“AMERICA IS ALREADY GREAT” Destacado

América, o mejor dicho, Estados Unidos -también en eso se podría haber sido más preciso-, es grande ya hoy. El famoso 'Make America Great Again', parte de una premisa falsa: la de que Estados Unidos no es grande en este momento. Porque aparte de cualquier otra consideración más subjetiva, 'hoy por hoy', Estados Unidos es el país más rico del mundo. Me parece relevante esto del 'hoy por hoy' entrecomillado, porque políticas erradas y malos líderes siempre pueden descarrilar eso. Pero me apresuro a decirles que soy tremendamente optimista con este país, y que estoy seguro de que la fortaleza de sus gentes, sus instituciones, y por supuesto su globalizado mundo corporativo y mercados, superarán con éxito cualquier intento involucionista que incluya trasnochados proteccionismos; negación del cambio climático; resistencia a la imparable globalización; o políticas xenófobas de emigración -que además de poco solidarias, son perjudiciales económicamente-. Trump, entre otras razones, -de las que no son menores el arcaico sistema electoral estadounidense, y/o la intromisión de potencias extranjeras-, ha ganado estas elecciones porque ha conseguido rentabilizar la inmensa frustración de los desfranquiciados de la globalización.

Ese mérito hay que reconocérselo. La globalización de los últimos treinta años se ha hecho a mayor beneficio del uno por ciento de la población mundial, y con total olvido del 99% restante. Urge, si queremos que siga en pie el sistema democrático y de libre mercado que nos hemos dado desde que acabó la segunda guerra mundial, que los beneficios de la globalización alcancen a la sufrida clase media de muchos países, -y por supuesto-, que se acabe con las vergonzosas cifras de pobreza mundial existente. No es ningún imposible. Solo hace falta alterar el fallido sistema de distribución de riqueza que lleva en vigor en occidente más de treinta años. Pero conviene que Trump y su equipo sepan cuanto antes que el proceso de globalización, -y la cuarta revolución industrial que va pegada al mismo-, es imparable. Se trata de gestionar el presente y el futuro, no de intentar parar el reloj y volver al pasado. Ignoro el alcance que pueda tener, que en la web presidencial de la Casa Blanca, se hayan retirado el primer día de la presidencia de Trump todas las referencias existentes al 'calentamiento global', pero si a eso le sumamos la retórica, -y algo más que retórica-, hecha por Trump sobre las energías fósiles últimamente, el panorama no es precisamente optimista en ese capítulo tan importante para el mundo. El pasado no va a volver y se pueden dar balones de oxígeno a sus industrias por algún tiempo, pero el país grande y líder económicamente que es Estados Unidos hoy, no puede permitirse el lujo de abandonar el sendero del progreso. Estados Unidos tiene que seguir liderando el futuro. Y eso significa ser vanguardia en tecnología, en energías renovables, en inclusión social, y en efectiva distribución de los beneficios de la globalización para tener una clase media pujante y sana.

Vamos a tener que hablar mucho de todo lo anterior a partir de ahora, así que lo dejo aquí por hoy. Ojalá la retórica presidencial escuchada hasta la fecha no se traduzca en malas decisiones, -ya conocen mi predisposición 'Pollyanna'-, pero me temo que nada indica que vaya a ser así. Como positivo, no duden que el mundo corporativo estadounidense de primera línea -el que triunfa y el que ya hace mucho que también es global-, seguirá liderando los mercados. Eso como digo no hay quien lo pare. Feliz Semana.

Modificado por última vez en Lunes, 23 Enero 2017 11:39