Trending Topics Destacado

“PARADA REPENTINA”

Como en toda “tormenta perfecta” nada permitía prever las condiciones que se irían confabulando para afectar a los mercados bursátiles. Enfocados en indicadores domésticos y pendientes de la retórica de la FED, operadores y analistas andaban ocupados en determinar las probabilidades de un acuerdo entre Syriza y la “Troika”, confiados en la razón de los argumentos económicos, hasta que las decisiones políticas impusieron su lógica. Confrontados en una negociación sin cuartel, las partes llegaron a un punto de inflexión que precipitó la ruptura de acuerdo alguno generando lo que Mohamed El-Erian llama la “parada repentina” de la economía griega, el congelamiento de su sistema de pagos.

Si bien el contagio financiero del “default” griego y su potencial salida del Euro podrían ser manejables, lo impredecible son los efectos de su potencial salida de la Union Europea en el marco de la insurgencia de populismos de izquierda y derecha en el Continente. Tal incógnita a la que se sumarían la implosión de los mercados bursátiles chinos y la declaración del gobernador de Puerto Rico, en tanto que la deuda de la isla es “impagable”, aunados a una baja liquidez, impelieron una caída que solo podría ser compensada por indicadores estelares en los Estados Unidos.

GRECIA

Cual tragedia griega, el mercado se tornó complaciente creyendo que los QEs y la sensatez salvarían el día. En Grecia, sin embargo se enfrentaban variables “insolucionables". Por un lado las medidas que demandaban los acreedores eran políticamente inviables para Tsipras, por otro la “Troika” no podía seguir negociando ante la ausencia de franqueza. La limitación en la asistencia a los bancos griegos del BCE y el referendo de Tsipras desencadenaron el “Greccident” con feriado bancario y control de capitales para evitar el colapso del sector financiero. En la medida que Grecia no pagará al FMI entrará en “arreas”, resultando en “inelegible” para financiamiento internacional alguno hasta que el referendo decida si hay vida en la deuda griega o si ésta entra en el “espiral de la muerte”.

Si gana el “si” Syriza bien podrían dejar de ser gobierno y se podrían retomar las negociaciones. Si gana el “no”, el default seria de hecho y la potencial salida de Grecia de la UE, el “Grexit”, entraría en juego. En ultima instancia el problema de Grecia resulta de su incapacidad de generar un superávit fiscal primario en la medida que la austeridad no le permite crecer para mantener el gasto público y pagar su deuda. 

CHINA

Los mercados bursátiles de la China continental, es decir los de Shenzhen y Shanghai en exclusión de la Bolsa de Valores de Hong Kong, han reaccionado con inusitada volatilidad a lo que interpretan como “señales contradictorias” de la “Mama Grande” o Yang Ma, como se conoce al Banco Popular de China (BPDC), el banco central del país. Desde que alcanzaran su pico el 12 de junio, ambos mercados han registrado perdidas superiores al 20%, la referencia para un “bear market”, a pesar de medidas de estimulo anunciadas por el BPDC. Durante el fin de semana el banco central anuncio la reducción del limite de la relación entre prestamos y depósitos de los bancos inyectando liquidez en los mismos al bajar las tasas de interés al 4.85%.

Los mercados chinos han duplicado su valor en el ultimo año, a pesar de la reciente contracción, en la media que el gobierno había estimulado su expansión reduciendo tasas de interés en un esfuerzo por dinamizar la economía domestica. Tales medidas expandieron el apalancamiento en acciones hasta el 8.5% de la capitalización de mercado propiciando una suerte de burbuja que pareciera desinflarse súbitamente de cara a altas valuaciones, riesgo geopolítico y bajo crecimiento económico en China.