Jose Antonio Montenegro

Jose Antonio Montenegro

Editor-in-Chief DesdeWallStreet.com
Domingo, 18 Noviembre 2018 15:51

LA BANCA EN LA ENCRUCIJADA

Las empresas de petróleo, no son el futuro. Las empresas de energía renovable y limpia, si. Las empresas de petróleo han tenido décadas para transformarse de empresas de energía en sentido amplio, reforzando su énfasis en tecnologías renovables y limpias. Hay empresas que lo han hecho y su futuro, -y sus acciones-, van cada vez mejor, y otras que no, y sus acciones lo muestran también día a día. La batalla entre la vieja y la nueva economía, tardara  en dilucidarse, pero el ganador esta elegido a priori.

Pues bien con los bancos empieza a pasar tres cuartos de lo mismo. Hay un tipo de empresa de servicios bancarios y financieros para particulares, basada en las nuevas tecnologías , que una vez que queden desreguladas o reguladas, -como ustedes quieran explicarlo-, determinadas concesiones que ahora mismo son privilegio de los bancos y los conglomerados de medios de pago, van a ser empresas ganadoras. El “fintech”, no es solo un tema de conferencias y seminarios, sera la base determinante de los servicios de pago entre particulares en cuatro días más. Los bancos perderán su exclusividad en este servicio, los que se adapten al nuevo mundo podrán seguir en el mercado, y los que no, desaparecerán.

La “banca de negocios”, pues tres cuartos de lo mismo. Para organizar, fusiones, adquisiciones, salidas a bolsa, captaciones de capital, etc, etc, no hace falta tener ficha bancaria. Y aquí otra vez la frase de arriba: Cuando se regule o desregule la “concesión” que en muchos de esos temas, la banca tiene ahora mismo, ese tipo de actividades, podrán ser hechas, -ya ocurre hoy-, por “boutiques financieras”, a un coste mucho más competitivo que el de los grandes conglomerados bancarios.

Finalmente de la “ingeniería financiera” en temas de “instrumentos sofisticados”, “trading”, “monedas”, “subprimes”…. y bueno todo el “b.s. espectacular”, que nos lleva cada década a algún tipo de crisis , que terminamos pagando todos los contribuyentes, pues olvídense. Ese tipo de negocio, no aporta nada económica, ni socialmente, solo enriquece a  unos pocos en los buenos tiempos, y empobrece a todos en los malos. Ahí si que el tema tiene que ir, -e ira-,  de prohibición y punto.  

Todo lo anterior  nos lleva a que en no más de una década, habrá algunos bancos internacionales que se habrán adaptado al nuevo escenario del fintech y la “nueva desregulación de concesiones en banca de negocios”, y otros, que como las petroleras o empresas de carbón recalcitrantes que no se han transformado ya, tendrán que hacer las maletas y salir de escena.


El mercado, -el mundo del dinero inteligente- , hace tiempo que sabe eso,     -no soy el único iluminado que lo ve en su bola de cristal-, aunque no se escriba a diario. Y los extraños, y a veces “difíciles de interpretar”, comportamientos que están teniendo las acciones de muchas empresas financieras, es lo que hace tiempo que anticipan. Vean lo que valían en bolsa este tipo de empresas hace dos décadas y lo que valen hoy. O interpreten con “perspectiva” esos movimientos “raros”, que a veces tienen las acciones del sector financiero. Y se darán de bruces con la respuesta. Todo tiene que ver con esa encrucijada complicada que tiene el sector por delante la próxima década. Encrucijada estructural que algunas entidades financieras están  enfrentando, pero la mayoría no.  Feliz Semana.




 

Lunes, 12 Noviembre 2018 05:54

LA POLÍTICA Y WALL STREET

Fue muy representativo, el apoteósico rally de todos los índices bursátiles este pasado miércoles, cuando los mercados vieron que se cumplían las expectativas electorales anticipadas, y se cerraban asi incertidumbres, con unas elecciones que dieron el poder de la Camara de Representantes a  los demócratas, y mantuvieron el poder  de republicanos en el Senado.  Se lo he dicho muchas veces, y se lo vuelvo a decir hoy: “el dinero no tiene color político”, es tremendamente acomodaticio en todas las circunstancias, y lo que odia son las incertidumbres y los excesos de drama.

Y exceso de drama e incertidumbre, son dos ingredientes de los que  la Casa Blanca de Trump, ha abusado desde que llego. Por lo que al dinero, no le parece nada mal que se ponga “algo de freno” a eso. Lo ha tolerado por un tiempo, porque le “ha sacado” dos cosas que quería con delirio la vieja economía, -y parte de la nueva, a nadie le amarga un dulce-: el recorte de impuestos y de regulaciones. Pero una vez obtenido ese objetivo, el mundo corporativo, -como un todo-, prefiere una Casa Blanca mas controlada, que no pueda dar  rienda suelta a sus ideas nacionalistas y anti comercio global. Porque esas y no otras son las filosofías  ultimas, -y a veces también primeras-, del muy peculiar equipo económico que rodea a Trump. Que sin entrar en mas detalles, digamos que solo representa a la vieja economía, con cero futuro, dentro y fuera de estas fronteras.

Pero Estados Unidos, es mucho mas que esa Casa Blanca rancia actual. La economía estadounidense sigue liderando la economía global. Los Google, Amazon, Apple,  Netflix, Disney, Nike, P&G….., siguen donde han estado en todo momento. Y de ahí ese rally de respiro de las bolsas el miércoles.

Las caídas en las bolsas que han venido después, y en general la volatilidad que seguiremos viviendo los próximos meses, tiene en parte que ver con ese Trump, que sigue lanzando mensajes y acciones desestabilizadoras. Y con esa incipiente desaceleración  global que han gatillado ya las guerras comerciales.  Pero estamos aun a tiempo de evitar que la sangre llegue al rio. Este país tiene como característica principal, ser tremendamente resistente a embates nefastos, ya sean de la naturaleza, del terrorismo, o del mal gobierno.  El tejido económico y corporativo de Estados Unidos sigue muy sano. Y las bolsas con la volatilidad que se quiera, van a seguir manifestando esa salud, al menos por un tiempo. Luego esa desaceleración global, -si no conseguimos enderezarla a tiempo-, podría propiciar un escenario distinto, bastante menos optimista. Pero hoy por hoy no es aun el caso. Feliz Semana.

Domingo, 04 Noviembre 2018 16:33

LO QUE MUEVE ARRIBA Y ABAJO ESTAS BOLSAS

Seguimos con fuertes movimientos en Wall Street, donde los principales índices han entrado ya en corrección técnica,- caída de un 10% desde sus últimos máximos-, aunque también algunos han salido con inusitada rapidez de la misma. Parece evidente que el set de razones que mueve abajo las bolsas es poderoso. Pero también lo es, el que las mueve hacia arriba.

¿Y cuales son esas razones en una dirección u otra?. Pues allá voy: Si los mercados piensan en el medio y largo plazo; si miran como esta aumentando el déficit comercial y la deuda; si ven como se esta obstaculizando el crecimiento de China por el tipo de “negociación” unilateral y folclóricamente agresiva que esta poniendo en escena Trump con sus “guerras comerciales”; si piensan en como el corte de impuestos de hace un año ha llenado innecesariamente las arcas de las corporaciones y el sector mas rico de los particulares, sin cambiar un ápice  las condiciones estructurales para dinamizar la economía y el consumo; si como consecuencia de lo anterior piensan que los resultados empresariales que hemos visto y seguimos viendo este trimestre son la cima de lo que veremos en mucho tiempo….. Pues bien, si los mercados llevan esas reflexiones a su cabeza, las bolsas caen. No son buenas noticias. Es un escenario de lo que solemos describir, como “pan para hoy, hambre para mañana”. Y como estas bolsas entre otras características, tienen la de anticiparse entre seis y doce meses a lo que sucede en la economía real, pues se diría que la “preocupación” con el medio y largo plazo, esta  ahí.

Pero, -y este es un pero muy relevante-, si los mercados miran los fundamentales de esta economía. El pleno empleo en el que estamos. Los 4.054.000 millones de empleos credos en los 21 meses que lleva Trump en la Casa Blanca, y los 4.477.000 millones creados por Obama en sus últimos 21 meses; Si vemos que la inflación sube pero a un ritmo, que la Fed parece tener bajo control ; Si observamos como las coporaciones estadounidenses del futuro y la nueva economía, las Apple, Amazon, Netflix, Microsoft, Alphabet …están reconfigurando la tecnología y el retail global; Si pensamos en que China sabra como esquivar la piedritas que ha puesto en su camino Trump con ese desgastante,- y poco productivo para todos-, tema de los aranceles…. Pues bien, si los mercados piensan en eso, se dan la vuelta y comienzan a subir. Y eso es lo que hay. Un pensamiento de preocupación  con el medio y largo plazo, -si no remediamos determinadas decisiones erradas a tiempo-, y satisfacción evidente con el presente. Tiempos de prudencia para el inversor, pero también de oportunidad. Feliz Semana.

 


 

Domingo, 28 Octubre 2018 16:26

LA CORRECCIÓN DE LOS MERCADOS

Hemos cerrado la semana pasada con tres de los mas importantes índices en corrección técnica, es decir acumulando caídas que superan el 10%. El Nasdaq, el S&P500 y el Russell 2000, están ya en esa situación.  Las correcciones son sanas, y en un mercado “bull”, que ya dura casi diez años,   -es decir un mercado que no ha tenido en ese tiempo ningún retroceso superior al 20%-, que los mercados hagan una purga de vez en cuando, pues resulta muy de agradecer para la buena marcha de los mismos. Así que ante todo, mantengan la calma. Y vean la oportunidad.  El mercado recuperara el tono. Pero las marchas atrás en los mercados necesitan siempre  una razón para hacerse. Y esa es la pregunta, que mas interesa tener contestada en este momento, ¿Por qué esta corrección de los mercados justo ahora?.

Pese a que algunos analistas la manejan como “razón” para esta corrección, creo que la “normalización” monetaria de la Fed, no es una de ellas. Por supuesto que es un factor que esta ahí, y que incide en la subida de rendimiento de los bonos y por tanto en cierta perdida de atractivo de la renta variable. Pero ese factor esta descontado por meses en el mercado y su efecto en las caídas de los últimos días es marginal. Mucho mayor efecto tienen otros dos factores también señalados por los expertos: los efectos de las guerras comerciales, y su impacto en los resultados empresariales.

Esta misma semana hemos tenido un perfecto ejemplo de lo que digo. Los resultados de Caterpillar, considerados lo que aquí se llama un “Bellwether”, es decir resultados que muestra una tendencia para muchas otras empresas. Y bueno lo que hemos visto es que, pese a que Caterpillar ha tenido unos buenos números en ingresos y beneficios desde enero hasta septiembre, hay un detalle que ha llamado la atención de los analistas y que hizo caer la acción  un 10% el día que se conocieron los mismos: La incidencia del precio del acero en sus costes, - que como consecuencia de las guerras comerciales de Trump esta un 36% arriba-, y la sensación de que la actividad global puede ser mas lenta en meses venideros. Y esas dos circunstancias, pese a los buenos resultados actuales, podría traer peores noticias a futuro. Eso es lo que preocupa.

La percepción mencionada, -sea acertada o no-, es la que esta echando para atrás el mercado estos días. Se tiene la sensación de que lo mejor ya ha sido visto, y que lo que viene por delante, pudiera no ser tan optimista, sobre todo sino se endereza el barullo geopolítico, que Trump con sus guerras comerciales, -y otras martingalas- , esta organizando. Feliz Semana.

 







 
 
 


 



Domingo, 21 Octubre 2018 17:45

TRUMP Y LA FED: OTRA VEZ

No se ya el numero de veces que Trump “ha opinado”, sobre lo que el quiere que haga la Fed, -he perdido la cuenta-. Pero es el mismo, que el “complejo mediático conservador estadounidense”,  ha quitado importancia a esas opiniones, que son una clara interferencia que debe ser denunciada, tantas veces como se produzca con igual contundencia. Porque la Federal Reserve, debe implementar su política monetaria siguiendo el criterio profesional y técnico que crea conveniente para el bien de esta economía, no hacer política monetaria para satisfacer los objetivos electorales de Trump.

Hasta la fecha así esta siendo, y es de alabar que la Fed no se deje influir por esas continuas proclamas de la Casa Blanca, que hablan de que la Fed va a detener el crecimiento. Pero como digo, conviene tener claro que lo que hace Trump, “opinando”, es inapropiado y denunciable.

La economía estadounidense, estaba ya a finales de 2015 , -es decir un ano antes de llegar a la Casa Blanca Trump-, en un estado de salud, lo suficientemente sano, como para que la Fed comenzase a normalizar su política monetaria, es decir a ir subiendo, poco a poco, el precio del dinero, que permaneció a un coste inusualmente bajo tras la crisis de 2008 para estimular la recuperación. Y así comenzó a hacerlo.  Lo que ha pasado con la llegada de Trump a la Casa Blanca y concretamente con la innecesaria medida de “cortar impuestos” para las rentas mas altas y las corporaciones es, que esta economía se ha recalentado, con medidas que además no van a traducirse en mejoras productivas de la misma. Es solo un “subidón de azúcar” momentáneo, que ira bajando, - eso es lo que saben los mercados y de ahí las turbulencias de los últimos tiempos-, pero que además unido al tema de las gratuitas guerras comerciales, esta consiguiendo que la economía global poco a poco se desacelere.

Esa desaceleración, recogida en el ultimo informe del Fondo Monetario Internacional, esta directamente relacionada con ese “calentón” innecesario de la economía estadounidense vivido estos últimos dos anos. Tarde o temprano, esta misma administración, -o la que la suceda-, tendrá que revertir lo hecho, y eso es muy probable que tenga que hacerse en el marco de una recesión. Para entonces la Fed debe tener los tipos de interés a un nivel suficientemente alto, como para que bajarlos algo tenga su impacto . Es decir ahora es el momento de subir los tipos de interés. Y en un tiempo razonable, cuando empiecen a sufrirse las consecuencias de lo hecho los últimos 24 meses, será el momento de bajarlos.  Feliz Semana.
 







 
 
 


 





 


 



 






 



 

 

Domingo, 14 Octubre 2018 15:34

LAS ÚLTIMAS TURBULENCIAS DE WALL STREET

Las bolsas neoyorquinas, tuvieron una turbulenta semana, concretamente dos días de fuertes caídas, -miércoles y jueves-. El viernes las cosas cambiaron de dirección, con el índice Dow Jones subiendo 287 puntos, pero aun así ese índice cerro semana con un 4% de caída. La pregunta principal es si estamos “en retirada”, del largo periodo “bull” de estas bolsas, -que si seguimos así cumplirá diez años el próximo mes de marzo-, y mi opinión es que no, que le queda todavía cuerda.

Creo que veremos aun mucha volatilidad en el mas inmediato futuro, pero lo ocurrido estos días no es el final de este periodo. Los fundamentales siguen siendo demasiado positivos, las compañías van a reportar un muy buen tercer trimestre, la temporada de ventas navideñas será buena, y todo eso empuja al verde.

¿Por qué entonces estas llamadas de atención?. Pues bien, en primer lugar el mercado tiene, como siempre que se esta en periodo de subida de tipos de interés, -es decir de encarecimiento del dinero-, una acusada sensibilidad, con lo que pasa con los bonos del tesoro. Los rendimientos de los bonos están empezando a tener que ser ya del, 3,2% ( diez años), para poderse colocar, y eso siempre amedrenta a la renta variable. Así que aunque esta subida de tipos, sea sana, -que lo es, a pesar de lo que diga Trump-, y de que haya sido convenientemente telegrafiada por la Fed, que el mercado se asuste de tarde en tarde, no tiene nada de particular.

Esta luego el tema de las guerras comerciales y sobre todo de la relación con China, cuya escalada de tensiones, propiciada por la actual Casa Blanca, es gratuita y desafortunada por multiples razones que les vengo exponiendo desde hace tiempo. Pero es poco probable, que al final del día, no acabe llegándose a algo medianamente razonable. Me remito al tema Nafta. Mucho ruido y pocas nueces. Que afortunadamente también es lo mejor que podemos tener cuando las iniciativas son tan desafortunadas.

Todo el mundo esta de acuerdo en que China tiene mucho que corregir para funcionar como un mercado libre. Pero la forma de empujar a China a ir mas rápida en sus reformas no es una guerra unilateral, sino una acción coordinada dentro de las instituciones comerciales internacionales. Trump, se esta equivocando en eso, -como en tantas otras cosas-, y esas equivocaciones, sumadas al tema de los tipos de interés, son una buena excusa para corregir algo el mercado. Pero, ¿fin del periodo “bull”?, me puedo equivocar obviamente. Pero no lo veo. Aun no. Feliz Semana.







 
 
 


 



Que las guerras comerciales están pasadas de moda, -pertenecen a otra era-, y su eficacia y eficiencia es prácticamente nula, mientras sus efectos colaterales negativos son impredecibles y peligrosos, es algo en lo que están de acuerdo una mayoría de analistas y expertos.

Lo de “negociar en conflicto” y otra serie de teorías “más antiguas que la pana”, hace mucho que también han quedado superadas, y la mayor parte de la gente lo sabe. Pero Trump que entre otras muchas otras cosas es sobre todo alguien con un acercamiento al mundo, muy antiguo, muy desfasado, muy de otra época,  ve un valor añadido en ese tema del enfrentamiento de perro callejero, -lo de ir de viejo macho alfa-, que luego combina con amores, “tan raros por cierto, o mas que su agresividad”, con esos mismos enemigos. –El espectáculo dado con el dictador de Corea del Norte es proverbial-.

Pero traigo el tema a esta columna, porque esta pasada semana, por fin se ha completado la revisión del NAFTA entre Estados Unidos, Canada y Mexico, tras un larguísimo y atropellado proceso, que al final del día se salda con una reforma razonable, que hubiera podido hacerse en mucho menos tiempo y sin tanto ruido.

Por supuesto el acuerdo sigue siendo a tres bandas, no son tratados bilaterales, como había insistido Trump que seria su preferencia, y no hay ciertamente nada que sea muy distinto a lo que ya había. Eso si Trump le ha cambiado de nombre, ya no será NAFTA, será el USMCA, (Acuerdo Estados Unidos, Mexico y Canada, por sus siglas en Ingles). Vamos la especialidad superficial y “carton piedra” de esta Casa Blanca. Pero a fin de cuentas, se reforma un tratado con mas de veinte años que era algo que las tres partes querían hacer y en el caso de Estados Unidos, como mucho se hace una cierta recomposición de beneficiarios del mismo. Porque hay algunos sectores que ganaran algo, a cambio de otros que pierden algo también. Y en campos definitivos como el de la automoción, la cadena de producción es tan compleja, que resulta difícil hacer una valoración, a favor de uno u otro país.

Pero mi conclusión es clara. Lo hecho podría ser perfectamente el resultado de trabajo de una comisión de revisión del tratado habitual, habiéndose  evitado así las tensiones y los platos rotos en las relaciones entre los tres países. Claro de esa forma, el tema no hubiese captado la atención  de los seguidores de Trump, y como show hubiese resultado mas aburrido. Pero eso es ciertamente impúdico para el resto de ciudadanos.
Estamos ahora entonces, con el tema NAFTA afortunadamente retirado de la mesa, pero nos queda el muy importante asunto de la “Guerra Comercial con China”, otro espectáculo Trump para su audiencia, que no tiene pies ni cabeza en como esta siendo llevado.

Todo el mundo sabe y esta de acuerdo en que China no cumple con las reglas internacionales de comercio, -aunque poco a poco ha ido entrando por algunos aros-, y todo el mundo esta de acuerdo en ir forzando a China, a que ajuste sus formas de actuar. Pero esa “batalla” debería ser librada por el conjunto de países que están de acuerdo en hacerlo, y dentro del marco de las instituciones internacionales que existen para esa finalidad.
No debería ser una historia en solitario de Estados Unidos. Por mas que a Trump, “le ponga”, ir de pistolero solitario. Se trata de ser efectivos, eficaces, y lo mas civilizados que sea posible. No de aumentar la audiencia de un reality show, -muy de tercera fila por cierto-, o de darse gustos personales. Feliz Semana  






Domingo, 30 Septiembre 2018 15:55

FACEBOOK: MEDIO DE COMUNICACIÓN.

El muy influyente y representativo índice de lo que es y hace la economía estadounidense -y en buena medida también la economía más globalizada actual-, S&P 500,  ha hecho un cambio histórico en días pasados, en lo referido a su agrupación de empresas por sectores, haciendo desaparecer el apartado denominado “Telecomunicaciones”, y creando uno nuevo denominado “Servicios de Comunicación”.  En este nuevo rubro se agrupan empresas como Disney, AT&T, Verizon o Comcast, con otras como las llamadas “redes sociales” Facebook , Twitter o el buscador Google.

Las razones para esta reorganización son de tipo diverso, y en buena medida técnicas, en las que no vamos a entrar hoy aquí. Pero hay un aspecto que me ha parecido muy positivo y didáctico y que merece la pena subrayar: La nueva reorganización del índice S&P500 llama a Facebook por su nombre, es decir, “servicio de comunicación”, nada de seguir con esa afectación interesada de “red social”, que a mí me ha parecido siempre una estrategia para ir por el mundo, como algo que no expresa exactamente lo que se es.

Facebook es una empresa que ofrece gratuitamente a sus suscriptores comunicarse entre sí, pero además y en la medida que se conforma como acceso gratuito a internet,  para muchos de sus usuarios es la plataforma única por la que reciben información online, además de ofertas comerciales (publicidad). De esto último vive Facebook. Y de esto puede vivir, porque los usuarios no pagan – por eso son tantos en todo el mundo-, pero a cambio suministran gratuitamente -sabiéndolo o no-, una información valiosísima a Facebook, sobre quiénes son, sus preferencias, su estilo de vida, que convenientemente elaborada en sofisticadas bases de datos, Facebook vende a terceros de todo tipo y condición.  

Esta explicación obvia que acabo de darles expresa con claridad que Facebook es un medio de comunicación. Porque además de permitir a sus usuarios que se comuniquen entre sí, distribuye información política, deportiva, de entretenimiento y de cualquier categoría imaginable, y como tal, debe hacerse responsable del material que distribuye, igual que lo hace -hacemos-, cualquier medio de comunicación de los llamados tradicionales.  

Mi punto -se me acaba el espacio para esta crónica-, es que la nueva agrupación sectorial del índice S&P500 apunta en la dirección correcta de llamar a las cosas por su nombre, y de pedir a Facebook que asuma su responsabilidad como medio de comunicación mundial de descomunal influencia, asignando los recursos necesarios para ese fin. Feliz Semana.

Domingo, 23 Septiembre 2018 19:44

EL “MAL DE OJO” DE TRUMP, ENGORDA A NIKE

Hay un viejo refrán español que dice “que el ojo del dueño engorda al caballo”, y viendo lo visto últimamente podríamos decir que curiosamente también y en sentido contrario, “el mal de ojo de Trump”, es decir las condenas y maldiciones que el presidente hace sobre  empresas de todo tipo y condición, lejos de perjudicarlas, “las engorda”, las hace ganar más dinero y aumentar su valor en bolsa.

Ha pasado hace solo unos meses con Amazon. Trump inicio una inapropiada batalla de “tweets”, atacando a la empresa de Jeff Bezos, sugiriendo incluso que el servicio postal del país subiese las comisiones a la compañía, y bueno todo tipo de ideas descabelladas, a las que nos tiene ya muy habituados.  Y la consecuencia fue que Amazon, lejos de verse perjudicada, llego al millón de millones de capitalización en bolsa, antes de lo que esperábamos. Nuevo record de la compañía.  Pues bien, algo similar acaba de pasar estos últimos días con Nike.

Como quizás recuerden Nike decidió recientemente lanzar una masiva  campana publicitaria global de su ya histórico “Just do it”, con el atleta y activista de la NFL, Colin Kaepernick, como protagonista, a quien Trump ha criticado en sus tweets repetidamente por liderar el movimiento de atletas de la NFL, que se arrodillan en señal de protesta cuando se toca el himno nacional al inicio de los partidos, para denunciar el racismo. Nike utiliza en la campana la imagen de Colin Kaepernick, con la frase, “Believe in Something. Even if it means sacrificing everything”, (“Cree en algo. Aunque eso signifique tener que sacrificarlo todo”).

Cuando se presento la campana, Trump, la cadena Fox, y el sector ultraconservador republicano encabezado por congresistas evangélicos del sur principalmente, se lanzaron enfurecidamente sobre la campana de Nike, y pidieron el boicot a sus productos. Pero resulta que las ventas han aumentado espectacularmente, desde que se lanzo la campana, y la acción de Nike, que el día de la salida de la campaña, se vio perjudicada por esa oleada conservadora de criticas, resulta que diez días después, y ya con los datos en la mano de como han funcionado las ventas y el posicionamiento de imagen,  ha alcanzado record histórico de valor en bolsa: 83,48 dólares.

Obviamente hay muchos más factores en juego y Nike tiene competidores fuertes en su negocio. Pero según todos los analistas expertos en marketing, el movimiento hecho con Kaepernick, ha sido ganador.  Y Trump, Fox,  y sus seguidores, no precisamente “Influencers” en moda. Feliz Semana.




Domingo, 16 Septiembre 2018 15:58

ES EL “FINTECH”, NO LAS REGULACIONES

Estos últimos días se ha producido una noticia a la que los medios económicos hemos dedicado seguramente, menos protagonismo del que realmente merece. Ayden, una empresa de procesamiento de pagos “fintech”, holandesa, que tiene solo doce años de existencia, y que cotiza en bolsa desde hace poco mas de tres meses, ha superado en capitalización al Deutsche Bank.

Ayuden ha alcanzado un capitalización de 20.000 millones de euros, mientras Deutsche Bank esta en los 19.000 millones. Pero lo mas importante y significativo, es que Deutsche, ha disminuido en dos terceras partes  la capitalización que tenia en 2007, (60.000 millones), antes de la hecatombe  que recordamos estos días, con la llamada “Crisis del Subprime”.

Pues bien, al mismo tiempo que leemos noticias como esa, están algunas, instituciones financieras estadounidenses estos días, haciendo un feo doble juego en sus relaciones con la Casa Blanca de Trump. Porque mientras por un lado intentan poner a toda prisa, distancia  de por medio, con las nefastas políticas económicas de esta Administración,  de la que cada vez cualquier institución que se precie quiere estar convenientemente desmarcada, antes de que llegue el caos, -esta semana lo volvía a hacer patente por ejemplo Jamie Dimon de J.P. Morgan-, al mismo tiempo, tratan de ver si “pueden sacar ” de esa misma Casa Blanca, algún que otro corte de regulaciones, que aumente, sus comisiones y sus ingresos por la via rápida. Ya saben, los bancos.

Es una actitud ciertamente fea, -por ser suave-, pero sobre todo equivocada. Una parte de la banca estadounidense, esta convencida, de que deben relajarse las regulaciones, que en diez años la han llevado del infarto, a la excelente salud que goza hoy. Plenamente capitalizada, y consiguiendo beneficios records en su historia, (así ha sido el primer trimestre de 2018).  Sus acciones en muchos casos sin embargo no reflejan esa buena situación, y una parte de ejecutivos y analistas de esas instituciones están empeñados, en que el tema tiene que ver con que hay que relajar  la regulación actual. No es así. El obstáculo no es la regulación, es el “fintech” y su propia gestión.

No dudo que después de diez años haya que hacer algún retoque y pulir temas de lo regulado en plena post-crisis del 2008, -de hecho ya se esta haciendo-. Pero el futuro y los problemas de la banca, no vienen por ahí. Vienen por  la velocidad y la inteligencia, con la que esas instituciones sepan entrar en la era del “fintech”, siendo protagonistas, y no dejando ese lugar a otros. Creo que seria muy sano que reenfocasen sus energías. Feliz Semana.