Trending Topics Destacado

“HEADWINDS”

Cuando los mercados de valores experimentan buen “momentum” se suele decir que tienen “tailwind”, viento de cola, que, como en la aviación, impelen a una nave y le permiten acelerar su travesía.  Por el contrario, si los mercados enfrentan dificultades, los vientos son en contra, los “headwinds, que anuncian turbulencia y volatilidadEn las próximas semanas, las mas lentas del año, en el grueso de las vacaciones de verano y donde se ira definiendo si la “normalización” de tasas es en setiembre,  los “headwinds” provendrán, en el frente internacional, del “efecto” de la desaceleración china en los mercados emergentes y el crecimiento norteamericano y, en el domestico, de los indicadores de consumo, empleo e inflación que confirmaran o negaran la resiliencia de los Estados Unidos.  Por lo pronto el precio del petróleo esta a unos dólares de sus niveles mas bajos durante la crisis hipotecaria, sumando pesimismo al sector energético y las materias primas y el dólar se mantiene fuerte, desanimando las expectativas de recuperación en estas o de incremento substancial en los retornos de la renta fija y los dividendos de la renta variable.

EMERGENTES

La reciente devaluación del renmimbi en China, y las tribulaciones de sus pares emergentes en los “BRICs” (Brasil, Rusia e India) están generando un renovado debate sobre la naturaleza, dinámica y perspectivas de los Mercados Emergentes. Por un lado se señala que el ciclo de estos mercados esta llegando a cierta “conclusión” y, por otro, que la perspectiva de cara a ellos debe ser completamente renovada. Los críticos señalan que el crecimiento emergente fue dependiente del “súper ciclo” de las materias primas, hoy en declive y en el consumo que éste generó, antes que en dinámicas de industrialización, educación e institucionalización y que al cabo de la expansión lo que habrá de quedar son deudas y expectativas truncasAhora bien, el análisis “constructivo” subraya la diversidad y diferenciación de los Emergentes. El Financial Times menciona a los “sumergidos”, los “flotantes” y los que “emergen” y la magnitud que representan estos mercados que componen ya el 57% del Producto Interno Bruto y el 65% de las Reservas Internacionales globales. Mas aún, en los Emergentes se concentra la población joven del planeta, es decir los futuros productores y consumidores y es sabido que en el largo plazo “demografía es destino”.

 

EL “PRECARIADO”

La expansión y popularidad de la “sharing economy”, la “economía de lo compartido”, expresada en empresas como Uber y Airbnb entre otras, resalta y ensalza la capacidad de “emprender” de los individuos vis a vis las aparentes limitaciones de lo “corporativo”. Detrás de las banderas de la “disrupción tecnológica” se están revelando ya sin embargo ciertas limitaciones en el nuevo modelo.  A las protestas de taxistas contra Uber en distintas ciudades del planeta y sus altercados con diversas municipalidades en función de responsabilidad y seguridad, cosa que esta afectando a Airbnb también, se suma un factor de mayor envergadura y es el de la definición de “empleo”. Para Uber los choferes de su flota son “contratistas” y no “empleados” lo que subraya la naturaleza independiente de su ocupación. En apariencia tal efecto positivo contrasta con el creciente incremento del empleo temporal en las economías desarrolladas que estaría originando lo que Guy Standing ha llamado el “precariado” en alusión a una nueva clase social urbana cuya característica es la precariedad. Así, si el “proletariado” del Siglo XX origino múltiples disrupciones sociales y políticas en su tiempo, el “precariado” habrá de generar la suyas.