La bolsa de Tokio cierra plana con los inversores en busca de oportunidades

La bolsa de Tokio cierra plana con los inversores en busca de oportunidades Destacado

La bolsa de Tokio cerró hoy casi sin cambios, tras cuatro jornadas seguidas en negativo, en la que los inversores buscaron hacerse con "gangas", ante la ausencia de estímulos fuertes.

El índice de referencia Nikkei cayó 0,98 puntos, un 0,00 por ciento, hasta situarse en 22.380,01 puntos, mientras que el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, perdió 4,62 puntos, un 0,26 por ciento, hasta situarse en 1.778,87 unidades.

El parqué tokiota comenzó la jornada con una leve caída, seguida de ganancias justas durante el resto de la jornada, para concluir el día sin cambios.

El Nikkei mantiene así una racha de caídas debido a la recogida de beneficios entre los inversores después de las subidas de la semana pasada, cuando el selectivo Nikkei alcanzó su mejor nivel en casi 26 años.

Otro factor que motivó la desconfianza de los inversores fue el anuncio de que el gigante nipón de las telecomunicaciones Softbank (T:9984) llegó hoy a un acuerdo inicial con la compañía estadounidense Uber, que todavía no está cerrado, pero cuyo éxito dependerá del precio y el porcentaje de acciones.

La operación podría alcanzar los 10.000 millones de dólares (8.584 millones de euros), según señalaron varios medios financieros.

Las acciones del grupo japonés cayeron hoy al cierre de la Bolsa de Tokio un 1,51 por ciento, en 9.530 yenes (71,8 euros), tras finalizar ayer con un leve descenso del 0,29 %.

El petróleo, el carbón y el transporte aéreo lideraron las caídas, mientras que los productos de metal y de caucho se encontraron entre los beneficiados de la jornada.

Las compañías exportadoras subieron por la debilidad del yen frente al dólar, con Sony (T:6758) a la cabeza, que alcanzó un 0,5 %.

En la primera sección, 1.338 valores retrocedieron frente a 622 que avanzaron, mientras que 75 terminaron el día sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 2,986 billones de yenes (22.515 millones de euros), frente a los 2,796 billones de yenes (21.163 millones de euros) del lunes.