EL MERCADO ESTA SEMANA Destacado

El apetito bursátil registrado hace un par de semanas atrás, por renta variable estadounidense, continuó ejerciendo presión alcista en los índices accionarios locales permitiendo que éstos sobrepasasen umbrales técnicos de mediano plazo en la semana en desmedro del resto de los mercados mundiales a medida que las cifras macroeconómicas estadounidenses ratificaban un mayor dinamismo económico quedando todos a la espera de la bullida intervención política del Presidente Trump con sus colegas del G7 en Quebec, Canadá que por lo demás terminó como era de esperar, con una sobrerreacción presidencial excusándose del comunicado conjunto que debían emitir todos los países el pasado sábado mientras que Trump se dirigía a Singapur para sostener la tan ansiada cumbre política con el Premier norcoreano Kim Jong-Un, el martes 12 de junio que viene.

Fue en este entorno que los índices accionarios estadounidenses promediaron retornos del orden de +1.9% en la semana acumulando en lo que vamos del mes de junio alzas promedio de +3% a medida que el índice de volatilidad bursátil (VIX) cedía hacia 12.2 puntos ratificando el menor nerviosismo que se viene plasmando localmente. Entre tanto la tasa soberana a 10 años registró movimientos casi sincronizados con el precio del petróleo cerrando la semana en 2.95%, ello porque a medida que el precio del petróleo cedía las expectativas de inflación también se ajustaban a la baja. En este contexto vimos como el precio del petróleo cedió hasta casi US$64 el barril para cerrar la semana en US$65.50 quedando a la espera a la reunión semestral que sostendrán los miembros de la OPEP junto con Rusia el próximo 22 de junio donde se espera que éstos decidan aumentar la producción mundial después de haberla restringido del orden de 1.8 millones de barriles por día desde principios del año 2017.

A su vez, vimos como el precio del cobre repuntó +6.8% en la semana cerrando en US$3.30 la libra frente a una posible huelga del mayor productor de cobre en el mundo y cierre de cupríferas en India. Finalmente, aun cuando el dólar mostró poca volatilidad en relación al euro y yen, las monedas emergentes vienen reaccionando frente a un profundo remolino inadvertido que se viene fraguando y generará un desmán eventualmente, tema que abordaremos en mayor detalle a continuación. Fue así que la paridad euro-dólar cerró la sesión levemente por debajo de €1.18 mientras que la relación dólar-yen lo hizo en ¥109.5. Sin embargo, el mercado cambiario emergente registró movimientos bruscos que llevaron a acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) (Argentina), intervenciones verbales y formales por parte de distintas autoridades monetarias (Brasil) y alzas adicionales en las tasas de instancia monetaria (India y Turquía), todo con el afán de detener las depreciaciones de sus monedas. Esta semana fue el turno de Brasil donde el real en cuestión de días se encumbró hacia BR$3.94 desde los BR$3.72 registrado a finales del mes de mayo para luego el pasado viernes apreciarse drásticamente hacia BR$3.71 frente a una intervención aguda por parte de las autoridades monetarias y financieras de dicho país.

En cualquier pasado reciente las autoridades monetarias de los países emergentes y aquellos de los periféricos europeos, frente a los movimientos de sus paridades cambiarias y tasas de mediano a largo plazo, hubiesen por lo menos sugerido controles de capital a los flujos financieros especulativos o golondrina que son los que inicialmente generan toda la convulsión inicial que puede eventualmente gatillar en crisis financiaras focalizadas. Sin embargo, éstas autoridades han estado ya sea somnolientas o alternativamente cautas dado el entorno comercial que se viene gestando a nivel mundial, simplemente porque una buena parte de los capitales golondrina pertenece a la fastuosa industria financiera estadounidense (hedge funds).

Puede que las autoridades de dichos países (Argentina, Brasil, India y Turquía entre otros que han visto cambios sustanciales en sus paridades cambiarias) se hayan abstenido de intervenir para no generar una guerra comercial con Estados Unidos. Puede que al imponer controles de capital la administración Trump argumente que ello tiene incidencia sobre la estabilidad financiera del sistema estadounidense, y por ende de seguridad nacional, y ello gatille en una guerra comercial, ya que hay una estricta relación entre el sistema financiero mundial y el comercio internacional global. Es asi que el pasado viernes después de que el real se depreciase casi 5% en cuestión de días, a pesar de la intervención cambiaria que había realizado el Banco Central de Brasil (BCB), este viernes pasado la intervención por parte de las autoridades brasileñas incluyó swaps cambiarios del orden de US$3,750 millones ratificando que proveerán US$20 mil millones de swaps la semana entrante con el afán de mantener la paridad cambiaria estable. A su vez, el Presidente del BCB, Ilan Goldfajn, señaló que se utilizaran las reservas internacionales, actualmente en US$382 mil millones, de ser necesario juntamente con todos los instrumentos financieros necesarios para evitar un desanclaje en las tasas largas y credit default swaps, como ha venido ocurriendo en los últimos días. Evidentemente, como argumentarán algunos, el BCB tiene grados de latitud simplemente porque su inflación está en 2.9% y su tasa de política monetaria en 6.5%.

En Argentina las autoridades confirmaron que se había llegado a un acuerdo con el FMI por un préstamo de US$50 mil millones de los cuales US$15 mil millones se desembolsarán en los próximos días. Aún así, el pasado viernes, aún cuando las autoridades del Banco Central de Argentina señalaron que defenderían la paridad cambiaria en ÅR$25 frente al dólar, ésta cerró la sesión por encima de dicho umbral en AR$25.3 cuando el mercado esta trabajando con una paridad de AR$27.5 para finales de año a medida que el FMI instruye medidas de austeridad económica a cambio de los préstamos otorgados. Adicionalmente, el Banco Central de India optó por subir su tasa de instancia monetaria en 25 puntos base hacia 6.25% argumentando que su economía se viene expandiendo de manera más expedita de lo que se estimaba (7.7%) y las presiones inflacionarias van tomando mayor tracción. Ello a su vez en un entorno donde la rupia se ha depreciado desde INR$63.5 hacia INR$67.5 en lo que vamos del año. Finalmente, en este mismo entorno el Banco Central de Turquía optó, una vez más, por subir su tasa de instancia monetaria en 125 puntos hacia 17.75% en pos de anclar la depreciación de la lira viéndose enfrentado a las mismas complejidades que Argentina. El profundo e Inadvertido remolino financiero que se viene gestando no se debe al direccionamiento de las paridades, sino que a la rapidez con las cuales se vienen suscitando. Por ahora parecería que el instrumento necesario para controlar la rapidez cambiaria, que se ha utilizado en el pasado, siendo éste el control de capitales, esta fuera de la mesa ya que podría engendrar problemas comerciales con la imposición de tarifas por parte de la administración Trump. Por ahora faltará saber si es que Colombia, México, Polonia y/o Sud África son los siguientes países que estarán sujetos a éste movimiento cambiario.

En el frente geopolítico comercial, desde el avión a Singapur, el Presidente Trump decidió marginarse del acuerdo que estaría subscribiendo Estados Unidos con sus principales aliados del G7 tras que el dueño de casa del evento, el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, decidiese esgrimir su malestar con Estados Unidos una vez que Trump se retirase a media jornada del sábado pasado en un entorno donde Trump ya lo había insultado por el tema tarifario comercial relacionado con el acero y aluminio. Ahora, el foco estará puesto en la histórica cumbre que se llevará acabo entre Trump y Kim Yon-un en búsqueda de un proceso de desnuclearización regional donde el mandatario estadounidense podría quedarse más días si es que el avance de las negociaciones, de una pacificación regional, va en la dirección adecuada, según el mismo Trump. Sin embargo, puede que el desenlace sea corto y sin los resultados deseados dado el temperamento de ambos mandatarios aún así el mundo estará expectante ya que este es un bastión de la guerra fría que jamás fue resuelto pudiendo ser el primer paso formal hacia la unificación de las coreas.

Habiendo señalado aquello en Estados Unidos el otorgamiento de créditos de consumo fue de US$9,300 millones cifrando muy por debajo de los US$14 mil millones que tenía contemplado el mercado mostrando con ello una expansión de sólo 4.8% con relación a igual mes del año anterior. Entre tanto las peticiones iniciales de desempleo semanales se mantuvieron bajas girando en torno a 222 mil, cifra que ratifica el buen desempeño del mercado laboral estadounidense. En Alemania la producción industrial se desaceleró hacia 2% (desde 3.9%) mientras que la lectura en Francia mejoró marginalmente hacia 2.1% (desde 1.9%). En China la inflación del mes anterior se mantuvo en 1.8% por segundo mes consecutivo, sin embargo, la inflación al productor trepó hacia 4.1% (desde 3.4%) cambiando el direccionamiento que venía registrando en meses anteriores.

Esta semana no sólo estará enfocado en la reunión que sostendrán Trump y Jong-un sino que aquel mismo 12 de junio se espera que la corte dirima la compra de Time Warner por parte de AT&T pudiendo ello desencadenar una serie de eventos corporativos que incluyen otras adquisiciones presentadas en meses recientes en la industria. Aquella misma noche se sostendrá, a su vez, el último debate presidencial en México. Ello luego dará curso a la reunión de política monetaria de la Reserva Federal (13 de junio) que incluye la intervención de su Presidente, Jerome Powell, quien delineará las nuevas estimaciones del instituto emisor para el segundo semestre del año. Al día siguiente los Bancos Centrales de la Euro Zona y Japón estarán dictaminando política monetaria (14 de junio) quedando a la espera de los comicios presidenciales de Colombia el siguiente domingo 17 de junio. Entre medio de lo mencionado anteriormente se estarán conociendo los datos de inflación de Estados Unidos, Euro Zona, Reino Unido, Japón e India entre otras estadísticas macroeconómicas. A su vez, el resto del mundo estará, por un mes, enfocado en el Mundial de Futbol en Rusia partiendo este siguiente jueves 14 de junio.