Bonos anotan entradas récord; virus impulsa apuestas a estímulo

Bonos anotan entradas récord; virus impulsa apuestas a estímulo Destacado

(Bloomberg) -- ¿Dónde operan los inversionistas cuando ataca un virus global? La respuesta es... en los bonos.

Los fondos de bonos registraron entradas semanales récord de US$23.600 millones en el período hasta el 12 de febrero, según Bank of America Merrill Lynch, que citó datos globales de la empresa de seguimiento de fondos EPFR. Las esperanzas de que la tasa de contagio del coronavirus haya alcanzado su punto máximo se están disipando y los inversionistas están cada vez más preocupados por sus efectos en la economía mundial.

“Parece haber una amplia aceptación de que los bancos centrales serán proactivos para hacer frente a cualquier debilidad económica relacionada con la epidemia”, dijo Antoine Bouvet, estratega sénior de tasas de ING Groep NV. “Esto es positivo para la renta fija, incluso cuando vemos la otra cara de la crisis del virus”.

El coronavirus ha ayudado a reactivar una recuperación de los bonos, que se ha desacelerado en los últimos meses a medida que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China se enfriaban. La deuda soberana de EE.UU. a Europa se ha elevado este año, mientras incluso algunos de los activos más riesgosos, como los bonos griegos, han observado una caída de los rendimientos a mínimos históricos a medida que los inversionistas acuden a rincones más remotos del mercado.

Esto ha hecho retroceder el monto de la deuda con grado de inversión con rendimientos negativos hasta casi US$14 billones a principios de este año.

Los datos de EPFR mostraron que los fondos de bonos de grado de inversión recibieron su segunda entrada más grande en US$13.400 millones, mientras que los fondos de bonos de alto rendimiento registraron el máximo en 21 semanas en US$3.400 millones. El flujo total hacia los fondos de bonos fue casi el doble que el de los fondos de capital.

Los bonos en general volvieron a subir en los últimos dos días de esta semana, después del período de análisis de EPFR, mientras la provincia china de Hubei, el centro del brote de coronavirus, informó casi 15.000 casos más confirmados.

Los bancos centrales mundiales han encendido las alarmas y han manifestado su disposición a tomar medidas en caso de que la disrupción se filtre en la economía. El gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dijo el viernes que la economía global está más débil ahora que durante el brote de SARS en 2003.

Lo que dice Bloomberg Intelligence:

Los inversionistas han subestimado la importancia de la duración global del virus. La caída de los rendimientos reales y la entrada de activos de crédito y riesgo continúa en una nube de liquidez eterna del banco central. La opinión consensuada de una recuperación rápida en forma de V está lejos de ser cierta dado que la fabricación ya era frágil. Los mercados siempre luchan por reducir los riesgos de la cola.