COREA DEL NORTE Y TRUMP PONEN A PRUEBA A LA RENTA VARIABLE Destacado

Hasta la fecha, la renta variable estadounidense ha pasado su testigo al dólar como el activo que refleja las decepciones que acompañan al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desde el pasado 20 de enero. Sin embargo, el endurecimiento de las tensiones dialécticas entre el mandatario y el régimen norcoreano comienzan enfriar el optimismo de los inversores. Algo que se demostró al cierre del martes, cuando las amenazas del republicano de desatar "el fuego y la furia" contra Pyongyang aniquilaron la racha alcista del Dow, que hasta entonces encadenaba nueve jornadas de máximos históricos consecutivos. 

Una tendencia que continuó el miércoles y el jueves después de que el gobierno de Kim Jong Un barajase la Isla de Guam, territorio de EEUU en Micronesia, como un posible objetivo militar. Más leña al fuego que llegó acompañado de los habituales tuits del mandatario estadounidense, donde Trump se encargó de manifestar que el arsenal nuclear del país "es mucho más fuerte y poderoso que nunca". "Mi primera orden como presidente fue renovar y modernizar nuestro arsenal nuclear", señaló el inquilino de la Casa Blanca, quien indicó que "con suerte, nunca tendremos que usarlo, pero no llegará el día en que no seamos la nación más poderosa del mundo". 

Palabras que se dejaron inmediatamente sentir entre los inversores de todo el mundo. Mientras activos refugio como el oro tocaban máximos de los últimos dos meses, la rentabilidad del bono americano a 10 años llegó a ceder hasta el 2,22%. El VIX, que mide la volatilidad en los mercados, ha experimentado un repunte del 40%. Y es que Trump sugirió el jueves, que su mensaje podría ser aún más severo. 

"Será interesante observar si las caídas de las últimas jornadas suponen un simple traspiés en una semana sin grandes referencias macro o es realmente un cambio de tendencia real", aclaró el analista de SpreadEX, Connor Campbell, en un informe a sus clientes. Desde CMC Markets, David Madden, reconoció que el cara a cara entre ambos países "ha animado a los inversores a vender activos de renta variable y refugiarse en el oro". "Mientras las tensiones continúen entre ambas naciones es difícil imaginar el flujo de dinero a la renta variable", añadió. 

El rifirrafe verbal de Trump y Corea del Norte estuvo aderezado por las declaraciones del secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, quien advirtió a Pyongyang que debe "cesar cualquier consideración que posibles acciones que acabaría en el fin de su régimen y la destrucción de su gente". En este sentido aclaró que tanto EEUU como sus aliados cuentan con las capacidades ofensivas y defensivas "más precisas, robustas y ensayadas" del mundo. 

El endurecimiento del lenguaje utilizado por Trump contó con el respaldo del principal diplomático estadounidense, el secretario de Estado, Rex Tillerson, quien dijo que el presidente está utilizando "un lenguaje que Kim Jong Un debería entender, ya que no parece entender el lenguaje diplomático". Sus declaraciones se produjeron rumbo a la Isla de Guam desde Malasia en una parada de rutina para repostar combustible. Tillerson aprovechó sus interacción con la prensa para transmitir un mensaje de calma a los estadounidenses asegurando que "deben dormir tranquilos por la noche". 

 

No existen muchos precedentes sobre la reacción de los mercados financieros a una posible amenaza nuclear. Desde Capital Economics destacaron que el ejemplo más cercano es el de la crisis de los misiles cubanos de 1962. Por aquel entonces el S&P 500 recuperó casi todas las pérdidas registradas desde el anuncio el 22 de octubre por parte del presidente John F. Kennedy del descubrimiento de dichos misiles, antes de que seis días más tarde, el secretario general del partido comunista de la Unión Soviética, Nikita Khrushchev, informase que retiraría dichos misiles de la isla.