EL MERCADO ESTA SEMANA Destacado

Partimos la penúltima semana del año a la espera de que se ejecutase la tan ansiada reforma tributaria, la cual fue finalmente aprobada por el Congreso el pasado miércoles y ejecutada a ley por el Presidente Trump el viernes antes de que el país se empezase a paralizar frente a las fiestas de fin de año. Al final la ley contempla rebajas tributarias tanto a nivel personal como empresarial, beneficiando a algunos más que a otros, como suele ocurrir con estos cambios estructurales, así como un deterioro en el déficit fiscal en los años siguientes a la espera de que la economía tome mayor dinamismo y finalmente se registre una mayor recaudación fiscal, proceso denominado “dynamic scoring”.

Sin embargo, una de las principales discusiones que empezarán a rugir el año que viene nacerá del aquejado regalo que nos dejará la ley recientemente aprobada no sólo porque la Tesorería tendrá que financiar el déficit con mayor emisión de deuda soberana, sino porque también acelerará aún más a la economía pudiendo desequilibrar el gradual proceso que viene implementando la Reserva Federal (FED) a través de la normalización de la estructura de tasas.

Tomemos por ejemplo algunos de los datos macroeconómicos con los cuales venimos cerrando el año partiendo con el ingreso y gasto personal los cuales se expandieron del orden de 4.5% (desde 4.2%) y 3.8% (desde 3.2%), respectivamente, mientras que la tasa de ahorro se situó en 2.9%, bajando por primera vez por debajo de 3% desde finales del año 2007. Por su parte, el precio de los bienes inmuebles viene expandiéndose del orden de 6.6% (desde 6.5%) mientras que las ventas de viviendas existentes alcanzaron su mayor nivel en más de una década hacia 5.81 millones de unidades en términos anualizados (desde 5.48 millones) con los inventarios existentes cediendo drásticamente hacia 3.4 meses (desde 4 meses). Por su parte las ventas de viviendas nuevas fueron del orden 733 mil en términos anualizados expandiéndose 26.6% año a año. Evidentemente, el sentimiento del consumidor cedió marginalmente hacia 95.9 puntos (desde 96.8 puntos), no obstante, gran parte de los indicadores de demanda interna vienen tomando mayor tracción.

Por otro lado, los datos de inflación general también van tomando vuelo con el dato del general PCE, (consumo e ingreso personal), trepando hacia 1.8% (desde 1.6%) y la cifra subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, subiendo marginalmente hacia 1.5% (desde 1.6%). Entre medio el crecimiento del tercer trimestre del año se ratificó en 3.2% liderado por una robusta cifra de inversión la cual se expandió del orden de 7.3% fijando una tasa de expansión entre 3% a 4% para el trimestre en curso. Aún así vimos como los índices accionarios estadounidenses terminaron la semana al alza rentando 0.3% y acumulando retornos promedio del orden de 25% en lo que vamos del año. Por su parte, la tasa soberana a 10 años trepó rápidamente 13 puntos base cerrando en 2.49% bajo el entendimiento que la oferta de papeles soberanos se incrementará en el año 2018 no sólo porque la FED aumentará secuencialmente la venta de activos financieros de su balance trimestre a trimestre, sino que el gobierno tendrá que financiar el aumento en el déficit fiscal.

En el plano internacional, el Banco Central de Japón optó por mantener su política monetaria intacta en -10 puntos base con una disensión en el voto, tema que abordaremos en mayor detalle a continuación. Entre medio vimos una robusta demanda por papeles de la región Latinoamérica liderado por un repunte semanal de 10.7% del principal índice accionario chileno tras que el ex mandatario Sebastián Piñera ganase la segunda ronda presidencial. Habiendo señalado  aquello, también vimos una rápida depreciación del peso mexicano que no sólo presionará aún más la inflación general del país (actualmente en 6.6%) sino que complica la situación en la que se encuentran sus autoridades monetarias a medida que la economía se contrae.

En el plano político en Cataluña los movimientos independistas ganaron el parlamento regional pudiendo fijar una vez más su gobierno alejado del gobierno central español mientras que en Perú el Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, lograse retener su cargo tras que el Congreso de dicho país no obtuviese los votos suficientes para su destitución. Finalmente, en el ámbito empresarial reportaron varias empresas en la semana, incluyendo a Nike, quienes ratificaron el buen dinamismo que lleva la demanda interna del país a medida que algunas de ellas van teniendo que adaptar sus modeles de ventas. Entre tanto varias empresas incluyendo a AT&T, Comcast y Wells Fargo anunciaron que ante la aprobación de la nueva legislación tributaria no sólo estarán haciendo mayores inversiones sino que también pagarán bonos salariales extraordinarios de fin de año. 

Esta última semana del año no sólo tendrá muy bajos volúmenes de transacciones producto de los feriados del lunes 25 de diciembre, 2017 y posterior lunes 1 de enero, 2018 sino que también muy pocos datos macroeconómicos. En Estados Unidos se publicará el índice de precios inmobiliarios Case & Shiller y la última lectura de confianza del consumidor. En la Euro Zona tendremos la lectura de la base monetaria M3 quedando los datos de empleo e inflación para el año nuevo. Japón estará bastante más activo con la publicación del gasto familiar, inflación, producción industrial, ventas retail y la tasa de desempleo. Para terminar la semana en China se estarán publicando los datos de actividad manufacturera sellando con ello el muy buen año 2017. Por el lado político el Congreso estadounidense decidió extender el financiamiento del gobierno hasta mediados de enero retomando la discusión del presupuesto 2018 para su retorno en el año nuevo.

A este punto parecería que no hay duda alguna que la economía estadounidense viene creciendo de manera saludable y que la legislación tributaria le dará un impulso durante la segunda mitad del 2018 a medida que se van plasmando mayores presiones inflacionarias si es que las empresas despliegan sus promesas anunciadas en horas recientes acerca de mayores salarios y bonos extraordinarios. Si a ello se suma que habrá una mayor cantidad de papeles soberanos flotando en el mercado producto de una mayor oferta de la Tesorería y de la FED lo que se podría esperar es que las tasas largas empiecen una escalada como la que vimos en días recientes. Sin embargo, lo que aún se desconoce es la velocidad con la que treparán eventualmente. Hay aquellos que no están preocupados simplemente porque los inversionistas retail sigue invirtiendo en renta fija a destajo sumando compras netas del orden de US$258 mil millones en el año a través de fondos mutuos de largo plazo, algo que estaría explicando el anclaje de la parte larga de la estructura de tasas. Hay otros que estiman que un desanclaje violento en las tasas largas no sólo podría frenar el crecimiento económico, sino tener una incidencia sobre el efecto riqueza del país a través de un desajuste en los índices accionarios y un freno en la demanda de bienes inmuebles. Puede que éstas conclusiones sean prematuras ya que son las mismas discusiones que se venían plasmando hace años atrás cuando la FED anunciaba que ponía fin a los programas de liquidez sin que las tasas hayan posteriormente sobre reaccionado. Sin embargo, de no presentarse una mayor demanda de papeles soberanos puede que el latigazo de las tasas largas tenga una incidencia en el comportamiento bursátil del año 2018.  

En el plano internacional el Banco Central de Japón (BOJ) optó por mantener su programa de política monetaria intacto manteniendo su tasa de instancia en -10 puntos base y el programa de compra de activos en casi ¥80 trillones anuales entrando al 2018. Como se esperaba la decisión tuvo ocho votos a favor y uno en contra. Sin embargo, el voto en contra fue para que el BOJ incremente sus esfuerzos en pos de alcanzar una inflación más cercana a la meta en el año que se avecina. Sin embargo, en dicho enunciado hay un comentario de lo más inusual y tiene que ver con el aplanamiento de la estructura de tasas en Estados Unidos. El BOJ menciona que el voto en contra, para aumentar la liquidez, se debe entre otros factores a factores adversos como el esperado aumento impuesto en el valor agregado y una “posible” desaceleración macroeconómica en Estados Unidos. Esta adición escrita acerca del comportamiento de la economía estadounidense como factor de riesgo es medido ya que el contexto de las cifras económicas que se han registrado en meses recientes en Estados Unidos apunta a una mejoría y recuperación más robusta. No obstante, puede que el BOJ le este dando una segunda lectura a lo que viene anticipando de la estructura de tasas y que hemos mencionado en más de una ocasión. Puede que el aplanamiento de la estructura de tasas se encuentre reflejando una desaceleración económica pasado el año 2019.

En el ámbito político, por el lado catalán los tres partidos pro-independentistas lograron 70 votos en la asamblea general de 135 pudiendo elegir al gobierno que regirá la región. El movimiento independista sólo necesitaba 68 curules que el gobierno central de Mariano Rajoy esperaba no lograrían conseguir tras un esfuerzo titánico realizado en semanas recientes que les permitió ganar el voto general pero no mayoría parlamentaria. Por su parte en Perú el Presidente, Pedro Pablo Kuczynski, no fue destituido tras que la oposición no lograse los votos suficientes en el Congreso para hacerlo. El conteo incluyó 19 votos para mantenerlo en la presidencia, 21 abstenciones y 78 votos en contra, no obstante, se necesitaba 87 votos para la destitución. Habiendo mencionado aquello el gobierno de Kuczynski quedará aún más fracturado haciendo más compleja la gobernabilidad en dicho país.

Finalmente, para aquellos que han estado siguiendo el comportamiento de Bitcoin el viernes pasado fue uno de aquellos días en los cuales la volatilidad mostró sus garras más profundas haciendo que las transacciones se paralizaran tras un ajuste en el precio de dicho activo del orden de casi -30% para luego recuperar parte de las pérdidas durante la sesión del pasado viernes cerrando en US$14,400. La bolsa donde se vienen transando dichos activos anunció que algunas de las liquidaciones tomarán 10 días en ejecutarse haciéndonos recuerdo a la falta de regulación alrededor de dicha clase de activo siendo la falta de liquidez uno de sus principales inconvenientes.