“TAX CUT”, MERCADOS, Y ECONOMÍA Destacado

Si no hay sorpresas de último momento -que todo es posible en la vida-, parece que la bancada republicana en ambas cámaras del Congreso aprobará esta próxima semana el “tax cut”. Ese esperado recorte de impuestos, que esta economía en este momento no necesita -porque crece bien, estamos en pleno empleo y no hay ninguna crisis por delante-, pero que aumentará peligrosamente la deuda del país, hipotecando el futuro, y sin acometer la reforma en profundidad y seriedad que hubiese sido deseable. Una vez que el regalo a una parte de los donantes del partido quede establecido por ley, -digo lo de “una parte’, porque está limitado geográficamente y por actividad, un auténtico escándalo-, empezaremos a oír al partido republicano, “que hay que recortar las prestaciones sociales, porque no hay dinero en las arcas públicas”, y bueno no habrá dinero en las arcas públicas, como consecuencia de esta decisión de estos días.

Esa es la secuencia de acontecimientos que no hace falta ser profeta para anticipar. Y todo lo anterior, - es decir la deuda, el malestar de las clases medias y menos favorecidas, y una ley hecha deprisa y corriendo llena de incongruencias y torpezas-, no favorecerá a la marcha de esta economía en el medio y largo plazo. Pero, la buena noticia es que en el medio y largo plazo todo lo hecho ahora -cómo no-, podrá ser revertido -y lo será con seguridad-. Y en el corto plazo, pues la buena noticia es que a los mercados, aunque este “tax cut” no va a producirles ninguna euforia histórica, ciertamente les sentará bien. Eso es seguro. Así que tranquilidad en el frente con sus inversiones. A nadie le amarga un dulce, aunque a medio plazo se nos quede pegado como grasa en la cintura y tengamos que hacer ejercicio, o quizás hasta liposucción. Pero de momento al mercado, que un sector de particulares que invierten en el mismo, se encuentre con un regalo adicional en sus bolsillos, no le vendrá mal, todo lo contrario. Y las corporaciones, aunque es tremendamente confuso, para muchas de ellas, qué tanto van a salir ganando, -o perdiendo-, con esta ley hecha deprisa y mal.

En el caso de las que se vean con una extra liquidez con la que no contaban, pues ciertamente no se van a poner a construir nuevas fábricas y nuevos puestos de trabajo para producir productos o servicios que no vayan a tener demanda, pero lo que sí harán será recomprar sus acciones y aumentar dividendos, y eso es bueno para los mercados. Por todo lo anterior mi acercamiento en el corto plazo para los mercados es ciertamente positivo, aunque sin grandes euforias -celebración moderada-. Y para la economía, ciertamente en los próximos uno o dos años, beneficio en buena medida de contagio de este tema de los mercados, -me sumo a la estimación de la Fed de ver en dos años algo asi como un 1,4% de incidencia hacia arriba es decir 0,7% anual. Y a medio y largo plazo, lo que les decía más arriba. Es decir problemas con la deuda. Pero eso podrá obviamente ser revertido sin tardar demasiado, cuando de verdad, demócratas y republicanos tengan que sentarse a hacer una verdadera reforma del código impositivo de este país -que se necesita-, pero que lamentablemente no ha sido lo que bajo la estaca de Trump, han cocinado en las cavernas del Congreso -sin luz ni taquígrafos-, los republicanos que actualmente están sentados ahí. Feliz Semana.

Modificado por última vez en Lunes, 18 Diciembre 2017 11:21