Miércoles, 24 Mayo 2017 | Login
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 678

TIPOS DE INTERÉS E INVERSIÓN Destacado

Tenemos que tener cuidado con las decisiones de inversión del patrimonio financieroque tomamos en tiempos como los actuales en los que los tipos de interés seencuentran en tasas muy bajas en términos históricos. Tipos de deuda pública a 10 años en algunos países: Estados Unidos 2,30 %, Canadá 2,00 %, México 3,30 %, Reino Unido 2,20 %, Alemania 0,90 %, Francia 1,25 %, España 2,10 %, Suiza 0,40 %, Japón 0,50 %, Australia 3,30 %. Los riesgos de minusvalía que podemos incurrir al comprar ahora deuda a largo plazo atipo fijo son por tanto patentes.

En Alemania una subida del 1% supondría doblar lostipos actuales, y en Suiza más que triplicarlos. Cada vez que suban los tipos bajará la cotización de las obligaciones que hemos comprado generando pérdidas que pueden ser fuertes. Si en vez de títulos a 10 años los adquirimos a 30, los riesgos de minusvalíase multiplican. También está pasando con los tipos a corto plazo: el Euribor en Europa a un año está ahora al 0,34%, cuando al comienzo de 2008 superaba el 5%.

Los tipos medios de nuevas emisiones de deuda se han desplomado, pero en algúnmomento deben revertir a la media. Los enormes endeudamientos públicos actuales, financiados a esos tipos históricamente bajos, disimulan los desequilibrios potenciales del déficit público que pueden aparecer en muchos países cuando suban las tasas de interés, con el consiguiente impacto sobre la economía y los impuestos que tendremos que pagar para intentar equilibrar los presupuestos.

Pero existe otro riesgo menos patente: al negarnos a invertir nuestro dinero a tipos cercanos a cero a corto plazo y muy bajos a largo, podemos llegar a adquirir activos con más riesgo a precios demasiado altos. La búsqueda de ‘yield’ a toda costa nos puede empujar a tomar decisiones de inversión imprudentes. Como recordábamos hace unas meses hay momentos en que lo importante no es poner énfasis en el “return on the money” sino el  “return of the money”.

Una buena alternativa para inversores con paciencia es comprar las acciones de aquellas grandes compañías con balances saneados, buenos márgenes, ventas crecientes, bien gestionadas, adecuada rentabilidad por dividendos – y trayectoria de los mismos crecientes -, que se benefician del crecimiento de la economía mundial y que nos permitan vencer la inflación a largo plazo y proteger por tanto nuestros ahorros. Con una salvedad: siempre que las compremos a precios razonables.

Modificado por última vez en Domingo, 24 Mayo 2015 11:00