Alvaro Pereyra

Alvaro Pereyra

Director, Sinopsis Bursatil
Domingo, 08 Julio 2018 15:44

EL MERCADO ESTA SEMANA

Entrando al tercer trimestre del año el apetito por la renta variable a nivel mundial tomó nuevamente tracción permitiendo que en la semana los índices accionarios estadounidenses rentasen en promedio +1.6%, los europeos +1.3% y los latinoamericanos +2.9% siendo los únicos que perdieron lustre los mercados asiáticos los cuales empezaron el segundo semestre a traspié cediendo -1.8% acusando recibo de la entrada en vigor de los aranceles cruzados sino-estadounidenses por un monto inicial de US$34 mil millones, respectivamente partiendo el pasado 6 de julio, con una imposición de 25%, quedando otros US$16 mil millones para una segunda fase que entrará en vigencia en las semanas siguientes sin que ninguna de las partes haya buscando una solución diplomática al impasse comercial sino que la retorica haya aumentado pudiendo inclusive incrementar el monto total sujeto a tarifas hacia US$500 mil millones.

Aún cuando hay aquellos que claman que este primer paso es sólo una escaramuza política por parte de la administración Trump que tendrá una solución en el corto plazo, parecería que estamos frente una guerra comercial indiscriminada sustentada por ahora por el buen dinamismo económico estadounidense que tiene empoderados a algunos representantes gubernamentales. Esta semana la guerra no sólo se extendió hacia el Euro Zona, con posibles aranceles cruzados del orden de US$300 mil millones si es que se imponen tarifas a la industria importadora automotriz sino que daría la impresión que el gobierno estadounidense podría desplegar parte de las reservas estratégicas del petróleo, clamando temas de seguridad nacional, para generar una caída en el precio del crudo, actualmente en US$74 el barril, e imponer sanciones económicas a la OPEP y otros como represalia a la manipulación ejercida por éstos en semanas recientes, según el mismo Presidente Trump.

Ahora debemos incluir dos derivadas que se generan durante las guerras y que esta semana fueron parte del cambiante escenario bursátil que se viene gestando. Por un lado, la depreciación competitiva que han decidido adoptar algunas economías emergentes a medida que el dólar se va fortaleciendo, y por otro, el complicado traslado de recursos laborales. Por el lado cambiario vimos como el yuan se depreció por encima de RMB$6.7 obligando a sus autoridades monetarias a intervenir verbalmente mientras que el real brasileño trepó hacia BR$3.94 para luego cerrar en torno a BR$3.86 intervenido por sus autoridades monetarias tras que la inflación repuntase significativamente el mes anterior.

Por otro lado, no sólo vimos como el gobierno de Trump esta lidiando con temas migratorios (laborales) sino que los países europeos decidieron establecer centros de recibimiento de inmigrantes ilegales en los países periféricos de la Euro Zona sino que en Alemania, la premier, Angela Merkel, tuvo que acordar imponer éstos mismos centros de recibimiento en algunas fronteras del país para evitar el flujo desde otros países como Italia y Francia, con ello restringiendo el fácil acceso a su economía. Entre medio, estas guerras también tienen una incidencia sobre el sector privado ya que no sólo vimos otro ataque por parte de la administración hacia Harley Davidson mientras que la industria automotriz vio un repunte en ventas trnasitorio el mes anterior hacia 17.4 millones de unidades en términos anualizados (desde 16.9 millones de unidades) ante la eventual imposición de tarifas del 20% a dicho sector como anunció Trump el pasado domingo 1 de junio.

Habiendo denotado aquello la economía estadounidense generó 213 mil nuevos empleos en el mes de junio, mientras que la inflación salarial en 2.7% y aún cuando la tasa de desempleo subió hacia 4% (desde 3.8%), ello fue porque más personas se encuentran buscando trabajo a medida que las condiciones laborales se robustecen. Ante ello, la Reserva Federal (FED), a través de las actas de su última reunión de política monetaria, decidió mandar mensajes conciliatorios a través de su escrito sin que ello necesariamente haya calmado las ansias acerca del inusual aplanamiento de la estructura de tasas en semanas pasadas. De hecho, la tasa soberana a 2-años terminó la semana en 2.54% seguida cercanamente por la de 10-años en 2.82% y la de 30-años comprimida en 2.94%. Por ende, marcando diferenciales de sólo 28 puntos base entre las tasas de 10 y 2-años y 38 puntos base entre la de 30 y 2-años, spreads que no se han registrado en más de una década. Algo que, además fue extensamente, discutido dentro del Comité Abierto de la FED en su última reunión sin que haya convergencia de pensamiento ya que hay aquellos que estiman que el aplanamiento podría estar insinuando una posible recesión económica entrando al año 2020 y otros que estiman que es sólo una compresión de la prima por riesgo en un entorno comercial cambiante donde la economía sigue creciendo a todo cilindro con la tasa de desempleo de las minorías (afroamericanas y latinas) en sus mínimos históricos. A ello hay que sumarle que los indicadores de actividad ISM de manufactura y servicios mejoraron en el mes de junio hacia 60.2 puntos (desde 58.7 puntos) y 59.1 puntos (desde 58.6 puntos) respectivamente, con el dato de empleo privado en 177 mil nuevos empleos. Con ello permitiendo fijar el crecimiento del segundo trimestre del año en torno a 4% compensando el magro 2% que se registró en el primer trimestre del año. Esta semana que viene se publicarán los datos de inflación del mes de junio que vendrán acompañadas de cuatro intervenciones públicas por parte de mandatarios de la FED quedando a la espera el siguiente 17 de julio a la intervención de su Presidente, Jerome Powell, frente al Congreso.   

A su vez, otros de los elementos que debemos destacar en la semana es que la mayoría de los datos PMI de actividad compuesta, aquella que incluye los sectores de manufactura y servicios, de China, Euro Zona, India y Japón mostraron una re aceleración, algo que impulsó la demanda por renta variable antes mencionada. Fue así que en la Euro Zona el PMI compuesto cerró el mes de junio en 54.9 puntos (desde 54.1 puntos) mientras que la lectura de servicios fue de 552. Puntos (desde 53.8 puntos), respectivamente. En Alemania estas mismas lecturas fueron de 54.8 puntos (desde 53.4 puntos) y 54.5 puntos (desde 52.1 puntos). Además, en el país germano vimos un repunte en las ordenes de manufactura hacia 4.4% desde 0.8%. A su vez, esta semana se generó una discusión dentro del Banco Central Europeo (BCE) donde algunos de los mandatarios propusieron realizar una “operación twist” vendiendo instrumentos de corto plazo a cambio de largo plazo, algo que fue rechazado inmediatamente por otras autoridades monetarias quienes estiman que la estructura debería normalizarse sin más intervenciones de ninguna índole. En Japón el PMI compuesto, aquel que incluye los sectores de manufactura y servicios, terminó el mes en 52.1 puntos (desde 51.7 puntos) mientras que la lectura Caixin compuesta de China lo hizo en 53 puntos (desde 52.3). Adicionalmente, el sector servicios de India entró nuevamente en fase expansiva hacia 52.6 puntos (desde 49.6 puntos).

En la región, por un lado, tuvimos una muy buena recepción bursátil de los resultados electorales presidenciales en México tras la elección de Andrés Manual Lopéz Obrador (AMLO) permitiendo que la bolsa mexicana rentase 2.8% en la semana y el peso se apreciase hasta casi MXN$19 producto no sólo de la asignación de personas pro mercado a su gabinete, sino que el “aparente” buen inicio de la relación con Trump donde ambas partes ratificaron su interés de llegar a un acuerdo con el TLCAN. Sin embargo, parecería que AMLO podría también quedar a sólo un par de votos en ambas cámaras del Congreso para tener supra mayoría pudiendo implementar reformas de toda índole. Por su parte, a medida que se fueron publicando las magras cifras de crecimiento económica e inflación en Brasil los agentes de mercado optaron por entrar nuevamente bajo el entendimiento que tal vez lo peor ha terminado. Por un lado, la inflación se encumbró hacia 4.4% desde 2.9% mientras que la producción industrial del país se desplomó contrayéndose -6.6% (desde +9%) reflejando la huelga transportista que paralizó al país. A su vez la lectura PMI compuesta se contrajo aún más hacia 47 puntos desde 49.7 puntos. Aún cuando la reacción inicial fue una deprecación de su moneda ésta terminó finalmente muy cercana punta a punta en BR$3.86, como mencionásemos anteriormente.

Además, en la semana China se sumó a la lista de países que han tenido que intervenir verbalmente tras que su moneda en el mes de junio se depreciase 3.3% y a media semana el yuan sobre pasase el umbral de Y$6.71 alcanzando su mayor nivel en casi un año llevando al Presidente del Banco Central de China (PBoC), Yi Gang, a entregar un escueto pero potente comunicado de que cualquier movimiento cambiario será gradual y en línea con los fundamentos de su economía. En el caso chino no sólo que vienen adoptando medidas pro-cíclicas como la reciente rebaja de la tasa de encaje bancario (hacia 15.5%) sino que también vienen entregando liquidez de corto plazo para evitar una congestión financiera a medida que entran en vigor los aranceles cruzados sino-estadounidenses y su principal índice accionario se ha desajustado -22.8% desde principios de año.

Finalmente, en el frente de los resultados trimestrales cuya temporada oficialmente empieza el siguiente 13 de julio se estima que las ventas crecerán del orden de 8.8% y las utilidades en 20% con relación a igual trimestre del año anterior. Sin embargo, varias empresas, incluyendo al gigante Samsung, vienen argumentando que aparentemente el ciclo de crecimiento habría eclipsado el primer trimestre del año anterior dando, a su vez a entender, que el complejo entorno comercial no facilitará la venta de productos en lo que resta del año. Esta semana estarán reportando Citigroup, DW-40, JP Morgan Chase, Pepsi y Wells Fargo. A su vez, vimos coma la automotora Tesla, contra viento y marea, logró producir levemente por encima de 5,000 autos Modelo 3 durante la última semana de junio cumpliendo con lo objetivos que se había fijado, no obstante, e inmediatamente nacieron preocupaciones acerca de la seguridad de sus autos. Por su parte, Boeing, en una transacción cercana a US$4 mil millones llegó a un acuerdo de joint venture para tomar el control de la división comercial de aviones de la brasileña Embraer.  

Domingo, 01 Julio 2018 14:56

EL MERCADO ESTA SEMANA

El cierre del segundo trimestre fue levemente más confuso de lo que los agentes de mercado hubiesen querido no sólo porque la inflación subyacente estadounidense, medida por la lectura PCE, finalmente llegó a la meta de la Reserva Federal (FED) de 2% el mes anterior, sino que el gobierno estadounidense decidió finalmente incluir al sector tecnológico como parte de la guerra comercial que se viene forjando con China sin detallar una clara estrategia. A su vez, los resultados anuales de los tests de estrés que gestiona la banca estadounidense trajeron sorpresas inesperadas a medida que la estructura de tasas de interés en el país viene aplanándose de manera excepcional, con la tasa soberana a 10-años cerrando el trimestre en 2.85%, independiente de que el precio del petróleo se haya encumbrado hacia US$74.5 el barril rentando en la semana por encima de 7%, algo que debiese haberse reflejado en las expectativas de inflación, pero no ocurrió.

Fue así que el Dow cerró el primer semestre del año en 24,271 puntos acumulando una rentabilidad del orden de -1.8% mientras que el S&P retornó +1.7% alcanzando los 2,718 puntos. El gran ganador del segundo trimestre y por ende del primer semestre fue el Nasdaq, liderado por el sector tecnológico, alcanzando los 7,510 puntos acumulando un alza en lo que vamos del año del orden de 8.8%. Adicionalmente, vimos, una vez más, como las monedas emergentes de países como Argentina, Brasil, Chile, China, India, Indonesia y Sud África continuaron depreciándose frente al dólar de manera más aguda, algo que, junto con el repunte en el precio del petróleo, tendrá incidencias inflacionarias de segundo orden en la segunda mitad del año.

En este entorno, con un dólar más fortalecido a nivel mundial, vimos un ajuste promedio de        -4.0% en el mes de junio en los precios de los commodities agrícolas y metalúrgicos dejando al precio del oro cercano a US$1,255 la onza y el precio del cobre en US$2.96 la libra dado el encarecimiento relativo de dichos bienes debido al movimiento del dólar.

Entre medio las autoridades europeas tuvieron que zanjar diferencias migratorias sin que por ahora haya un acuerdo tácito en el tema de fondo a medida que Alemania, Francia e Italia buscan dar pasos en pos de una mayor consolidación económica, política y social frente a un tedioso proceso de divorcio con el Reino Unido.

En el frente corporativo, Amazon dejó al mundo farmacéutico estadounidense aturdido tras que anunciase la compra de la empresa de compra de prescripciones médicas online, Pillpack, en casi US$1 mil millones entrando formalmente en el creciente negocio del sector salud. Por su parte Nike reportó utilidades por acción mejores a la esperadas detallando que su negocio primario en Estados Unidos había tomado mayor velocidad permitiendo que el precio de su acción haya rentado del orden de 8.5%. Por su parte GE, quien dejó el índice Dow en la semana, señaló que había terminado su proceso de restructuración mientras que el CEO de Telsa, Elon Musk, señaló que su empresa habría cumplido con sus metas de producción para el Modelo 3 de 5 mil autos semanales, cifra que se publicará en las próximas horas. A su vez, Uber recuperaba su licencia operacional en Londres por un periodo probatorio de 15 meses a medida que van resolviendo aspectos regulatorios. Entre medio el Departamento de Justicia aprobó la compra de los activos de entretención de 21st Century Fox por parte de Disney en US$71 mil millones quedando aún una última ronda donde Comcast podría hacer una segunda contraoferta quedando la decisión final para el 27 de julio. A ello hay que sumarle que Harley Davidson formalmente señaló que estará trasladando producción fuera de Estados Unidos para amortiguar la imposición de tarifas por parte de la Euro Zona, generando un malestar total dentro de la administración Trump. Finalmente, en el frente político el Presidente Trump se estará reuniendo con el Premier ruso, Vladimir Putin, el próximo 16 de julio en Helsinki, Finlandia para abordar temas relacionados al Medio Oriente y la reciente evolución del precio del petróleo. Esta semana, a su vez, el siguiente viernes 6 de junio entran en vigencia los aranceles cruzados chino-estadounidenses que llevaron al Banco Central de China a reducir su tasa de encaje bancario permitiendo una mayor liquidez de casi US$100 mil millones a su sistema financiero a medida que el índice bursátil Shanghái index acumula una caída del orden de -20% desde principios de año.

Ya despejado de la palestra el magro crecimiento económico del primer trimestre del año, que fue de 2%, la mayoría de las cifras macroeconómicas que se publicaron la semana anterior dan fe de un robusto crecimiento económico durante el segundo trimestre del año. Por un lado, la confianza y el sentimiento del consumidor sólo se deterioraron marginalmente frente a las escaramuzas comerciales que ha gatillado Estados Unidos en el trimestre cerrando en 126.4 puntos (desde 128.8 puntos) y 98.2 puntos (desde 99.3 puntos), respectivamente. Los precios de los bienes inmuebles se siguen expandiendo saludablemente en torno a 6.6% mientras que las ordenes de bienes durables registraron una expansión de 9.9% año ratificando una mayor inversión empresarial en el primer semestre del año. Por su parte el ingreso personal se expandió 4% (desde 3.9%) mientras que el gasto personal lo hizo en 4.6% (sin cambio) dejando con ello que la tasa de ahorro nacional se haya corregido levemente al alza hacia 3.2%.

Por el lado inflacionario vimos como la lectura PCE cerró el mes en 2.3% (desde 2%) mientras que el dato subyacente, aquel que excluye los precios de los alimentos y energía, terminó el mes en 2% con ello acentuando aún más la decisión de la FED de aumentar su tasa de instancia monetaria dos veces más en lo que resta del año en 25 puntos base cada una para dejarla eventualmente en 2.5%. Aún así, y con el precio del petróleo encumbrado en US$74.5 el barril, la tasa soberana a 2-años terminó en 2.52%, la de 10-años en 2.85% y la de 30-años en 2.98% marcando diferenciales de tasa extremadamente bajos que no se han registrado en más de una década, augurando con ello preocupaciones acerca del dinamismo económico de mediano a largo plazo. Hay una sensación que la FED tendrá que sobre reaccionar en los próximos 12 a 18 meses para anclar las expectativas de inflación generando con ello una desaceleración macroeconómica que vendrá acompañada además de un deterioro adicional en el déficit fiscal del país. Con todo aquello vimos como la estimación de la FED de Atlanta, a través de su modelo GDP Now, para el segundo trimestre del año se corrigió hacia 3.8% (desde 4.5%) alineándose con las estimaciones de mercado.                

Por el lado bancario, aun cuando 34 de las 35 entidades fueron aprobadas por la FED para proceder con la devolución de liquidez a través de mayores dividendos y/o recompra de acciones propias a sus accionistas tanto Goldman Sachs como Morgan Stanley no pudieron aumentar sus programas más allá de lo previsto el año anterior simplemente porque ambas, en la primera fase de los resultados de los tests de estrés, registraron índices de capital secundarios demasiado bajos. La FED argumentó que parte del desajuste que habían registrado dichas entidades era transitorio y podría deberse a la reforma tributaria que obligó a varias de las bancas a registrar pérdidas contables en el primer trimestre del año. Una tercera institución, State Street, no gestionó bien su análisis de riesgo de contrapartes haciendo que tampoco pueda ampliar su programa en los próximos 12 meses. La única institución que fue prohibida de devolver dinero a través de dividendos y recompra de acciones fue la filial internacional de Deutsche Bank. Entre tanto Citi, JP Morgan Chase y Wells Fargo no sólo aumentaron sus dividendos, sino que expandieron la recompra de acciones promediando cada una de ellas casi US$20 mil millones en los próximos 12 meses.

En Europa, tras varias horas de negociaciones, los mandatarios de la Comunidad Europea lograron un acuerdo migratorio poniendo centros de recibimiento en Europa y el Norte de África para luego distribuir a las personas voluntariamente a los distintos países de la región. Alemania no logró acordar el problema de fondo que tiene que ver con la migración secundaria que le viene generando inestabilidad política interna a la premier Angela Merkel. No obstante, en Alemania sorpresivamente las ventas retail se contrajeron hacia -1.6% (desde 1%) mientras que la tasa de desempleo se mantuvo sin cambio alguno en 5.2%. A su vez, en Japón la tasa de desempleo cedió a su nivel más bajo desde 1992 cerrando en 2.2% (desde 2.5%) acompañado de un repunte en la producción industrial de 4.2% (desde 2.6%).

En el frente emergente la paridad cambiaria argentina se encumbró hacia casi AR$29 por dólar mientras que el real brasileño se depreció casi 2.5% en la semana alcanzando el umbral de BR$3.88. Entre tanto, en la semana la Rupia india alcanzó su mayor nivel en el año cerrando cercana a INR$68.5 mientras que el Banco Central de Indonesia optó por subir su tasa de instancia monetaria en 50 puntos base hacia 5.25% buscando atenuar la depreciación de su moneda. Finalmente, el rand sudafricano se encumbró hacia ZAR$14 mostrando un movimiento más agudo que en meses anteriores.  

Esta primera semana del tercer trimestre del año vendrá acompañada de bajos volúmenes transaccionales dado el feriado estadounidense este siguiente miércoles 4 de julio. Entre medio se publicarán los datos de actividad compuesta a nivel mundial del mes de junio. En aquel frente ya se conocieron los datos oficiales de actividad PMI de China con el de manufactura cifrando 51.5 puntos (desde 51.9 puntos) mientras que el de servicios mejoró marginalmente hacia 55 puntos (desde 54.9 puntos). En Estados Unidos, además, se publicarán las ventas automotrices y los datos de empleo ADP y oficiales del mes de junio. Por ahora se estima que el dato ADP cifrará 188 mil nuevos empleos en junio seguido cercanamente por el dato oficial en 190 mil. Se estima que la tasa de desempleo se mantendrá en 3.8% y la inflación salarial subirá marginalmente hacia 2.8%. En este mismo contexto la FED estará publicando las actas de su última reunión de política monetaria donde seguramente buscará anclar las expectativas de inflación con mayores presiones inflacionarias mandantes del precio del crudo. En Europa se conocerá la tasa de desempleo y las ventas retail mientras que en Japón se publicará, en un par de horas más, la lectura Tankan. Finalmente, en México hoy por la tarde se espera una victoria presidencial por parte Andrés Manual López Obrador fijando un nuevo rumbo para la economía mexicana en los meses siguientes. Finalmente, el próximo 6 de julio empezará la guerra comercial sino-estadounidense cobrando victimas de toda índole, incluyendo al empresariado estadounidense.   

 

Miércoles, 27 Junio 2018 10:26

Sin Fin ni Fronteras

A medida que nos vamos acercando al cierre del segundo trimestre del año, los agentes de inversión se encuentran reconfigurando sus porfolios de inversión enfocándose en los recientes confusos anuncios comerciales que han expresado distintas autoridades de la administración Trump con relación a China y la Euro Zona a medida que los tonos de una escalada guerra comercial van aumentando en todos los frentes.

El martes, el Presidente Trump argumentó que su gobierno utilizaría los mecanismos existentes, a través del Comité de Inversiones de Estados Unidos (CFIUS), para evitar la compra de empresas tecnológicas estadounidenses por empresas chinas, con ello desdiciendo no sólo al Secretario de la Tesorería, Steven Mnuchin, sino que a su principal asesore comercial, Peter Navarro, mientras que el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, brilla por su ausencia en toda esta discusión. Entre tanto Trump utilizó su cuenta Twitter para amenazar a Harley Davidson con una serie de impuestos declarando el “inicio del fin” para la empresa si es que opta formalmente por transferir capacidad productiva al extranjero dada la imposición tarifaria de la Euro Zona a sus productos. Por ende, ahora no sólo abriéndose flancos comerciales externos que incluyen: 1) Tarifas al acero y aluminio; 2) Tarifas a los productos chinos del orden de US$50 mil millones; 3) Una segunda y tercera ronda de tarifas a China por US$400 millones adicionales; 4) Tarifas a los automóviles importados, principalmente de la Euro Zona; y 5) Posibles contra imposiciones para evitar la reasignación productiva dando pasos, a partir del mes de julio con fecha de inicio, pero sin fin ni fronteras en el horizonte.

Esta falta de claridad estratégica comercial ha llevado a que los inversionistas institucionales gradualmente hayan retirado sus fondos del emergente mercado chino generando una caída de éste que excede el -20% desde principios de año, ello porque la segunda derivada de la guerra comercial vendrá por posibles controles de capital, algo que por ahora no se ha mencionado, pero que entre las amenazas cruzadas que se vienen realizando no debemos descartar.

En este entorno comercial más confuso la confianza del consumidor estadounidense en el mes de junio cedió hacia 126.4 puntos (desde 128.8 puntos) mientras que los precios de los bienes inmuebles medidos por el índice Case & Shiller continúan expandiéndose de manera robusta en 6.6% (desde 6.7%). En las próximas horas se publicará el dato de bienes durables quedando para mañana la lectura final del crecimiento económico del primer trimestre (estimado en 2.2%) y el ingreso y gasto personal para el viernes. Con los datos que se tiene hasta la fecha la Reserva Federal (FED) de Atlanta estima que el crecimiento del segundo trimestre del año será del orden de 4.7% liderado por un repunte en la demanda interna.

Por su parte en la Euro Zona los indicadores de liquidez y otorgamiento de créditos se expandieron a pesar del reciente anuncio por parte del Banco Central Europeo de reducir su programa de liquidez en la recta final del año. En este contexto la base monetaria M3 se expandió 4% (desde 3.8%) mientras que el otorgamiento de crédito al sector privado fue 3.3% (desde 3%) mientras que el crédito a empresas no financieras cerró el mes en 3.6% (desde 3.3%). Ello en un contexto donde mañana y el viernes los principales lideres de la Comunidad Europea estarán discutiendo no sólo temas relacionados con Grecia y el Brexit sino que Angela Merkel, la Premier alemana, tiene que encontrar apoyo con sus pares en el tema migratorio dado el revoltijo interno que se la presentado para gobernar.

El pasado domingo el nuevo gobierno italiano decidió no apoyar la iniciativa alemana con ello generando un nuevo conflicto política regional. En el Reino Unido el precio de los bienes inmuebles se desaceleró hacia 2% (desde 2.4%) en un entorno donde fueron varias las empresas que en horas recientes anunciaron su partida de Londres hacia la Euro Zona incluyendo a Bank of America que estará moviendo a sus equipos Dublín y Paris.

Entre tanto, en China los ingresos industriales del mes anterior se aceleraron hacia 16.5% (desde 15%) a medida que el yuan continúa depreciándose gradualmente frente al dólar reflejando a su vez la salida de capitales extranjeros de dicha economía. En la región, ayer el Banco Central de Argentina argumentó que mantendrá su tasa en 40% adoptando medidas contra cíclicas fijando la meta de inflación en 17% para finales del año 2019. Además, las autoridades monetarias señalaron que habrá otra serie de anuncios monetarios antes del próximo 10 de julio siguiendo los instructivos del FMI para el posterior desembolso de fondos.

Por su parte, en Brasil el sentimiento del consumidor sufrió un traspié hacia 82.1 puntos producto del complicado mes que tuvo el gobierno. En México, entre tanto, donde la tasa de desempleo cedió a su nivel más bajo en casi una década hacia 3.2% (desde 3.4%) todos quedarán expectantes a las elecciones presidenciales que se llevarán el domingo 1 de julio. En el frente empresarial, mañana por la tarde la FED estará publicando los resultados de la segunda etapa de los tests de estrés bancarios y Nike dará el puntapié inicial a la temporada de resultados trimestrales. Por su parte, ayer GE anunció que estará poniendo a la venta no sólo su división de salud (healthcare) sino que venderá gradualmente la participación que tiene en Baker Hughes, con ello dando por finalizado el proceso de reestructuración anunciado hace un par de meses atrás. A su vez, Uber recibió una licencia provisoria para operar en la ciudad de Londres durante los próximos 15 meses quedando en fase probatoria para dar cumplimiento a las exigencias regulatorias. 

Finalmente, ayer vimos un repunte extraordinario en el precio del petróleo luego de que el gobierno estadounidense anunciara la imposición de sanciones (económicas y comerciales) a todos aquellos países que sigan comprando petróleo de Irán pasado el siguiente 4 de noviembre, fecha que además coincide con las elecciones congresistas en Estados Unidos. Ello llevó al precio hacia US$70.5 el barril en un contexto donde el gobierno estadounidense estaba buscando que éste vaya a la baja con mayor producción de la OPEP y Rusia. Ya veremos como reacciona Trump ante esta alza súbita en el precio del crudo que suma 10% en dos semanas.

 

 

Domingo, 24 Junio 2018 17:30

Turbulento Segundo Semestre

En el transcurso de las próximas sesiones los agentes de inversión estarán delineando sus estrategias de inversión para el segundo semestre del año en función del cambiante escenario cambiario, comercial, económico, empresarial, monetario y político que se ha gestado en semanas recientes el cual seguramente vendrá acompañado de un mayor grado de volatilidad bursátil a aquel registrado en semanas recientes. Lo que sabemos a este punto es que los principales índices accionarios estadounidenses siguen buscando un equilibrio de corto plazo moviéndose en determinados rangos técnicos, con una baja volatilidad, esperando a los resultados empresariales que formalmente empezarán esta semana con la publicación del gigante Nike quien nos estará dando un pincelazo del comportamiento de la demanda mundial en este entorno jadeante. Por ahora el Dow sigue pivoteando en torno a 25,000 puntos (actualmente en 24,581 puntos), el S&P 500 ha encontrado sustento en 2,750 puntos (actualmente en 2,755 puntos) y el Nasdaq, que volvió a marcar otro record histórico en la semana de 7,782 puntos, liderado por el imparable sector tecnológico, cerró la sesión en 7,693 puntos con el índice de volatilidad (VIX) trepando hacia 13.8 puntos, aún muy por debajo de los 19.5 puntos que ha promediado la última década. Entre tanto la estructura de tasas continúa aplanándose con la tasa soberana a 1-mes en 1,83%, la de dos años encumbrada en 2.56% pasando por la de 10-años en 2.9% y la de 30-años en 3.04% ratificando con ello que la Tesorería está financiando el creciente déficit fiscal con instrumentos de corto plazo dada la demanda por instrumentos de corto plazo en un entorno donde las tasas van al alza. A su vez, cabe destacar que la tasa soberana a 10 años se encuentra altamente correlacionada con el comportamiento del precio del petróleo, el cual sorpresivamente repuntó hacia US$69.30 el barril, rentando en la semana 7.6%, a pesar del aumento de producción aprobado por la OPEP junto con Rusia y otros socios petroleros en un millón de barriles por día para atenuar, justamente el repunte en el precio del petróleo en semanas recientes pudiendo aquello incidir sobre el crecimiento mundial. Ello en un contexto donde Irán y Venezuela, ambos pertenecientes, a la OPEP, mostraron su molestia ante el acuerdo alcanzando, y que empezará a regir a partir del segundo semestre, el cual podría desinflar el precio del petróleo hacia niveles más cercanos a US$60 el barril, dejando con ello no sólo contentos a Arabia Saudita y Rusia sino que a los productores de petróleo shale oil en Estados Unidos. Por su parte a medida que el dólar continúa apreciándose en relación a las paridades cambiarias emergentes el precio del cobre se desinfló rápidamente hacia US$3.05 la libra devolviendo prácticamente todo lo ganado en días recientes reflejando el mayor costo relativo de dicho commodity. Finalmente, en el ámbito comercial, Estados Unidos y China, quienes han fijado el inicio de la guerra comercial para el siguiente 6 de julio, con imposiciones tarifarias cruzadas de 25% para montos de US$50 mil millones, continuaron haciendo declaraciones hostiles a través de los medios de prensa llevando a que la administración Trump formalizase el análisis tarifario para imponer tarifas de 10% a otros US$400 mil millones de productos chinos en el segundo semestre del año y la inminente imposición arancelaria a automóviles europeos, a medida que la escalada comercial también se intensifica con la Euro Zona. En el frente empresarial, Disney aumentó su oferta por los activos de entretención de 21st Century Fox superando en 10% a aquella gestionado por Comcast la semana antepasada, llevando el precio hacia US$71,300 millones desde US$65 mil millones. A su vez, se determinó un cambio en el índice Dow sacando a GE siendo reemplazada por Walgreens Boots Alliance. Entre tanto empresas como Fedex, Darden y otros registraron resultados trimestrales mejores a los esperados a medida que Starbucks anunciaba un menor crecimiento en lo que resta del año cerrando 150 locaciones en Estados Unidos producto de la saturación de la industria cafetera en el país. Finalmente, por el lado emergente, las autoridades del Banco Central de Brasil optaron por dejar su tasa de interés intacta en 6.5%, las autoridades mexicanas optaron sorprendentemente por subir su tasa a 7.75% (- 25 puntos base), quedando a la espera el siguiente 1 de julio a los comicios presidenciales y Argentina recibió aprobación por parte del FMI para el desembolso inmediato de US$15 mil millones permitiendo mayor calma cambiaria entrando al fin de semana. 

Habiendo denotado aquello a continuación enumeraremos los factores que estimamos generarán un mayor grado de volatilidad bursátil en el segundo semestre del año: 1) Durante el segundo semestre del año la política monetaria de los países desarrollados vendrá acompañada de mayores tasas de interés y menor liquidez tras que así no sólo lo dictaminasen los bancos centrales de Estados Unidos y Europa sino que en la semana los votos dentro del Banco Central de Inglaterra, a favor de un alza en su tasa de instancia monetaria, aumentaron poniendo con ello mayor presión a que dicha entidad dictamine un alza en el segundo semestre. 2) Daría la impresión que los resultados trimestrales de las empresas estadounidenses habrían eclipsado en el primer trimestre del año estimándose una desaceleración gradual de éstos en los trimestres que vienen. Por ahora se estima un crecimiento en ventas de 8.7% y de utilidades del 19% para este segundo trimestre del año. Evidentemente, la apreciación del dólar, el aumento en los precios del petróleo, la mayor inflación salarial y el aumento en las tasas de interés contrarrestarán el impacto de la rebaja impositiva dictaminada a finales del año anterior. 3) El progresivo aumento en el déficit fiscal tendrá una incidencia mayor sobre la estructura de tasas corta acompañada de un aumento en la oferta por parte de la Reserva Federal a medida que ésta va reduciendo su balance. Por ahora el crecimiento económico previsto no estará generando mayores ingresos para compensar la menor recaudación tributaria ni el aumento en el gasto fiscal. 4) La creciente guerra comercial podría tomar rumbos inesperados en esta segunda mitad del año en particular si es que Estados Unidos traspasa sus intenciones a tarifas concretas con y hacia el resto del mundo. 5) En Estados Unidos tendremos elecciones el próximo noviembre donde las nefastas campañas políticas se dejarán sentir a la espera de determinar si es que el Congreso termina en manos de la oposición demócrata o Trump tiene mayoría en ambas cámaras en lo que resta de su primer mandato presidencial. 6) Frágiles gobiernos europeos que podrían gatillar una crisis soberana en cualquier momento. Entre ellos se encuentran los de Alemania, España e Italia en un entorno donde Alemania y Francia decidieron dar un paso más en la integración europea fijando presupuestos fiscales comunes a partir del año 2021, tema que será discutido en la reunión de los países de la Comunidad Europea el siguiente 28 y 29 de junio. En aquella instancia se aprobará el término del apoyo fiscal a Grecia tras que se le diese un respiro fiscal a dicho país en días recientes. Finalmente, 7) Es muy probable que las crisis cambiarias de Argentina, Brasil y Turquía se vayan traspasando a otras economías emergentes en el segundo trimestre pasando por Polonia, Sud Africa y posiblemente México que no sólo tendrá cambio de gobierno sino que el acuerdo del TLCAN se ve cada vez más lejano y la crisis migratoria va tomando tracción.

En Estados Unidos debemos destacar  no sólo el repunte económico, liderado por una lectura preliminar del PMI compuesto del mes de junio en 56 puntos (desde 55.7 puntos), ratificando el mayor dinamismo económico, sin que los buenos resultados que exhibieron las principales instituciones financieras estadounidenses a través de sus exámenes de estrés publicados en la semana quedando la segunda mitad de sus resultados para la semana entrante donde la Reserva Federal aprobará los programas de dividendos y recompra de acciones de cada una de estas 35 instituciones. Aún cabe destacar que bajo el escenario macroeconómico estresado presentado por la FED tanto Goldman Sachs como Morgan Stanley presentaron diferencias en el cálculo de uno de los indicadores de endeudamiento suplementarios acercándose con demasía al rango inferior establecido por el instituto emisor. Algo que obligó a Goldman Sachs a emitir un comunicado señalando que su matemática interna mostraba una divergencia con aquel utilizada por la FED tratando con ello de atenuar algún escepticismo que se podría haber generado.  

En la Euro Zona, a parte del acuerdo tácito alcanzando por Alemania y Francia para una integración regional más robusta, la lectura PMI compuesta, aquella que incluye los sectores de manufactura y servicios, repuntó hacia 54.8 puntos (desde 54.1 puntos) liderada netamente por el sector servicios registrando una lectura de 55 puntos (desde 53.9 puntos) a pesar de que el dato de manufactura de desaceleró hacia 55 puntos (desde 55.5 puntos). A su vez, los ministros de finanzas de la Euro Zona alcanzaron un acuerdo para posponer la deuda fiscal de Grecia en 10 años fijándose el primer pago de los casi €100 mil millones hacia el año 2033 y además, antes del 20 de agosto, desembolsar los últimos €15 mil millones del rescate financiero del país sellando con ello la intervención en Grecia y dando por finalizado el proceso de rescate.  

En Japón, la lectura de inflación general aumentó marginalmente hacia 0.7% (desde 0.6%), aquella que excluye los alimentos se mantuvo por segundo mes consecutivo en 0.7% y la subyacente, aquella que excluye los alimentos y energía, cedió marginalmente hacia 0.3% (desde 0.4%) mientras que el dato de manufactura preliminar PMI de junio subió hacia 53.1 puntos (desde 52.8 puntos).

En China, a medida que se intensifica la guerra comercial con Estados Unidos, el principal índice bursátil chino, Shanghai, cedió -4.4% en la semana situándose por debajo del umbral de 3,000 puntos, dada la toma de utilidades por parte de inversionistas institucionales. Para evitar un proceso de iliquidez ante esta toma de utilidades el Banco Central de China, hace sólo un par de horas atrás, anunció el acceso de US$100 mil millones reduciendo las reservas bancarias en 50 puntos base hacia 15.5% a partir del 5 de julio, un día antes de que entren en vigencia las tarifas cruzadas con Estados Unidos.

Domingo, 17 Junio 2018 16:38

EL MERCADO ESTA SEMANA

Independiente del cambiante escenario monetario de los países desarrollados, del voluble bosquejo del sector telecomunicaciones en Estados Unidos, del convulsionado mercado cambiario en la región latinoamericana, el sosegado encuentro político estadounidense – norcoreano y el inicio formal de una guerra comercial chino-estadounidense, todo aquello ocurrido en los últimos días, los principales índices accionarios estadounidenses mantuvieron pivotes técnicos de corto plazo con el Dow sustentando los 25,000 puntos, el S&P 500 orbitando alrededor de 2,775 puntos y el Nasdaq alcanzando su máximo histórico de 7,761 puntos para ceder marginalmente hacia el cierre de la semana hacia 7,746 puntos fijando el pivote en torno a 7,750 puntos en un entorno donde el índice de volatilidad cerró la semana falsamente por debajo de 12 puntos como si nada hubiese cambiado en el escenario base con el cual venía operando el mercado y el inicio del segundo semestre fuese similar a aquel registrado en semanas anteriores.

Sin embargo, esta transición semestral pudo verse netamente afectada en las últimas horas producto del “quadruple witching”, fecha en que expiran los futuros y opciones de toda índole bursátil durante el tercer viernes del último mes de cada trimestre, evento ocurrido el pasado viernes 15 de junio. Puede que ahora, quedando prácticamente dos semanas más para el cierre del segundo trimestre, el mercado bursátil vaya asimilando que la Reserva Federal empezará un ciclo de alzas de tasa más agresivo, el Banco Central Europeo vaya gradualmente poniendo fin a su programa de liquidez extraordinario, las autoridades japonesas vayan ajustando su programa monetario y el cuadrilátero comercial entre Estados Unidos con Canadá, China, Euro Zona y México terminará generando daño dada la incertidumbre que gatillará en los sectores exportadores y de manufactura a nivel mundial.

En este mismo entorno vimos como la tasa soberana a 10 años punta a punta mostró poco cambio cerrando en 2.92% mientras que el precio del petróleo se desajustó -1.8% hacia US$64.4 el barril quedando a la espera del conjunto de reuniones que se llevarán a cabo en los próximos días en antelación al anuncio que realizarán los países de la OPEP junto con Rusia donde se estima que éstos acordaran aumentar la producción en 500 millones de barriles por día (MMbd) manteniendo, por ende aún la restricción de producción en 1.3 MMbd, entrando al segundo semestre del año, con el afán de dejar al precio del crudo levemente por encima de US$60 el barril en la segunda mitad del año después de que este promediase US$65 el barril registrando un aumento del 30% en relación al precio promedio registrado durante el primer semestre del año anterior.

Por el frente empresarial tras que la justicia federal aprobase la mega fusión entre AT&T y Time Warner el pasado martes 12 de junio sin restricción de venta de activos alguna, AT&T pagó los US$85 mil millones en un santiamén, cerró la transacción y el pasado viernes tomó control cambiándole el nombre a WarnerMedia y reemplazando al saliente CEO de ésta última, sin dejar espacio para litigios adicionales por parte del Departamento de Justicia, quien enredó la transacción clamando que la fusión limitaría la competencia en contra de los usuarios. Inmediatamente, Comcast gestionó una oferta en efectivo de US$65 mil millones por los activos de entretención de 21st Century Fox, pagando un premio del orden de 19%, por encima de los US$52 mil millones que había ofertado Disney a finales del año anterior pagando la compra con acciones propias. Esta semana veremos si es que Disney opta por dejar de lado la compra o genera una escalada alcista en el precio de los activos de la industria la cual estará gatillando una serie de adquisiciones y fusiones en el cambiante entorno que se viene gestando.

Por otra parte, tras que el pasado viernes Estados Unidos anunciase la imposición tarifaria a US$50 mil millones (en dos fases partiendo con aranceles de 25% a 818 productos chinos, por un valor de US$34 mil millones a partir del próximo 6 de julio, y otros 284 productos por un monto adicional de US$16 mil millones que aún quedarán pendientes de análisis), el gobierno chino inmediatamente anunció una lista de 545 productos estadounidense, por un valor de US$34 mil millones, que estarán sujetos a los mismos aranceles entrando al segundo semestre del año (6 de julio) y otro centenar de productos por US$16 mil millones quedando a la espera de la decisión estratégica que seguirá la administración Trump sin que ninguna de las partes haya optado por fijar reuniones bilaterales para desescalar las tensiones comerciales. Además, la semana que viene se suma la represalia tarifaria que impondrán Canadá y la Euro Zona en función de las tarifas al acero y aluminio introducidas por el gobierno estadounidense hace sólo un par de semanas atrás.

A su vez, ya en el olvido parecería haber quedado la reunión entre los mandatarios de Estados Unidos, Donlad Trump, y Corea del Norte, Kim Yong-un, quienes acordaron un proceso de pacificación y desnuclearización en la península coreana, marcado un evento histórico para ambos países y la región. Finalmente, no podemos dejar de mencionar el brusco movimiento que registró la paridad cambiaria argentina desembocando una crisis política que obligó al gobierno a asignar un cambio en la presidencia del Banco Central de Argentina mientras que en Brasil las autoridades tuvieron que intervenir bruscamente para evitar otro proceso de depreciación del real frente al dólar a aquel ocurrido hace sólo una semana atrás. Entre medio otros bancos centrales como los de China y Rusia optaron por mantener sus programas monetarios intactos en un entorno donde el escenario base incluye una depreciación de sus paridades cambiarias a medida que Estados Unidos continúa con el ciclo de alzas de tasas.

En el frente monetario desarrollado, fue la Reserva Federal (FED) quien dio el puntapie inicial por parte de los países desarrollados formalizando la segunda alza de 25 puntos base en el año, dejando la tasa de instancia monetaria en 2%, para luego delinear dos alzas más en lo que resta del año de igual magnitud (septiembre y diciembre) cerrando el 2018 en 2.5%. A su vez, el instituto emisor, anunció por lo menos tres alzas adicionales (de igual magnitud) en el 2019 y una para el 2020 en un entorno donde la economía se expande 2.8% (2018), 2.4% (2019) y 2% (2020) los años que vienen bajo el entendimiento que la tasa de desempleo se mantiene estructuralmente baja en torno a 3.5% y la inflación simétricamente anclada cercana a 2% durante el periodo antes mencionado. Además, el comunicado fue reducido en tamaño drásticamente y la FED anunció que a partir del 2019 el Presidente, Jerome Powell, intervendrá verbalmente tras cada reunión de política monetaria por ende ocho veces en vez de cuatro como lo venían haciendo sus antecesores.

En el frente europeo el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, anunció que el programa de liquidez tendrá fin de manera escalonada en el segundo semestre del año manteniéndose las compras mensuales de €30 mil millones hasta septiembre para reducirse hacia €15 mil millones mensuales durante el cuarto trimestre del año y sin más compras adicionales de bonos el año que viene. Además, el BCE anunció que la tasa se mantendrá en cero hasta por lo menos mediados del año 2019 siempre y cuando las macroeconómicas cifras los justifiquen. Por su parte las autoridades monetarias de Japón optaron por no realizar cambios en su programa monetario dejando su tasa en -10 puntos base, la tasa a 10 años anclada en cero y la expansión monetaria en ¥80 billones (US$725 mil millones) anuales. Sin embargo, puede que, en la segunda mitad del año, la política de mantener la tasa a 10 años anclada sufra modificaciones ante la mayor actividad económica que viene registrando el país, algo que eventualmente tendrá una incidencia sobre el programa de liquidez japonés, en línea con el dictamen de la FED y el BCE.

Entre medio de este cambiante entorno monetario las autoridades monetarias chinas optaron por dejar su tasa de instancia en 4.35%, a pesar de que el mercado bursátil chino se ha desajustado -15% desde principios de año y los indicadores de actividad muestran una gradual desaceleración económica, mientras que el Banco Central de Rusia mantuvo su tasa en 7.25% señalando que la inflación podría subir transitoriamente por encima de 4% entrando al 2019, esperando tal vez un desenlace cambiario más pronunciado en la segunda mitad del año.

En el hemisferio sudamericano el pasado jueves vimos como el real brasileño se depreció abruptamente hacia BR$3.81 para terminar la semana en BR$3.73, más en línea con el techo cambiario implícito que fijaron las autoridades monetarias brasileñas para mantener su paridad anclada cercana a BR$3.70 anunciado que el programa de intervención cambiario se prolongará por otra semana más. El Banco Central de Brasil tendrá que dar explicaciones esta semana que viene ya que sostendrá su reunión mensual de política monetaria. Entre tanto, tras que el Banco Central de Argentina (BCRA) mantuviese se tasa de instancia en 40% el pasado martes, la depreciación del peso argentino fue aún más dramática permitiendo que esta sobre pasase AR$28 siendo que la meta cambiaria había sido fijada en AR$25. En lo que vamos del año el peso argentino se ha depreciado 51% y sólo en la semana se depreció casi otro 11%, a pesar de la aprobación del FMI a una línea de crédito de US$50 mil millones donde ésta habría exigido la flotación cambiaria argentina. Entre medio de esta crisis cambiaria fulminante el Presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, presentó su renuncia siendo reemplazado inmediatamente por Luis Caputo quien estaba a cargo del Ministerio de Finanzas. A este punto, y como suele ocurrir en este tipo de crisis, daría la impresión que la terapia de shock económico vía la paridad cambiaria desembocará en un proceso de inflación más agudo y una contracción económica nuevamente a medida que el FMI entrega liquidez (US$15 mil millones) para evitar otro salto discrecional en el peso argentino.     

La semana siguiente el foco estará puesto en la reunión de la OPEP y Rusia junto con la decisión de política monetaria que estará ejerciendo el Banco Central de Inglaterra en un entorno donde las presiones inflacionarias van tomando tracción lideradas por el repunte en el precio del petróleo. La reunión de los países productores de petróleo OPEP, que se llevará a cabo en Viena el siguiente viernes 22 de junio, será antecedida el 21 de junio, por una reunión formal entre el Presidente ruso, Vladimir Putin, y el Príncipe de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, donde se estima que podrían acordar aumentar la producción en 500 mil barriles por día para atenuar la menor oferta durante el segundo semestre del año proveniente de Venezuela e Irán. En el frente macroeconómico estadounidense habrá datos relacionados al sector inmobiliario y una serie de empresas incluyendo a Fedex, Darden y Korger que estarán reportando sus resultados trimestrales. En Japón se publicarán los datos de inflación y hacia el cierre de la semana se estarán publicando las lecturas iniciales mundiales de manufactura PMI del mes en curso.
 
 

Miércoles, 13 Junio 2018 11:02

Disparidad Inflacionaria

A pesar del ajetreado entorno político que ha regido en las últimas horas, tras que los lideres de Estados Unidos, Donald Trump, y Corea del Norte, Kim Yong-un, firmasen un acuerdo histórico en pos de una paz duradera en al península coreana y un esperado proceso de desnuclearización del país asiático, los índices accionarios estadounidenses han registrado muy poco movimiento quedando no sólo a la espera de las reuniones de política monetaria que regirán en las próximas horas sino que también a la decisión acerca de la fusión entre AT&T y Time Warner que fue finalmente aprobada ayer, tras el cierre de mercado, por US$85 mil millones sin condiciones por las corte de justicia estadounidenses fijando un precedente para la consolidación de las empresas de telecomunicaciones y medios en lo que resta del año. Fue así como el Dow se ha mantenido en torno a 25,321 puntos, el S&P 500 girando en torno 2,787 puntos mientras que el Nasdaq flotó una vez más hacia su máximo histórico de 7,704 puntos liderado por el sector tecnología. En este entorno el índice de volatilidad (VIX) se ha mantenido cercano 12.4 puntos mientras que la tasa soberana a 10 años ha pivoteado en torno a 2.96% quedando a la espera de la decisión de la Reserva Federal (FED) el miércoles a media tarde para luego dar curso a la intervención formal por parte de su Presidente, Jerome Powell, en un entorno donde las cifras de inflación general y subyacente treparon hacia 2.8% (desde 2.5%) y 2.2% (desde 2.1%), respectivamente. A su vez, los agentes de mercado quedarán expectantes a las decisiones de los bancos centrales de la Euro Zona y Japón que se llevarán a cabo el jueves donde no se espera cambios relevantes. En el frente emergente, el Banco Central de Argentina no sólo mantuvo su tasa de instancia en 40% el día de ayer, sino que optó una vez por intervenir su paridad cambiaria en pos de anclarla cercana AR$25 después de que ésta se encumbrase por encima AR$26 (actualmente en AR$25.75). Por su parte en China el otorgamiento de nuevos créditos se expandió 12.6% (desde 12.7%) quedando esta noche a la espera de los indicadores de actividad económica del mes anterior esperando un crecimiento en ventas retail de 9.5% y una expansión en la producción industrial de 6.8%. En India la producción industrial se expandió del orden de 4.9% (desde 4.4%) mientras que el dato de inflación lo hizo en 4.9% (desde 4.6%). En México anoche, durante largas horas, pudimos escuchar los últimos planteamientos de los candidatos presidenciales siendo el último debate televisivo quedando ahora a la espera de los comicios el próximo 1 de julio donde Andrés Manuel López Obrador (AMLO) lleva una amplia delantera electoral. Finalmente, por el lado corporativo en Europa se realizó la colocación primaria de la empresa de sistemas de pago Ayden alcanzando una valorización de US$14 mil millones, excediendo con creces la demanda del papel.    

Habiendo denotado aquello, lo que si llama la atención entrando al mes de junio es el dispar comportamiento inflacionario que se viene registrando a nivel mundial con algunos países registrando el aumento en el precio del petróleo, actualmente en US$66 el barril, mientras que otros reflejando la reciente y abrupta depreciación de sus paridades cambiaras. Aún así, por ahora, parecería que hay grados monetarios de latitud sin que muchos tengan que adoptar medidas en pos de anclar sus expectativas de inflación, sin embargo, algunos de los bancos centrales están siendo más cautos al momento de anunciar nuevas medidas.

Por ejemplo, en Estados Unidos la inflación de mayo subió hacia 2.8% (desde 2.5%) y la inflación subyacente, aquella que excluye los precios de los alimentos y energía, lo hizo marginalmente hacia 2.2% (desde 2.1%). Este repunte se traducirá en que el miércoles la FED no sólo subirá su tasa de instancia monetaria hacia 2%, en 25 puntos base, sino que delineará más alzas en lo que resta del año a través de sus estimaciones macroeconómicas.

Entre medio en la Euro Zona la inflación del mes anterior trepó rápidamente impulsada por los precios energéticos hacia 1.9% (desde 1.2%) mientras que el dato subyacente lo hizo hacia 1.1% (desde 0.7%). Aún bajo este escenario, con mayores presiones inflacionarias, es poco probable que el jueves el Banco Central Europeo adopte un recorte en su programa de liquidez, en particular por el riesgo que conlleva un posible desanclaje en las tasas soberanas periféricas y la desaceleración macroeconómica regional registrada en semanas recientes. Entre tanto en el Reino Unido la lectura inflacionaria se mantuvo en 2.4% sin cambio alguno, no obstante, la inflación al productor de entrada fue de 9.2% (desde 5.3%) mientras que la de salida fue de 2.9% (desde 2.7%), revirtiendo tendencia pudiendo dividir al consejo monetaria de dicho país el próximo jueves 21 de junio.   

Por ahora la única excepción a la regla, es Japón donde la situación es más frágil no sólo porque la economía se contrajo en el primer trimestre del año (-0.6%) sino que los datos de inflación dejaron mucho que desear el mes anterior. El dato de inflación general cerró el mes en 0.6% (desde 1.1%), la inflación que excluye alimentos cedió hacia 0.7% (desde 0.9%) mientras que el dato subyacente cedió hacia 0.4% (desde 0.5%), todas cifras muy por debajo de 2% que tienen como objetivo las autoridades monetarias de Japón (BOJ).

Finalmente, en China la inflación del mes anterior se mantuvo en 1.8% por segundo mes consecutivo, sin embargo, la inflación al productor trepó hacia 4.1% (desde 3.4%) cambiando el direccionamiento que venía registrando en meses anteriores. Entre tanto la dinámica inflacionaria en India fue al alza tras que la cifra del mes cerrase en 4.87% (desde 4.58%) ratificando con ello la reciente alza en su tasa de instancia hacia 6.25%.

Domingo, 10 Junio 2018 16:31

EL MERCADO ESTA SEMANA

El apetito bursátil registrado hace un par de semanas atrás, por renta variable estadounidense, continuó ejerciendo presión alcista en los índices accionarios locales permitiendo que éstos sobrepasasen umbrales técnicos de mediano plazo en la semana en desmedro del resto de los mercados mundiales a medida que las cifras macroeconómicas estadounidenses ratificaban un mayor dinamismo económico quedando todos a la espera de la bullida intervención política del Presidente Trump con sus colegas del G7 en Quebec, Canadá que por lo demás terminó como era de esperar, con una sobrerreacción presidencial excusándose del comunicado conjunto que debían emitir todos los países el pasado sábado mientras que Trump se dirigía a Singapur para sostener la tan ansiada cumbre política con el Premier norcoreano Kim Jong-Un, el martes 12 de junio que viene.

Fue en este entorno que los índices accionarios estadounidenses promediaron retornos del orden de +1.9% en la semana acumulando en lo que vamos del mes de junio alzas promedio de +3% a medida que el índice de volatilidad bursátil (VIX) cedía hacia 12.2 puntos ratificando el menor nerviosismo que se viene plasmando localmente. Entre tanto la tasa soberana a 10 años registró movimientos casi sincronizados con el precio del petróleo cerrando la semana en 2.95%, ello porque a medida que el precio del petróleo cedía las expectativas de inflación también se ajustaban a la baja. En este contexto vimos como el precio del petróleo cedió hasta casi US$64 el barril para cerrar la semana en US$65.50 quedando a la espera a la reunión semestral que sostendrán los miembros de la OPEP junto con Rusia el próximo 22 de junio donde se espera que éstos decidan aumentar la producción mundial después de haberla restringido del orden de 1.8 millones de barriles por día desde principios del año 2017.

A su vez, vimos como el precio del cobre repuntó +6.8% en la semana cerrando en US$3.30 la libra frente a una posible huelga del mayor productor de cobre en el mundo y cierre de cupríferas en India. Finalmente, aun cuando el dólar mostró poca volatilidad en relación al euro y yen, las monedas emergentes vienen reaccionando frente a un profundo remolino inadvertido que se viene fraguando y generará un desmán eventualmente, tema que abordaremos en mayor detalle a continuación. Fue así que la paridad euro-dólar cerró la sesión levemente por debajo de €1.18 mientras que la relación dólar-yen lo hizo en ¥109.5. Sin embargo, el mercado cambiario emergente registró movimientos bruscos que llevaron a acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) (Argentina), intervenciones verbales y formales por parte de distintas autoridades monetarias (Brasil) y alzas adicionales en las tasas de instancia monetaria (India y Turquía), todo con el afán de detener las depreciaciones de sus monedas. Esta semana fue el turno de Brasil donde el real en cuestión de días se encumbró hacia BR$3.94 desde los BR$3.72 registrado a finales del mes de mayo para luego el pasado viernes apreciarse drásticamente hacia BR$3.71 frente a una intervención aguda por parte de las autoridades monetarias y financieras de dicho país.

En cualquier pasado reciente las autoridades monetarias de los países emergentes y aquellos de los periféricos europeos, frente a los movimientos de sus paridades cambiarias y tasas de mediano a largo plazo, hubiesen por lo menos sugerido controles de capital a los flujos financieros especulativos o golondrina que son los que inicialmente generan toda la convulsión inicial que puede eventualmente gatillar en crisis financiaras focalizadas. Sin embargo, éstas autoridades han estado ya sea somnolientas o alternativamente cautas dado el entorno comercial que se viene gestando a nivel mundial, simplemente porque una buena parte de los capitales golondrina pertenece a la fastuosa industria financiera estadounidense (hedge funds).

Puede que las autoridades de dichos países (Argentina, Brasil, India y Turquía entre otros que han visto cambios sustanciales en sus paridades cambiarias) se hayan abstenido de intervenir para no generar una guerra comercial con Estados Unidos. Puede que al imponer controles de capital la administración Trump argumente que ello tiene incidencia sobre la estabilidad financiera del sistema estadounidense, y por ende de seguridad nacional, y ello gatille en una guerra comercial, ya que hay una estricta relación entre el sistema financiero mundial y el comercio internacional global. Es asi que el pasado viernes después de que el real se depreciase casi 5% en cuestión de días, a pesar de la intervención cambiaria que había realizado el Banco Central de Brasil (BCB), este viernes pasado la intervención por parte de las autoridades brasileñas incluyó swaps cambiarios del orden de US$3,750 millones ratificando que proveerán US$20 mil millones de swaps la semana entrante con el afán de mantener la paridad cambiaria estable. A su vez, el Presidente del BCB, Ilan Goldfajn, señaló que se utilizaran las reservas internacionales, actualmente en US$382 mil millones, de ser necesario juntamente con todos los instrumentos financieros necesarios para evitar un desanclaje en las tasas largas y credit default swaps, como ha venido ocurriendo en los últimos días. Evidentemente, como argumentarán algunos, el BCB tiene grados de latitud simplemente porque su inflación está en 2.9% y su tasa de política monetaria en 6.5%.

En Argentina las autoridades confirmaron que se había llegado a un acuerdo con el FMI por un préstamo de US$50 mil millones de los cuales US$15 mil millones se desembolsarán en los próximos días. Aún así, el pasado viernes, aún cuando las autoridades del Banco Central de Argentina señalaron que defenderían la paridad cambiaria en ÅR$25 frente al dólar, ésta cerró la sesión por encima de dicho umbral en AR$25.3 cuando el mercado esta trabajando con una paridad de AR$27.5 para finales de año a medida que el FMI instruye medidas de austeridad económica a cambio de los préstamos otorgados. Adicionalmente, el Banco Central de India optó por subir su tasa de instancia monetaria en 25 puntos base hacia 6.25% argumentando que su economía se viene expandiendo de manera más expedita de lo que se estimaba (7.7%) y las presiones inflacionarias van tomando mayor tracción. Ello a su vez en un entorno donde la rupia se ha depreciado desde INR$63.5 hacia INR$67.5 en lo que vamos del año. Finalmente, en este mismo entorno el Banco Central de Turquía optó, una vez más, por subir su tasa de instancia monetaria en 125 puntos hacia 17.75% en pos de anclar la depreciación de la lira viéndose enfrentado a las mismas complejidades que Argentina. El profundo e Inadvertido remolino financiero que se viene gestando no se debe al direccionamiento de las paridades, sino que a la rapidez con las cuales se vienen suscitando. Por ahora parecería que el instrumento necesario para controlar la rapidez cambiaria, que se ha utilizado en el pasado, siendo éste el control de capitales, esta fuera de la mesa ya que podría engendrar problemas comerciales con la imposición de tarifas por parte de la administración Trump. Por ahora faltará saber si es que Colombia, México, Polonia y/o Sud África son los siguientes países que estarán sujetos a éste movimiento cambiario.

En el frente geopolítico comercial, desde el avión a Singapur, el Presidente Trump decidió marginarse del acuerdo que estaría subscribiendo Estados Unidos con sus principales aliados del G7 tras que el dueño de casa del evento, el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, decidiese esgrimir su malestar con Estados Unidos una vez que Trump se retirase a media jornada del sábado pasado en un entorno donde Trump ya lo había insultado por el tema tarifario comercial relacionado con el acero y aluminio. Ahora, el foco estará puesto en la histórica cumbre que se llevará acabo entre Trump y Kim Yon-un en búsqueda de un proceso de desnuclearización regional donde el mandatario estadounidense podría quedarse más días si es que el avance de las negociaciones, de una pacificación regional, va en la dirección adecuada, según el mismo Trump. Sin embargo, puede que el desenlace sea corto y sin los resultados deseados dado el temperamento de ambos mandatarios aún así el mundo estará expectante ya que este es un bastión de la guerra fría que jamás fue resuelto pudiendo ser el primer paso formal hacia la unificación de las coreas.

Habiendo señalado aquello en Estados Unidos el otorgamiento de créditos de consumo fue de US$9,300 millones cifrando muy por debajo de los US$14 mil millones que tenía contemplado el mercado mostrando con ello una expansión de sólo 4.8% con relación a igual mes del año anterior. Entre tanto las peticiones iniciales de desempleo semanales se mantuvieron bajas girando en torno a 222 mil, cifra que ratifica el buen desempeño del mercado laboral estadounidense. En Alemania la producción industrial se desaceleró hacia 2% (desde 3.9%) mientras que la lectura en Francia mejoró marginalmente hacia 2.1% (desde 1.9%). En China la inflación del mes anterior se mantuvo en 1.8% por segundo mes consecutivo, sin embargo, la inflación al productor trepó hacia 4.1% (desde 3.4%) cambiando el direccionamiento que venía registrando en meses anteriores.

Esta semana no sólo estará enfocado en la reunión que sostendrán Trump y Jong-un sino que aquel mismo 12 de junio se espera que la corte dirima la compra de Time Warner por parte de AT&T pudiendo ello desencadenar una serie de eventos corporativos que incluyen otras adquisiciones presentadas en meses recientes en la industria. Aquella misma noche se sostendrá, a su vez, el último debate presidencial en México. Ello luego dará curso a la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (13 de junio) que incluye la intervención de su Presidente, Jerome Powell, quien delineará las nuevas estimaciones del instituto emisor para el segundo semestre del año. Al día siguiente los Bancos Centrales de la Euro Zona y Japón estarán dictaminando política monetaria (14 de junio) quedando a la espera de los comicios presidenciales de Colombia el siguiente domingo 17 de junio. Entre medio de lo mencionado anteriormente se estarán conociendo los datos de inflación de Estados Unidos, Euro Zona, Reino Unido, Japón e India entre otras estadísticas macroeconómicas. A su vez, el resto del mundo estará, por un mes, enfocado en el Mundial de Futbol en Rusia partiendo este siguiente jueves 14 de junio.

Miércoles, 06 Junio 2018 10:50

Radiografía Mundial

En el transcurso de las últimas horas el índice accionario estadounidense S&P 500 se encuentra testeando el umbral técnico de 2,750 puntos (actualmente en 2,748 puntos) a medida que el índice de volatilidad bursátil (VIX) va cediendo hacia 12.5 puntos y la tasa soberana a 10-años pivotea en torno 2.94%, altamente impactada por las expectativas de inflación las cuales se vienen moviendo directamente en función con el precio del petróleo el cual parecería que ha encontrado sustento en US$65 el barril. Por su parte ayer vimos un repunte extraordinario en el precio del cobre acumulando un retorno en lo que vamos de la semana de +4% hacia US$3.21 la libra dadas posibles huelgas laborales que podrían producirse en Chile y el cierre de operaciones en India en un entorno donde la paridad euro dólar se ha mantenido en €1.17 y la relación dólar yen ha trepado marginalmente por encima de ¥110. Esta relativa calma bursátil se esta dando en un entorno donde la economía estadounidense viene mostrando signos de una re aceleración económica histórica, la Eurozona y Japón se están desacelerando, algunos países emergentes se vienen contrayendo y otros gestionando intervenciones cambiarias para evitar mayores presiones inflacionarias acompañados de caídas en los precios de los commodities energéticos y agrícolas todo aquello de la mano de una guerra comercial que va tomando vuelo quedando todos a la espera de la reunión que sostendrán el Presidente Trump con el Premier norcoreano Kim Jong-un la semana que viene (12 de junio).

En el frente empresarial, los crecimientos en ventas (8.5%) y utilidades (19%) para las empresas del S&P 500 durante el segundo trimestre del año serán nuevamente robustos liderados por el sector energético y tecnológico a medida que los precios de las principales acciones tecnológicas estadounidenses van alcanzando nuevos niveles históricos acompañados de un repunte en los precios de las acciones de retail en desmedro del aquejado sector financiero. Aún en este entorno Facebook continuará dando explicaciones del porque llegó a acuerdos comerciales con cuatro empresas chinas de celulares que habían sido identificadas por el gobierno estadounidense como problemáticas. Aún así, en este cambiante entorno macroeconómico, el Banco Mundial proyectó el crecimiento global para éste y los siguientes tres años en torno a 3% (3.1% para el 2018) reduciéndole el perfil a lo que viene gestándose en varios países emergentes en meses recientes argumentando, a su vez, que sus estimaciones no contemplan un deterioro sustancial en el ámbito comercial aún cuando ayer el gobierno mexicano anunciase tarifas de 20% a productos estadounidenses y el mismo gobierno estadounidense, aparentemente, rechazó la propuesta china de compras adicionales de US$70 mil millones en productos agrícolas y manufacturados estadounidenses en pos de evitar la introducción estadounidense de tarifas el 15 de junio.

A este punto con la mayoría de los principales datos de actividad económica y laboral publicados en horas recientes en Estados Unidos no hay duda alguna que la economía estadounidense ha tomado mayor tracción en el segundo trimestre del año tras que la lectura compuesta ISM alcanzase 58.6 puntos (desde 56.8 puntos) y el dato PMI de servicios cerrase el mes de mayo en 56.8 puntos (desde 54.6 puntos). A su vez por primera vez desde que se tiene registro, el índice de oportunidades laborales a desempleados superó la lectura de 1 ratificando que hay una mayor demanda laboral en la economía estadounidense, algo que eventualmente generará presiones inflacionarias. Es en este entorno económico más robusto que la Reserva Federal (FED) estará subiendo su tasa de instancia monetaria el siguiente miércoles 13 de junio en 25 puntos base hacia 2%.

En la Eurozona y Japón los datos de actividad manufacturera y de servicios ratifican una desaceleración que en ambos casos vienen acompañadas de una menor demanda y otorgamiento de créditos. Las cifras macroeconómicas que se han publicado en días recientes dan fe de aquello haciendo poco probable que las autoridades monetarias de ambos (Banco Central Europeo (BCE) y Banco Central de Japón (BOJ)) adopten cambios a sus programas monetarios la semana siguiente. De hecho, dado el desajuste registrado en los mercados soberanos de España e Italia en semanas recientes, es muy probable que el BCE mantenga su programa de liquidez en €30 mil millones mensuales hasta finales de año en pos de anclar las tasas regionales.

En el mundo emergente, ayer vimos como las paridades de Brasil y México se desanclaron generando mayor incertidumbre regional. En Brasil aún cuando las autoridades monetarias decidieron intervenir el mercado cambiario el real brasileño sobre pasó el umbral de BR$3.80 por dólar ello tras que el PMI compuesto entrase en fase contractiva situándose en 49.5 puntos. A este mundo emergente en contracción se suman el sector manufacturero ruso (49.8 puntos), el sector servicios de la India (49.6 puntos) y Sud África donde el sector privado registró una lectura de 50 puntos y su economía se contrajo del orden de -2.2% durante el primer trimestre del año. Entre medio, vimos como el peso mexicano se depreció hacia MXN$20.45 por dólar desde MXN$18 a mediados de abril. Ello tras que ayer el gobierno mexicano anunciase la imposición de tarifas a productos importados estadounidenses del orden de US$3 mil millones incluyendo productos agrícolas y manufacturados poniendo en duda el avance del TLCAN que se viene renegociando en meses recientes. En este mismo frente en Argentina las estimaciones de fin de año apuntan a una paridad cambiaria de AR$27.5 siendo que las autoridades tienen un techo máximo de AR$25 por dólar, umbral que podría quebrarse en cualquier momento ya que la paridad se encuentra ad portas de dicho nivel. Por ahora en Turquía parecería que la paridad cambiaria quedará expectante a la decisión que adoptarán sus autoridades monetarias el jueves tras que éstas subiesen de manera dramática su tasa de instancia hacia 16.5% (+850 puntos base) a finales de mayo.

Domingo, 03 Junio 2018 16:10

EL MERCADO ESTA SEMANA

A medida que se fue terminando el mes de mayo ocurrieron dos cambios fundamentales en los portafolios de inversión a nivel mundial que debemos destacar y que claramente jugarán un rol en la segunda mitad del año: Por un lado, vimos una salida de flujos fulminante de los países emergentes, en particular del mercado latinoamericano, y por otro, una reasignación de sectores en Estados Unidos donde el sector tecnología toma la delantera en un torno donde el aislacionismo del país se viene registrando en varios frentes incluidos el económico, empresarial, arancelario y político, eventos que se fueron intensificado en días recientes.

Por ahora, con los datos de empleo del mes de mayo, donde la economía generó 223 mil nuevos empleos y la tasa de desempleo cedió hacia 3.8%, ratificando el robusto dinamismo económico del país, con la Reserva Federal (FED) de Atlanta cifrando el crecimiento de este segundo trimestre del año en 4.8% el pasado viernes, parecería que hoy el motor económico estadounidense es el único que viene rugiendo a todo cilindro. En el frente empresarial, el crecimiento en ventas y utilidades durante el primer trimestre del año fue de 8.3% y 24.6%, respectivamente, proyectándose un crecimiento de 8.6% en ventas y 18.8% en utilidades para el trimestre en curso en relación a igual trimestre del año anterior, con ello demarcando un crecimiento en los flujos empresariales sin precedente en toda la post crisis y muy lejano de lo que viene ocurriendo con las empresas de otros países desarrollados.

A su vez, la actividad de adquisiciones y fusiones sigue en extraordinario pie con las empresas estadounidense no sólo creciendo inorgánicamente, sino que también, éstas, ejerciendo programas de recompra de acciones propias con el exceso de caja que han repatriado en meses recientes. El tercer frente de aislacionismo emanó en la semana tras que la administración Trump decidiese extender las tarifas al acero y aluminio, de 25%  y 10%, respectivamente, a sus principales socios comerciales a partir del 1 de junio incluyendo a Canadá, Euro Zona y México.

Por su parte, las negociaciones llevadas a cabo en China, en horas recientes, terminaron con amenazas tras que el gobierno estadounidense, a través de varios canales, anunciase que la tregua que se había declarado hace un par de semanas atrás había llegado a su fin y que a mediados de mes el gobierno estaría anunciando los productos chinos, por un monto de US$50 mil millones, que estarían sujetos a aranceles del orden de 25% sin que tampoco se haya llegado a ningún tipo de acuerdo como resolver el impasse con la empresa de telecomunicaciones china ZTE.

Finalmente, el cuarto elemento aislacionista emana del frente político/diplomático donde seis ministros de finanzas del G7 (incluyendo a Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido) formalizaron un comunicado argumentando preocupación y desanimo tras que el gobierno estadounidense decidiese imponer aranceles de manera indiscriminada a todos. Todo aquello antes de que los siguientes 8 y 9 de junio los mandatarios de dichos países, incluyendo a Estados Unidos, sostengan reuniones del G7 en Charlevoix, Quebec, donde el eje central serán la guerra arancelaria que se viene forjando tras que gobiernos los gobiernos de Canadá, Euro Zona y México anunciasen que estarán adoptado represalias arancelarias a productos y servicios estadounidenses.

Fue en este entorno, que vimos como los índices accionarios estadounidenses promediaron alzas de +4% en el mes de mayo (incluyendo el primer día del mes de junio) mientras que los latinoamericanos cedieron en promedio -6.7%. Entre tanto vimos que el rally mensual, dentro de Estados Unidos, fue liderado por el sector tecnológico que rentó casi +10% mientras que los sectores menos apetecidos fueron el financiero y  los utilities. Lo que si llamo la atención en días recientes fue que a pesar del desajuste en el precio del petróleo, registrando una caída del orden de -4% cerrando la semana en US$65.70 el barril, las acciones de dicho sector se fueron al alza lideradas por Exxon que subió +4%.   

Habiendo expuesto lo anterior debemos destacar el inusual comportamiento que viene registrando el sector financiero estadounidense. Si tomamos una muestra de las principales acciones financieras dentro del Dow nos daremos cuenta que algunas, como las de Goldman Sachs, se han devuelto hasta niveles registrados hacia octubre y noviembre del año anterior. Ello en un entorno donde las tasas largas han subido, la economía ha tomado mayor tracción y se han anunciado dos cambios legislativos a favor de la industria. Por un lado, se modificó la legislación Dodd-Frank reduciendo parte de las exigencias impuestas tras la post crisis y esta semana, por otro lado, la FED, juntamente con el resto de las agencias regulatorias del sistema financiero estadounidense, propusieron simplificar la Regla Volcker dando paso a un cambio en el cual dichas instituciones ahora podrán ampliar el uso de su capital propio con el afán de dar liquidez al sistema financiero. Por ende, todo lo mencionado con anterioridad debiese generarle mayores ingresos esperados a dicha industria, algo que no se ha visto reflejado en el comportamiento bursátil del sector. De hecho esta semana la mayoría de los principales papeles bancarios sufrieron ajustes de magnitud como por ejemplo Bank of America (-2.5%), Citigroup (-1.7%), Goldman Sachs (-2.8%), JP Morgan (-2%) y Morgan Stanley (-3.4%). Puede, como habrán señalado algunos, que el brusco movimiento en las tasas europeas la semana anterior, haya generado incertidumbre, sin embargo, la banca estadounidense tiene poca exposición al mercado soberano europeo. Puede que el anuncio acerca de la división estadounidense del Deutsche Bank se haya transmitido al resto de la industria financiera dado el tiempo que la institución fue clasificada como “problemática” hace casi un año atrás por la misma FED. Finalmente, puede, como viene argumentando Morgan Stanley, que la economía este entrando en la última fase del ciclo económico impulsada netamente por el recorte de impuestos y el aumento en el gasto fiscal a pesar del deterioro (marginal) que vienen registrando las carteras crediticias. Ya vimos como las ventas automotrices se desaceleraron nuevamente producto del restringido otorgamiento de crédito a dicho sector por la banca tradicional buscando con ello reducir el deterioro de sus carteras crediticias.   

En Estados Unidos no hay duda alguna que el instituto emisor procederá con un alza  adicional de 25 puntos base llevando la tasa de instancia monetaria hacia 2% el siguiente 13 de junio. Ello tras que la economía generase otros 223 mil nuevos empleos durante el mes de mayo, la tasa de desempleo se mantuviese en 3.8% por segundo mes consecutivo y las presiones inflacionarias salariales subiesen marginalmente hacia 2.7% (desde 2.6%). En lo que vamos del 2018 la economía ha generado del orden de 207 mil empleos promedio por mes lo cual se compara favorablemente con los 182 registrados en promedio durante el año 2017. A su vez, el ingreso personal se expandió del orden de 3.8% (desde 3.6%) mientras que el gasto personal lo hizo en 4.7% (desde 4.4%). Entre tanto la inflación PCE, medida inflacionaria preferida por la Reserva Federal (FED), se mantuvo por segundo mes consecutivo en 2% mientras que el dato subyacente, aquel que excluye los precios de los alimentos y energía, lo hizo en un 1.8%.  En este entorno, con un dinamismo económico más robusto, ayer la FED de Atlanta, a través de su pronóstico denominado GDP Now, cifró el crecimiento económico del segundo trimestre del año en 4.8%, muy por encima de las expectativas de mercado y el 2.2% registrado durante el primer trimestre. Todo aquello no sólo impulsado por una mayor demanda interna, con la tasa de ahorro nacional cediendo hacia 2.8%, sino que también una mayor inversión empresarial.

Sin embargo, puede que parte de este dinamismo económico se vea impactado por el frente comercial tras que Canadá, México y la Euro Zona anunciasen la introducción de aranceles a productos estadounidenses en represalia a la aprobación de tarifas al acero y aluminio importado de dichos países por parte de Estados Unidos.  

En el frente internacional, la activad económica de la Euro Zona mostró un menor dinamismo durante el mes de mayo con el dato de manufactura PMI cediendo hacia 55.5 puntos mientras que la inflación en el mes mayo trepó rápidamente impulsada por los precios energéticos hacia 1.9% (desde 1.2%) mientras que el dato subyacente lo hizo hacia 1.1% (desde 0.7%). En el frente político, los partidos políticos italianos, Movimiento 5 Estrellas y La Liga, lograron formar un gobierno que fue juramentado el pasado viernes mientras que en España dimitió el Primer Ministro, Mariano Rajoy, tras perder el voto censura en el parlamento, formándose un nuevo gobierno de transición política liderado por Pedro Sánchez.  
En el plano emergente, evidentemente el retorno bursátil en mayo acuso recibo de la crisis cambiaria argentina, la brusca depreciación del real brasileño, las inconclusas elecciones presidenciales en Colombia, los debates presidenciales mexicanos en antelación a la votación el próximo 1 de julio y una crisis política sin precedente en Perú, todo aquello contribuyendo a la mayor incertidumbre regional haciendo que los inversionistas buscasen refugio en los mercados desarrollados permitiendo un desajuste promedio del orden de -6.7% de los índices  bursátiles latinoamericanos. 

Finalmente, esta primera semana de junio, el movimiento bursátil dependerá estrictamente de las reacciones que generen el frente político y comercial mundial simplemente porque habrá pocos eventos macroeconómicos y empresariales relevantes hasta el 12 de junio fecha prevista para la reunión bilateral entre el Presidente Trump y el Premier norcoreano Kim Yong-un e inmediatamente después, el 13 de junio la FED estará dictaminando un alza adicional de 25 puntos base en la tasa llevándola hacia 2% y Jerome Powell, el Presidente de la FED, nos entrega un nuevo escenario macroeconómico para lo que resta del 2018.


 

 

 
 


 
 

   









.      






Miércoles, 30 Mayo 2018 10:42

¿Fundamentos Cambiantes?

Aún cuando en horas del miércoles por la mañana parecería que las distintas clases de activos se encuentran menos agitados el martes los movimientos en los mercados bursátiles mundiales fueron bruscos con los estadounidenses cediendo del orden de -1.1% en promedio, los mercados europeos haciéndolo en -2.1%, los asiáticos reaccionando el miércoles de manera tardía cayendo en -2% los regionales latinoamericanos cediendo casi -2.6%. En los mercados de renta fija el bono soberano estadounidense cedió 16 puntos base para situarse transitoriamente en 2.77% mientras que las tasas de los países periféricos europeos (Portugal, Italia, Grecia, España) mostraron movimientos bruscos como a principios de la década trayendo memorias ingratas para algunos inversionistas sobre expuestos a dicha clase de activos a medida que la intervención monetaria del Banco Central Europeo (BCE) continúa anclando las tasas regionales. El precio del petróleo, frente a una mayor producción de crudo por parte de Arabia Saudita y Rusia cedió hacia US$66.80 el barril y con ello también generando una menor expectativas inflacionarias para el segundo semestre del año.

Finalmente, ante esta mayor aversión al riesgo vimos como el dólar y el yen fueron monedas de refugio a nivel global dejando la paridad euro dólar por debajo de €1.16 y la relación dólar yen en torno a ¥109. Entre medio de este agitado escenario además ayer la administración Trump decidió poner fin a la tregua comercial con China anunciado que el próximo 15 de junio ejecutará la imposición tarifaria de 25% a US$50 mil millones de productos chinos, con ello dislocando una vez más a la contraparte a quien no le temblará la mano reaccionar de manera inmediata de ser necesario.  Sin embargo, el miércoles por la mañana los futuros accionarios van al alza, la tasa soberana a 10 años se ha devuelto hacia 2.84%, el precio del petróleo ha encontrando sustento en US$67 el barril mientras que el dólar parecería que ha dejado de apreciarse por el momento. Para algunos el brusco movimiento bursátil registrado en horas recientes puede que haya sido gatillado por algún mega hedge fund que venía reconfigurando su portafolio de inversión, sin embargo, para otros hay un cambio en los fundamentos con los cuales viene operando la economía mundial generando esta mayor volatilidad bursátil, que seguramente persistirá entrando al mes de junio.

En este contexto, con la confianza del consumidor estadounidense encumbrada en 128 puntos, los precios de los bienes inmuebles, medido por el índice Case & Shiller, expandiéndose del orden de 6.8% y el índice de manufactura de Dallas encumbrado en 26.8 puntos (desde 21.8 puntos) no hay duda alguna que la economía ha tomado mayor tracción en semanas recientes. Según la Reserva Federal de Atlanta el crecimiento estimado para este segundo semestre se mantiene en 4%, cifra que será corregida una vez que el miércoles se publique el dato de empleo privado ADP (187 mil estimado), la segunda revisión del crecimiento del PIB del primer trimestre del año (2.2% estimado) y en el transcurso de la tarde el Libro Beige nos de un pincelazo de la actividad económica del país. Evidentemente, ayer vimos un desplome de la estructura de tasas soberana de mediano y largo plazo gestionada, en parte, por una revisión inmediata de las expectativas de inflación a medida que el precio del petróleo cede. Algo que sumado a comentarios realizados por ejecutivos de Morgan Stanley, de que se había registrado una menor actividad bancaria en el segundo trimestre del año, hizo que la toma de utilidades en el sector bancario estadounidense fuese en promedio -2.5%. Este buen dinamismo aunado los pormenores que vienen registrando otras economías como las de la Euro Zona y otros países emergentes, hace prever que el dólar continuará apreciándose gradualmente en los meses siguientes.

En Europa, a pesar de las recientes preocupaciones políticas que emergen en Italia y España, el sentimiento del consumidor se mantuvo en 112.5 puntos (desde 112.7 puntos). Por su parte en Alemania la tasa de desempleo se comprimió aún más hacia 5.2% (desde 5.3%) mientras que las ventas retail se desaceleración hacia 1.2% (desde 1.7%). Entre tanto en Francia el crecimiento del PIB del primer trimestre fue de 2.2% (desde 2.5%) en línea con las expectativas de mercado. No obstante, tanto la crisis política italiana y el voto de censura al cual estará sujeto el viernes que viene el presidente español, Mariano Rajoy, todo aquello se ha traducido en mayores tasas de interés no sólo en ambos países (Italia y España) sino que las tasas de Portugal y Grecia también han sentido los embates. En Italia se prevé que el presidente, Sergio Mattarella, pueda disolver al parlamento y llamar a elecciones generales a finales de julio poniendo a voto una vez más la posibilidad de que los italianos decidan abandonar de la Comunidad Europea si es que le brindan mayor apoyo a los dos partidos políticos (Movimiento 5 Estrellas y La Liga) que el miércoles están nuevamente tratando de formar un nuevo gobierno. En España, de perder Rajoy, puede que el país tenga que seguir un camino similar al de Italia generando incertidumbre regional. No obstante, en este entorno es poco probable que el BCE adopte nuevas medidas en su siguiente reunión de política monetaria el siguiente 14 de junio.

En el frente emergente, ya vamos por el tercer país que viene adoptando medidas monetarias fuera de protocolo para evitar una mayor depreciación de su moneda, sumándose a Argentina y Turquía, ahora Indonesia que en horas recientes, y por segunda vez en menos de dos semanas, optó por subir su tasa en otros 25 puntos hacia 4.75% argumentando la rápida movida de la rupia. Entre medio vimos como el peso argentino se fue hacia AR$24.86 habiendo quienes están fijándolo por encima del techo de AR$25 fijado por el Banco Central mientras que el real brasileño se encaminó hacia BR$3.73 devolviendo prácticamente todo lo ganado la semana anterior. En el mes el real se ha depreciado del orden de 6.5% frente al dólar. Por ahora en la mira siguen Polonia, Sudáfrica y ahora entran al ruedo otros países como Brasil y Rusia cuyas economías dependen del petróleo.