GLOBALIZACIÓN IMPARABLE Destacado

Ya sabéis quienes me leéis que este es uno de mis temas recurrentes últimamente. Me parece que hay ideas que hay que repetir sin descanso, para que no se nos olviden ni un solo segundo. Y una de ellas es que la globalización es imparable. Vamos que en 2017, pensar en un mundo de reinos de taifas rodeados por murallas, ya sea con finalidad comercial, social, racial, o incluso de seguridad, es cada vez mas difícil. Por eso precisamente lo que urge es hacer cada vez más una globalización inclusiva, con beneficios compartidos por todos. Algo que obviamente no ha sido el caso hasta la fecha, y de ahí los problemas que sufrimos hoy. Me refiero a los populismos, los nacionalismos de izquierda y derecha, los “Brexits”, y los “Trumps”.

No hay más solución que el conseguir que todo el mundo cuanto antes se vuelva más justo, mejor repartido, sin conflictos bélicos, sin prejuicios raciales, religiosos, o sexuales. Porque de no ser así, el “contagio” global de todo lo malo, es cada día más inmediato y letal. “Se pega todo, menos la hermosura”. Y en una era en la que entramos y salimos de los países vía internet desde el salón de estar de nuestras casas, resulta muy complicado querer luego parar el paso físico de un país a otro, y sobre todo la información, que cualquiera en cualquier lugar del mundo tiene, sobre lo que está ocurriendo en todo el resto del globo terráqueo. Digamos que la componente “aspiracional” de los ciudadanos del mundo es cada vez más homogénea, -estén donde estén-, por lo que conviene que las diferencias de poder económico y las condiciones de vida, se vayan también homologando. Como veréis, estoy yendo hoy un poco más allá del puro y duro racionamiento económico, de que el proteccionismo es poco realista en este momento en el que las cadenas de montaje industrial están ya absolutamente globalizadas, y aconsejan no poner “puertas al campo”.

Vamos que estoy anteponiendo a eso, una cierta argumentación intelectual, que tiene que ver con que por ejemplo la gente en África, “aspira” a vivir como ven que están viviendo en Europa, o la clase baja del norte del Reino Unido, como los jóvenes exitosos de Londres que ven en la tele. Por eso, conviene que los beneficios de la globalización económica, -que es imparable-, no se queden en los bolsillos de unos pocos, -como lleva ocurriendo desde que comenzó-. Y en eso, la acción regulatoria, -que no intervencionista, ni dictatorial-, de los gobiernos es primordial, si queremos evitar problemas. No sé si he ido al punto. Pero no os preocupéis porque me seguiré explicando. Feliz Semana.

Modificado por última vez en Lunes, 13 Marzo 2017 10:18