×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 394

Comprando Futuro

Sorprendentemente el 2012 fue un año mejor de lo esperado si consideramos los retornos de  los inversionistas en los Mercados financieros. En términos generales, todas las clases de activos evolucionaron positivamente a pesar de encontrarse los países más desarrollados en recesión o prácticamente estancados.

 Los mercados bursátiles subieron en todo el  mundo, destacando la bolsa americana a pesar de la grave crisis de deuda que tiene y las expectativas de todo el año de la subida de impuestos propuesta por la administración del presidente Obama. El final, el drama sobre el precipicio fiscal acabó como todos esperábamos, con un acuerdo de mínimos, que una vez más, pospone la solución total del problema. El mercado europeo también subió considerablemente considerando que a mediados del ejercicio hubo un claro riesgo de salida del Euro de Grecia, y de sendos rescates acelerados de España e Italia. Y los países emergentes (en crecimiento) nos siguieron dando sorpresas positivas.

 Incluso la mayor parte de los Hedge Funds dieron buenos resultados aunque muy alejados de los resultados de la década pasada que producían subidas consistentes con muy poca volatilidad.

Analizando todo lo anterior, se ve claramente que los inversionistas estaban comprando futuro, ya que la realidad económica del 2012 no era nada agradable. Europa sin crecimiento, con varios países en recesión y en este momento Alemania, entrando en caída también. Los Estados Unidos y Japón estancados entre el 1y 2% de subidas de su PIB y sin perspectivas claras de un gran crecimiento para el 2013. A pesar de ello, los precios de los bonos no pararon de apreciarse, ayudados por la demanda de la “autocompra” de bonos de los propios gobiernos, lo que mantuvo sus rendimientos artificialmente bajos. Todo ello, lleva a una clara situación de riesgo, que sorprendentemente, muy poca gente quiere admitir. Empezamos a encontrarnos en una situación donde los activos considerados arriesgados parecen seguros, y aquellos que en teoría son seguros, tienen mucho que perder.

En este momento los mercados bursátiles tienen una rentabilidad por dividendo, salvo excepciones, superior al retorno que ofrecen los países de referencia. Los beneficios de las compañías han seguido creciendo, esperándose una media para este año a nivel mundial superior al 11% respecto al 2012.

 

Si consideramos que la única salida real al problema de deuda de los gobiernos es creación de inflación para que entre todos, y en el tiempo vayamos pagándola, los tipos de interés tendrán que subir, y posiblemente mucho dentro de unos años. Adicionalmente, los fondos de pensiones no podrán cubrir sus obligaciones con retornos de intereses del 1 o 2 %, es por ello que todo nos indica que habrá que volver a instrumentos de inversión que nos den rendimientos positivos en el tiempo. Habrá que ir tomando posiciones en carteras de capital riesgo (“private equity”), mercado inmobiliario con flujos de renta positivos y mercados bursátiles a nivel mundial.  Todo ello, combinado con instrumentos que nos puedan proteger frente a las subidas de precios, como materias primas, principalmente metales preciosos como oro, plata, o incluso diamantes.

 

Los analistas en general están moderadamente optimistas, como casi todos los principios de año. En nuestra opinión, hay que seguir cautos, pero poco a poco saliendo de aquellos instrumentos de renta fija que nos han dado tantas alegrías los tres últimos años, y posicionarse en otros tipos de activos donde realmente se vea crecimiento en el tiempo. No creo que haya prisa por hacerlo, ya que la batalla sobre el techo de la deuda americana aún esta por librarse, y es posible que en el medio de la misma veamos un flujo hacia instrumentos de refugio en espera de un resultado final. Sin embargo, no hay que dejar pasar la oportunidad en caídas de los mercados en los próximos meses de ir construyendo posiciones de largo plazo. ¿Sera el momento de empezar a comprar en Europa pensando en una futura recuperación? No lo sé, pero lo que tengo claro es que los mejores negocios se hacen cuando todo el mundo quiere vender y uno parece ir a contracorriente.

 

 

Modificado por última vez en Domingo, 24 Mayo 2015 11:03