FED: UNA MALA Y UNA BUENA NOTICIA Destacado

La mala noticia es que Janet Yellen, no tendrá un segundo mandato de cuatro años más al frente de la Federal Reserve, como han tenido todos sus predecesores en el cargo desde tiempo inmemorial, gracias al buen juicio y espíritu democrático de defensa de independencia de instituciones clave estadounidenses, que han ejercido los Presidentes de Estados Unidos tradicionalmente, -ya fueran demócratas o republicanos-, algo que obviamente no aplica en el caso de Trump.

Greenspan fue nombrado por Reagan, pero los siguientes presidentes lo mantuvieron hasta su jubilación cuando George W. Bush nombro a Bernanke, y Obama hizo lo propio con Bernanke renovándole su segundo término hasta que este decidió irse, y entonces nombro a Yellen. Pero Trump ha interrumpido esa tradición presidencial, de procurar interferir lo menos posible en la marcha del banco central estadounidense, que por ley y a pesar de que  el Presidente estadounidense tiene la prerrogativa de nombrar al Presidente de la Fed cada cuatro años, debe ser independiente del ejecutivo.

Pues bien, dicho eso, -que no deja de ser otra decisión desafortunada mas, de las muchas que ya ha tomado en solo nueve meses Trump-, hay que decir que la designación de Jerome Powell como próximo Presidente de la Fed a partir de febrero, es una muy buena noticia, porque dentro de la quiniela de candidatos que nos han ido anticipando desde la Casa Blanca en los últimos meses, es la mejor opción de todas, con gran diferencia.

Jerome Powell es gobernador de la Fed desde 2011, republicano, abogado, y nombrado para ese puesto en la Fed por el Presidente Obama, dentro de ese estilo bipartidista y de buen juicio que les decía antes, que venia siendo tradición en la Casa Blanca hasta la llegada de Trump. Es ademas un hombre que en la Fed ha estado muy cerca de todas las decisiones de Janet Yellen, por lo que es poco probable que vaya a suponer un cambio en el tipo de estilo y filosofía que llevamos disfrutando de la Fed en los últimos tiempos.

En cuanto a esa “esperanza errada” de los “fontaneros” de Trump,   de que Powell será más “abierto/manga ancha” en relajar regulaciones del sector financiero para volver a tiempos temerarios. Pues dudo mucho que un abogado de una familia de abogados prestigiosa, con muy clara idea de lo que tiene entre manos en la Federal Reserve, como es Jerome Powell, vaya a dar “barra libre”, a quienes quieren volver al “estilo casino”, que nos llevó a la destructiva crisis financiera de 2008. No lo veo. Feliz Semana.