REFLEXIÓN A PROPÓSITO DEL HURACÁN IRMA Destacado

Imposible en este fin de semana en el que los desastres naturales llenan las portadas de todos los servicios de noticias, de Irma en Florida al terremoto y huracán Katia en México, no reflexionar sobre la importancia de estar preparado para este tipo de eventos, y en la medida de lo posible hacer lo que sea mejor para que se produzcan con la menor intensidad y frecuencia que sea posible. Huracanes ha habido siempre, pero Irma es al parecer el de mayor  tamaño en la historia, y bueno estamos cansados de escuchar récords parecidos en lo referido a tornados, inundaciones, olas de calor, etcétera.

El cambio climático está aquí y el calentamiento global es un hecho refrendado por el 99% de los científicos del mundo, y negado por un 1% de negacionistas alimentados por  industrias de la vieja economía, que intentan proteger sus dineros al máximo -de forma repugnante-, con la ignorancia de quienes creen su bazofia. Este país tiene tradición en eso. La industria del tabaco hizo lo propio por muchos años, hasta que cayó sobre ella el peso de la ley por haber mentido y envenenado la salud de la población.

En la primera página de nuestros colegas de CNBC.com ahora mismo, hay dos noticias. Una parece una broma, pero no lo es. Es solo la estupidez elevada a la enésima potencia: “Florida Sheriff warns residents not to shoot huracán Irma: You won’t make it turn around” (“El Sheriff de Florida avisa que no se dispare al huracán Irma: No lo echaréis para atrás”). Parece que a alguien  se le ha ocurrido esa idiota y a la vez peligrosa idea, y su estupidez en las redes sociales se ha hecho viral por un buen rato. Hay otra noticia al lado: “China looks at ending sales of gasolina cars” (“China está preparando terminar con la venta de autos con gasolina”). La noticia dice que aunque aún no han fijado fecha, China prepara seriamente un plan para obligar a que todos los autos circulando por su país sean eléctricos. 

Son las dos caras de la moneda. En un lado la inteligencia, los planes ganadores de futuro y las medidas drásticas  que apuestan por un mundo mejor. Y en el otro la estupidez. Retiras del website de tu Casa Blanca el primer día que llegas cualquier mención al cambio climático, y luego te sales del acuerdo medioambiental de Paris”, y claro se te apunta alguna “lumbrera” que cree que el huracán retrocede si le disparas. No digo más. Afortunadamente, solo tengo lectores inteligentes. Y mi reflexión de domingo rodeado de catástrofes naturales está hecha. Desde aquí, y en nombre de todos los que hacemos DesdeWallStreet.com,  el deseo de que las consecuencias sean lo más leves que sea posible. Buena Semana.  

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Martes, 12 Septiembre 2017 17:26