ASIMILANDO EL IMPACTO Destacado

Hace únicamente horas el Senado aprobó, solo con votos Republicanos, la legislación tributaria con 51 votos a favor y 48 en contra tras que un par de horas antes lo aprobase la Cámara de Representantes con 227 votos a favor y 203 en contra (también sólo con votos Republicanos). Es de esperar que una vez aprobada la reforma tributaria en el Congreso, el Presidente Trump ejecute formalmente el recorte tributario entre el jueves o viernes como si fuese Santa Claus para los empresarios estadounidenses y la clase media alta que se beneficiará mayoritariamente de dichas medidas a partir del año que viene. Por su parte el partido Demócrata tendrá que realizar un auto análisis comprensivo acerca del proceso seguido en los últimos doce meses y como enfrentarán las elecciones del próximo año tras haber criticado el proceso legislativo republicano y presidencial sin poder detener ni la cláusula que elimina la obligatoriedad de mantener un seguro de salud que había instaurado la ley Obamacare. 

Por su parte, desde un punto de vista bursátil, aquellos que vienen clamando que el repunte accionario viene impulsado netamente por la aprobación de dicha ley ahora tendrán que asimilar si es que el estatuto tributario efectivamente beneficiará al consumo y generará un mayor crecimiento económico que permitirá finalmente pagar el déficit que se engendrará en el corto plazo. Es de esperar que una vez aprobada formalmente por todos los estatutos gubernamentales empezará un análisis más exhaustivo del impacto formal que tendrá dicha legislación sobre las empresas a medida que algunas de ellas empezarán a anunciar que el cambio desplegará la reversión de algunas provisiones generando pérdidas contables de corto plazo, como ya lo han hecho algunas instituciones financieras. 

Evidentemente, si nos abocamos a los modelos económicos más simples, la nueva ley debiese tener un impacto positivo sobre la demanda interna (al rebajar los impuestos personales) y la inversión (al rebajar no sólo el impuesto corporativo hacia 21% (desde 35%) sino que también permitir repatriar parte del efectivo que tienen las empresas en el extranjero a tasas preferenciales pudiendo pagar hasta 15.5%). Sin embargo, la consecución inmediata de la legislación también tiene una incidencia sobre el mercado de renta fija ya que el gobierno tendrá que financiar un mayor déficit fiscal en los próximos años a medida que la demanda interna va tomando raíz. Ello hizo que la tasa soberana a 10 años trepase rápidamente hacia 2.46% (+ 7 puntos base) bajo el entendimiento que habrá una mayor oferta de papeles soberanos que también vendrá acompañado de aquellos instrumentos que se encuentra vendiendo la Reserva Federal (FED) como parte de la normalización de su balance financiero.

Por otro lado, es de esperar, como ya escuchamos por parte de algunos administradores más sofisticados en días recientes, que se empezará a plasmar una sensación de que la economía viene demasiado acelerada y que dicho estímulo fiscal lo único que hará es complicar la gradual normalización que viene instaurando la FED. Por ahora la FED de Atlanta ha fijado el crecimiento de este cuarto trimestre del año en 3.3% y la de Nueva York en 4% sumándose a la cifra de 3.3% que se ratificará mañana para el tercer trimestre del año. Habiendo señalado aquello toda esta discusión de segunda orden se empezará a fraguar entrando al año nuevo. 

En el frente económico, el inicio de nuevas construcciones de noviembre alcanzó 1.297 millones en términos anualizados superando con creces la expectativa de 1.250 millones que tenía previsto el mercado. Hoy se estará publicando el dato de ventas de viviendas esperado en 5.55 millones (en términos anualizados).  

En el frente internacional la cifra de inflación al productor alemana fue de 2.5% (desde 2.7%) tras que la inflación general de la Euro Zona del mes de noviembre fuese ratificada en 1.5% (desde 1.4%) A su vez, en las próximas horas el Banco Central de Japón (BOJ) estará dictaminando la política monetaria que regirá entrando al año nuevo sin que por ahora haya cambio alguno ni en el programa de liquidez ni en la tasa de instancia monetaria actualmente en -10 puntos base. Puede que dentro del comité votante haya disensión, como ya ocurrió la sesión anterior, sin embargo, ello no generará angustia alguna en los agentes de mercado. 

 

Es de esperar que el Presidente del BOJ, Harhiko Kuroda, traiga a luz una vez más la discusión acerca de la política de mantener la tasa soberana a 10 años anclada en cero, algo que ya les viene incomodando a algunos de los miembros del instituto emisor nipón. Algunos de ellos vienen clamando que el proceso de reversión denominado “rate reversal” tendrá una incidencia sobre el comportamiento bursátil pudiendo también incidir sobre la demanda e inversión en el mediano plazo. Sin embargo, al igual que sus pares de Estados Unidos y la Euro Zona se espera que mantenga todas las opciones abiertas en pos de alcanzar la meta inflacionaria en el mediano plazo. También tendrá que explicar de alguna manera la propuesta planteada por el gobierno acerca de la posible reducción de impuestos corporativos hacia 20% (desde 30%) para aquellas empresas que opten por incrementar sus salarios permitiendo con ello mayor inflación. Finalmente, en el ámbito empresarial ayer la empresa de transportes y envió de paquetes, Fedex, reportó utilidades por acción de US$3.18 que superaron con creces los US$2.89 estimados. La empresa no sólo mencionó que la temporada pre navideña había registrado mayor demanda en envíos, sino que también argumentó que la rebaja de impuestos impulsará sus utilidades el año que viene en casi 20% a 30% de las actuales estimaciones.