2018: CONTINUIDAD, PERO PRUDENCIA Destacado

En este 2018 recién comenzado podemos esperar mas de lo mismo, tanto en los mercados, como en las principales economías del mundo. Al menos en los primeros seis meses. Luego el panorama podría volverse mas volátil. Pero como digo de entrada, nada hace suponer que el crecimiento global sincronizado que disfrutamos en las principales economías del mundo últimamente, vaya a sufrir ningún cambio, y tampoco los Bancos Centrales de esas principales economías van a abandonar sus políticas de ayuda a la liquidez mundial. Si bien es cierto que en algunos lugares, -afortunadamente y porque sus economías están más sólidas-, esas ayudas están empezando a retirarse, pero de forma muy gradual, con una gran parsimonia que no supone trauma alguno en sus respectivas economías. Ese es el caso de la Fed estadounidense,  que comenzó el proceso de normalización hace ya tiempo, o del BCE de la Union Europea, que tiene planificado irlo reduciendo, pero con gran suavidad, en 2018.

Con ese escenario prolongándose al menos la primera mitad de 2018, los mercados van a seguir comportándose, de forma muy similar a lo que hemos visto en 2017, incluso en algunos mercados como el estadounidense, no son descartables tirones hacia arriba, como consecuencia de un invierno más frío de lo normal, que con el gasto en combustible y compras de retail, podrían evitar el ya casi tradicional bajón del PIB del primer trimestre de cada año. A parte de que el grupo de particulares y corporaciones que han salido beneficiados con los “cortes de impuestos Trump-Republicanos”,  es de suponer que coloquen una parte de sus nuevos dineros en las bolsas. 

Por esa razón los mercados de este país a corto plazo pueden incluso ver un empujón. Pero la fiesta podría empezar a nublarse a mitad de año, cuando esos cortes de impuestos empiecen a estar suficientemente estudiados y analizados, y veamos con precisión sus consecuencias. Y no solo del aumento temerario y gratuito que suponen para la deuda, -en un momento en que no eran necesarios-, sino de incluso problemas constitucionales, por la discriminación que implican para Estados como New York o California, que por supuesto van a recurrir judicialmente lo que consideran un agravio comparativo sin precedentes históricos. 

Pero es que además la propia carencia de sentido y propósito que esta en la esencia de un corte de impuestos hecho deprisa y corriendo, pasara factura incluso, a algunas corporaciones importantes. Como todo el mundo sabe, las corporaciones de este país, aunque sobre el papel pagan un 35%, gracias a las abundantes deducciones y excepcionalidades que presenta el sistema impositivo del país, no han llegado a pagar nunca mas allá del entorno del 20%. Es decir que para muchas de ellas este nuevo escenario debe ser convenientemente analizado, antes de saber si ayuda, o por el contrario, incluso las perjudica. Veremos como acaba esa película. 

La gran consecución legislativa en 2017, del tándem Trump-Republicanos, es un galimatías considerable, que mas allá de pagar los servicios prestados a sus respectivos donadores en determinados Estados, y ramas de actividad vinculadas con la vieja economía, no tiene ni pies ni cabeza. Y cuando eso se vaya haciendo mas evidente y difícil de esconder debajo de la mesa, -que sucederá sin ninguna duda-, el mercado puede empezar a reflexionar en una forma mas negativa. Pero como digo, eso tardara aun unos meses, y por lo tanto mi recomendación, es que sigan “bailando”, pero que estén atentos a la melodía que va tocando la orquesta, para que si es posible ustedes abandonen la pista  un poco antes de que la misma, pare  de tocar. ¿Me explico?. Porque lo hará en algún momento. Feliz 2018!!!!!