SEMANA A SEMANA - Sep 7, 2009

Esta debería ser la semana "de la verdad". Tras la clausura oficial del verano este lunes festivo de "Labor Day", los traders volverán los martes al "floor" ansiosos de imponer un tono determinado en el mercado. Desde marzo las bolsas neoyorquinas han tenido rallys entre el cuarenta y cincuenta por ciento, y una mayoría de analistas están de acuerdo en que deberíamos estar próximos al momento de una "sana corrección", pero no hay forma de que se produzca. Estas semanas de atrás, cada vez que el mercado ha querido iniciar esa corrección, el dinero que esta esperando a los lados para entrar, -que es aun mucho-, ha cambiado la dirección de las bolsas y las ha llevado de nuevo al verde.

El pasado viernes los datos de empleo en agosto, un poco peores de lo esperado en lo referido al índice, - el consenso era 9,6%, y la cifra final fue 9,7% -, y un poco mas favorables en el numero de empleos perdidos, -se hablaba de 230.000 y se quedaron en 216.000-, no cambiaron esa dinámica, y el mercado también cerro en verde.

La verdad es que la semana pasada nos proporciono mas y mas datos económicos confirmando que las cosas están bastante mejor ahora que hace unos meses. El índice manufacturero del Institute for Supply Management paso en agosto la barrera de los cincuenta puntos, -52,9 exactamente-, o sea eso quiere decir que ese sector ya ha dejado de contraerse y se esta expandiendo, supimos también que los pedidos de las fabricas subieron un 1,3% en Julio, y que la productividad del segundo trimestre se incremento en un 6,6%, como digo todo bueno. Nadie duda ahora que estamos empezando a salir del "agujero", pero el problema, la incertidumbre, viene del "poco gas" que pueda tener ese crecimiento.

Muchos creen que el impulso que estamos viendo, tiene mas que ver con el "despertar" de la oferta, que con el de la demanda, o sea la producción se paralizo drásticamente hace unos meses por temores excesivos a una crisis peor de lo que luego ha sido, las empresas se han quedado sin inventarios, y ahora están reponiéndolos con nueva producción, pero el consumidor de Estados Unidos aun no esta haciendo su parte, o sea comprando, y hasta que eso no se de la vuelta, el porvenir de la recuperación, es incierto.

Poner las esperanzas en el aumento de exportaciones, no acaba tampoco de convencer a muchos, porque en eso están pensando casi todos los demás grandes países del mundo, China, Japón, Alemania... y la pregunta es quien va a comprar.

Conviene recordar que por ejemplo China importa "partes" de Estados Unidos, Japón o Alemania, en buena medida, para producir y a su vez exportar bienes que terminan consumiendo los estadounidenses.