Trending Topics Destacado

CORRECCION E INVERSION. La reciente volatilidad de los mercados de renta variable, fija y de materias primas tendería a confirmar la circunstancia que viene caracterizando a la economía global en el ultimo año: la buena noticias es que no hay malas noticias y la mala noticia es que no hay buenas noticias. En el lapso de una semana la Bolsa de Valores de New York ha oscilado violentamente en niveles que la llevaron de una “corrección”, una caída de mas del 10% a una “inversión”, entendida como “reversal”, cambio de sentido, en el que recuperó prácticamente lo perdido.

En esa misma semana los bonos de bajo riesgo han ajustado sus retornos mientras que los de alto riesgo han perdido valor con una especial corrección en los de los mercados emergentes.  Al mismo tiempo el petróleo, medido en función del WTI, cayo en casi 25%, en el precio por barril, en una semana, para recuperar, casi toda la perdida, en dos días. Las peculiaridades del mercado tienen que ver con la dicotomía de mercados desarrollados y emergentes en los que los Estados Unidos y China juegan el papel fundamental; la ausencia de drama, por su parte, pareciera subrayar que el “fin del mundo” no existe.

 

“NORMALIZACION”. La reunión anual de banqueros centrales, en Jackson Hole en Wyoming, la semana pasada, fue reveladora no tanto por lo que los gestores de las políticas monetarias de los países desarrollados saben, sino mas bien por lo que ignoran. Titulada “Dinámica Inflacionaria y Política Monetaria”, la conferencia, que es analizada mas por las indicaciones de medidas monetarias que por la discusión académica, viró sin embargo hacia esta ultima. Centrada en el “irritante” comportamiento de la inflación, que ha contradicho al paradigma de la “Curva de Phillips”, que señala que la inflación baja cuando sube el desempleo y sube cuando este baja, la discusión reveló lo que se ignora del comportamiento inflacionario contemporáneo en la medida que ésta no bajo durante la “Gran Recesión” y no ha subido con la recuperación.

La discusión es particularmente relevante para la “normalización” de tasa de interés en los Estados Unidos en la medida que la Reserva Federal determinaría el momento de subir las tasas cuando pueda prever un aumento en la inflación norteamericana por encima de un aparentemente inalcanzable 2%. Independientemente del indicador y como señalara Stanley Fischer, el Vicepresidente de la FED,  la dinámica de crecimiento norteamericano permitiría incrementar las tasas de interés este año.

 

PARADOJAS. La aparente desaceleración China y el pobre crecimiento en Europa y el Japón, a cuya dinámica se suman ahora los mercados emergentes, están subrayando una seria de consecuencias y paradojas de la crisis hipotecaria del 2008. Lejos de debilitar al dólar y generar inflación, las medidas monetarias implementadas para evitar que la “Gran Recesión” se convirtiera en “Depresión”,  han generado una era de baja inflación que no se “recupera” a pesar de índices de empleo aparentemente robustos en los Estados Unidos. Esta paradoja se explica acaso por el estancamiento de los salarios y una demanda cohibida entre consumidores que prefieren ahorrar a gastar a pesar de tasas de interés marginales. 

Una segunda paradoja esta vinculada a la limitada inversión a pesar de los bajos retornos de capital generados por las “tasas cero”, cuya naturaleza parecería también apuntar a un problema de expectativas de un sector privado de ímpetu retraído. Otra paradoja singular esta vinculada a la desaceleración del comercio internacional a pesar de la “guerra de las monedas”, que apuntaría a cambios estructurales en los medios y formas de producción globalizados que tienden a favorecer el valor agregado del ensamblaje antes que la producción bruta.