quedando todos a la espera de la primera ronda electoral del próximo 23 de abril para dar paso luego a la segunda ronda final que se llevará a cabo el próximo 7 de mayo entre los dos candidatos más votados. Sin embargo, en un par de horas más se publicará el dato de crecimiento del PIB chino (estimado en 6.8%) conjuntamente con los datos de producción industrial (estimado en 6.2%) y ventas retail (estimado en 9.5%).

En el frente macroeconómico partimos la semana con la intervención de la Presidenta de la Reserva Federal (FED), Janet Yellen, quien argumentó que la economía tomó suficiente tracción, tras que la tasa de desempleo cediese hacia 4.5%, para que el instituto emisor opte por quitar el acelerador de la economía en los meses siguientes planteando nuevamente un recorte del balance del instituto emisor a finales de año acompañado de una alza de tasas progresiva pero gradual. Por su parte la inflación al productor e inflación al productor subyacente aumentaron marginalmente hacia 2.3% (desde 2.2%) y 1.6% (desde 1.5%), respectivamente, mientras que los datos generales de inflación e inflación subyacente se retrajeron hacia 2.4% (desde 2.7%) y 2% (desde 2.2%), respectivamente. Este proceso de desinflación general también vino acompañado de una desaceleración en la lectura de ventas retail la cual después de haberse expandido cercana a 6% en marzo ésta cedió hacia 5.2%. Por el lado positivo el sentimiento del consumidor mejoró hacia 98 puntos (desde 96.9 puntos) a pesar de la escalada militar que se ha registrado desde principios de mes.  

En el frente empresarial, las utilidades de JP Morgan Chase entraron por encima de las expectativas de mercado en US$1.65 por acción versus US$1.52 por acción estimado. Entre tanto las utilidades de Citigroup fueron de US$1.35 por acción versus US$1.23 que se tenía estimado mientras que Wells Fargo, a pesar de todos los problemas recientes que ha tenido, registró utilidades por acción de US$1 versus los US$0.96 que habían proyectado los analistas. Cabe destacar que los préstamos primarios de JPM se expandieron en 9% año a año mientras las del Citi lo hicieron en 2%. Por el lado de WFC, Warren Buffet, su mayor accionista, recortó 0.6% de la propiedad de Wells Fargo para evitar mayor supervisión regulatoria tras haber superado 10% de la propiedad bursátil y no por una venta estratégica tras las malas prácticas comerciales que había establecido dicha institución. Por ahora se estima un crecimiento en ventas del orden de 7% y utilidades en 9.2% para las empresas del S&P 500 en relación a igual trimestre del año anterior. 

En Europa la inflación alemana cedió desde 2.2% hacia 1.5% a medida que la desinflación en la región va tomando tracción mientras que la encuesta ZEW de clima económico saltó discrecionalmente desde 12.8 puntos hacia 19.5 puntos ratificando el buen momento por el que está atravesando dicha economía tras que la tasa de desempleo cediese hacia 5.8%, su nivel más bajo histórico. Por su parte cabe destacar que en la semana vimos que el diferencial entre las tasas a 10 años de Francia y Alemania se amplió hacia 75 puntos base tras que las últimas encuestas mostrasen que el candidato de la extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon, tomó fuerza dividiendo la carrera presidencial ahora en cuatro candidatos.

En China vimos como el déficit comercial del mes anterior revirtió tendencia tras que las exportaciones se expandieron 16.4% (desde una contracción de -1.3%) mientras que las importaciones, que el mes anterior se habían expandido del orden de 38.1%, sólo lo hicieron del orden de 20.3%. En India se estará publicando, mañana por la mañana, el dato de inflación al productor que se estima en 6.7% (desde 6.6%) tras que la inflación general trepase hacia 3.8% (desde 3.7%) y la producción industrial se contrajese -1.2% tras haberse expandido 2.7% el mes anterior.

Finalmente, el Banco Central de Brasil decidió recortar su tasa de instancia monetaria en 100 puntos base dejándola en 11.25% sin dar sesgo alguno para su siguiente reunión de política monetaria. Sin embargo, tras que la inflación cediese hacia 4.6%, entrando en el rango meta del instituto emisor, éste señaló que de mantenerse ancladas las expectativas de inflación en torno a 4.5% el mercado estimaba que la tasa podría ceder hasta 8.5% a finales del 2017. Tras aquel comentario, sin embargo, éste también argumentó que ante cualquier cambio en el escenario inflacionario base el ciclo de bajas de tasa podría cambiar rápidamente. Por ahora gran parte del ajuste inflacionario en Brasil se debe a un exceso de producción que ha permitido una caída significativa en la inflación alimenticia.