LAS PREOCUPACIONES DE JACK BOGLE Destacado

Jack Bogle, mítico fundador del fondo de fondos, Vanguard, pionero de este tipo de modalidad, creado en 1975 en Pensilvania, y que maneja más de 3,5 billones de dólares en activos, con más de 20 millones de clientes en 170 países, decía esta pasada semana en entrevista concedida a la CNBC, que las propuestas que está haciendo Trump hasta ahora, gustan a los mercados en el corto plazo, pero son "bad for society" ("malas para la sociedad") "malas para el mercado y la economía a largo plazo".

Se refería Bogle por ejemplo a la propuesta de invertir un billón de dólares en infraestructuras sin aumentar impuestos, que "es mas fácil prometer que hacer" decía. Porque si no se suben impuestos resulta imposible entender cómo se va a financiar sin que el déficit se dispare peligrosamente. Ese extremo preocupa ya a mucha gente aquí. Porque el partido republicano es extremadamente cuidadoso en no subir el déficit cuando tiene un Presidente demócrata en la Casa Blanca, pero se vuelve "muy tolerante", una vez que con un Presidente  republicano se asegura que no se tocarán los impuestos. Vamos que lo que realmente protege el partido republicano -desde siempre-, es la subida de impuestos, pero no el déficit. Y una subida descontrolada del déficit en estos próximos años es lo que menos necesita esta economía.

También preocupa a Bogle "La visión del comercio internacional que tiene Trump". Vamos toda esa retórica "matona" de las guerras comerciales con China, México, y el que se ponga por delante. Una retórica temeraria. Porque la economía global a estas alturas de la película no hay quien la pare, y se hará con más o menos intervención de Estados Unidos, pero se va a hacer de todos modos. La cadena de producción global creada en décadas pasadas va a seguir con independencia de quienes sean los protagonistas.

Es importante caer en la cuenta de que ese discurso agresivo y unilateral, es -entre otras cosas- profundamente desinformado. Por supuesto, por ejemplo, que el NAFTA tras tantos años en funcionamiento debe ser revisado y mejorado. Pero hay extremos que benefician a unos, y a otros. Vamos a donde quiero ir yo ahora mismo, por ejemplo, es, a cómo quedarían buena parte de Estados del Midwest estadounidense -que han votado mayoritariamente a Trump, por cierto-, si no pudieran colocar de un día para otro en México sus productos agrícolas, (maíz fundamentalmente), porque se deroga el NAFTA. O sea que las cosas no son tan sencillas, como Trump escribe en sus impactantes pero a la vez simplones tuits. Feliz Semana.