WALL STREET: ¿SE LO “DEBEMOS” A TRUMP? Destacado

Me preguntan continuamente estos días que se cumple el primer aniversario de Trump en la Casa Blanca, qué tanto tiene que ver su mandato con lo bien que va esta economía, y en concreto con lo estupendamente bien que va Wall Street. Y bueno, quizás muchos de ustedes que tienen la amabilidad de seguirme ya conocen mi opinión, pero en todo caso aquí va una vez máslo que pienso: La influencia de la actual Casa Blanca sobre lo que ha pasado los últimos doce meses en la economía estadounidense es ciertamente muy menor. Y en relación con Wall Street, pues todavía menos. No más de un 20% de lo que ocurre aquí, diría yo, tiene que ver -tanto para bien como para mal-, con Donald Trump.

Me explico. La economía estadounidense va como iba los últimos años, una vez superado lo más crítico de la gran crisis de 2009. Crece moderadamente, con baja inflación, está en pleno empleo desde antes de que Trump llegase a la presidencia, y repite anualmente crecimientos del entorno del dos por ciento. 2,3% es lo que se ha crecido en 2017 -es decir nada que ver con ese cuatro o tres por ciento del que ha hablado Trump y su equipo-. La economía estadounidense estaba ya en una situación muy similar a la que está hoy en diciembre de 2015, cuando la Fed decidió que había llegado el momento de normalizar tipos de interés. Por eso tomó esa decisión. Todos los economistas serios conocen esa situación, y nadie que no esté influido por razones políticas, se atreve a exponer seriamente otra cosa.

En cuanto a Wall Street el tema es aún más obvio. La apuesta de Wall Street en las últimas presidenciales es de sobra sabido que no era Trump. Por la sencilla razón de que lo que realmente se está dilucidando en Wall Street los últimos tiempos -es decir en el mundo del dinero internacional, es quienes son/serán las empresas, las instituciones y los países que empujarán con másfuerza la nueva economía, el nuevo dinero, la economía de la automatización, de la cuarta revolución industrial, de las energías limpias y renovables, de la globalidad. La nueva sociedad sin prejuicios hacia la mujer, los homosexuales, los inmigrantes, las distintas religiones y razas. Y por otro lado -a quienes representa mejor que nadie Trump-, los defensores desesperados, -y a ultranza-, de toda una era que se extingue: el carbón, las energías fósiles, los prejuicios de sexo, raza, y religión, el proteccionismo y las viejas teorías económicas superadas hace décadas. Esa es la realidad.

Pero ganó Trump, y Wall Street y el dinero, que ya saben eso sí, “siempre es muy pragmático y no tiene color” reciclo enseguida, “se acomodo’, y decidió que, de todo lo que no le gustaba de Trump sencillamente haría oídos sordos, y de lo que le gustaba, -es decir fundamentalmente el conseguir echar abajo ciertas regulaciones y cortar impuestos-, pues adelante. Bienvenido. A nadie le amarga un dulce, aunque luego se nos quede pegado en la cintura y en unos años tengamos que ir a laliposucción, (esto lo digo por el “tax cut”). Pero esta parte de las expectativas de lo “bueno” que podría traer Donald Trump a Wall Street, es como digo una parte muy muy pequeña, del total del rally que vivimos, que fundamentalmente está impulsado por el crecimiento sincronizado global, y la abundante liquidez mundial, que son los factores clave globales, que están favoreciendo un espléndido desempeño de los mercados. Eso explica que otras bolsas del mundo en estos últimos doce meses de Trump en la Casa Blanca, hayan subido lo mismo o más que la estadounidense.

En unas pocas semanas más, concretamente a primeros de marzo, si todo sigue como ahora, estos mercados cumplirán nueve años de mercado “bull”, -es decir al alza-, el segundo más largo de la historia, iniciado en aquellos días del Obama recién llegado a la presidencia del país en plena hecatombe de la crisis financiera de 2008, que tanto empobrecimiento trajo al mundo. Y va a ser ciertamente divertido escuchar cuál es la interpretación de Trump, su Casa Blanca, y el complejo mediático conservador, sobre el significado y las causas de este largo periodo de bonanza para estas bolsas. Estén preparados para escuchar cualquier “boutade”. Feliz Semana.

 

Modificado por última vez en Lunes, 29 Enero 2018 10:21