WALL STREET Y EL “RIESGO TRUMP” Destacado

Wall Street, -o sea el mundo del dinero y los negocios globales-, que es tremendamente pragmático y no tiene color político -más allá claro está, de aquel que le permite sacar algo concreto en cada momento-, ha vivido este primer año de la era Trump, de espaldas a todo lo malo, negativo o peligroso  que salía de la Casa Blanca, y solo ha tomado de la misma lo que podía convenirle.

Los principales índices bursátiles han cerrado con incrementos entre el veinte y el treinta por ciento, porque los mercados -como les he contado aquí los últimos doce meses-,  se han enfocado principalmente en los buenos fundamentos de esta economía, y en el crecimiento sincronizado global, que ha sido la gran noticia económica de 2017. Pero es que además y pese a que algunos bancos centrales han empezado ya a reducir liquidez, la misma es aún muy alta, y favorece la alegría de los mercados. Vamos que hay mucho dinero buscando donde colocarse. Y finalmente además como digo, Wall Street desde que llegó Trump a la Casa Blanca, decidió que su foco se colocaba solo y exclusivamente en dos aspectos: buscar una reducción de regulaciones, y un recorte de impuestos. Ambos objetivos son de los pocos que ha cumplido Trump en 2018, y por lo tanto, Wall Street tiene la sensación de haber jugado la partida especialmente bien.

Así que lo dicho, satisfacción y fiesta en estos primeros días de 2018, en los que los récords de los mercados han seguido ahí, incluido el que el Dow Jones ha alcanzado los 25.000 puntos. Pero, también por primera vez, Wall Street -insisto el dinero y los negocios internacionales-, empiezan a estar más y más preocupados en sus conversaciones de trastienda, con el riesgo, que la actual Casa Blanca pueda suponer los próximos meses.

Es cierto que ninguna de las abundantes bombas activadas por la Administración Trump, han estallado aún, - y es de esperar que no lleguen a estallar nunca-, pero ciertamente están ahí. No ha estallado la guerra comercial con China, que el candidato Trump voceó por todo el país. Trump a su llegada al poder metió el rabo entre las piernas y eso ha sido positivo. Cometió eso sí una equivocación política, y económica a medio y largo plazo monumental, saliéndose del Acuerdo Transpacífico, y dejando a China el campo libre para convertirse en líder de la región más poblada y con más futuro del mundo, pero más allá de eso no puso en marcha ninguna de sus amenazas proteccionistas.

Está por ver que pasará con la “bomba NAFTA”. Salirse o destruir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte sería un desatino de consecuencias nefastas. Es de esperar, que ahí también la amenaza no pase de la retórica, pero tardaremos aún unos meses en saber si es así o no. Y que decir de la amenaza bélica y nuclear con Corea del Norte, un despropósito tan solemne que tendría consecuencias impredecibles,  o de la torpe política hacia Iran, que ya esta empezando a causar quebraderos de cabeza a muchas empresas. En definitiva el “riesgo Trump” está ciertamente ahí, y aunque Wall Street, -por ahora-, cree que podrá ser contenido, y quedarse solo con los positivos, debe ser algo a mirar de cerca en 2018. Feliz Semana.

Modificado por última vez en Jueves, 11 Enero 2018 14:54