La Fed inicia su rumbo hacia lo desconocido Destacado

Era de esperar: la Reserva Federal no movió tipos y confirmó que iniciará el adelgazamiento de su balance en octubre. 

Como ya se adelantó en la reunión del pasado 13 y 14 de junio, la reducción del balance comenzará inicialmente con ventas mensuales de 10.000 millones de dólares (6.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y 4.000 millones de dólares en deuda de otras agencias federales y activos respaldados por hipotecas) con incrementos trimestrales por el mismo valor durante los próximos 12 meses hasta alcanzar un total de 50.000 millones de dólares (30.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y 20.000 millones de dólares en deuda de otras agencias federales y activos respaldados por hipotecas). 

Una vez que se alcancen los máximos estipulados, estas desinversiones mantendrán la misma  velocidad de crucero permitiendo una completa previsibilidad del proceso a ojos del mercado. Este régimen y ayuno se mantendrá hasta que el FOMC considere que su colchón alcanza su peso ideal. 

En cierta forma, el mercado ya descontaba este anuncio, especialmente porque los detalles del proceso ya se adelantaron a inicios del verano. Dicho esto, su oficialización se dejó notar en la rentabilidad de la deuda americana a 10 años, que subió hasta el 2,27%. 

Sin embargo, los expertos apuntan a que esta desinversión, pese a no tener precedentes históricos, no debería crear disrupciones de calado en los mercados, especialmente entre la renta fija. De momento, también hemos visto subidas para el dólar, después de que la Fed mejorase su previsión de crecimiento para este año, pese a que reconoció que los huracanes Harvey, Irma y Maria se dejarán notar en el tercer trimestre. 

Por otro lado, la Fed no ha hecho cambios en lo que en la jerga financiera se conoce como dot plot, que es la proyección sobre donde acabarán los tipos de interés al terminar el año. Esta meta se mantiene en el 1,4% por lo que si observamos los niveles actuales en el precio del dinero, Yellen y sus chicos dejan la puerta abierta a una próxima subida de 25 puntos básicos, que si bien no se materializará en la reunión de noviembre, tiene todas las probabilidades de ocurrir en la de mediados de diciembre.

Nada más conocer la decisión de la Fed, las expectativas del mercado de que esto ocurra se han disparado por encima del 70% pero como es costumbre, Yellen ha recordado que las decisiones sobre subidas de tipos no cuentan con una ruta preestablecida. 

 

 

 

Modificado por última vez en Miércoles, 20 Septiembre 2017 16:59