PETRÓLEO: TODAVÍA MUCHA INFLUENCIA Destacado

Aunque se repite a menudo y es cierto, que el mundo va hacia las energías limpias renovables, y que es importante apoyar las estrategias que tienen esa dirección en todo orden de cosas, y definitivamente en ir haciendo al globo terráqueo más independiente de las energías fósiles, que no solo son sucias y contaminantes, sino que además mantienen unas fuertes dependencias geopolíticas -que no siempre son demasiado sanas-. Conviene no olvidar que lo que dicen los expertos es que llegaremos a 2040, con un escenario en el que el 80% de toda la energía consumida mundialmente será fósil.

Es decir el cambio hacia las renovables es rápido relativamente, pero a la vez también muy lento, en términos absolutos. Es cierto que dentro de las energías fósiles se están haciendo sustituciones muy positivas en la dirección correcta, -como la del gas sustituyendo el carbón-, pero vuelvo al punto: empujar la transformación hacia las energías renovables no debe significar no tener una estrategia de cómo movernos con la producción petrolera. Cuando terminan reuniones de la OPEP, como la de estos días pasados, se muestra con claridad, -que no precisamente transparencia-, cómo el cartel se mueve para fijar precios y políticas, que tienen sencillamente la fuerza de poder incentivar, o retardar el desarrollo global.

Tras esta última reunión de la OPEP, parece que el petróleo puede seguir más o menos estabilizado, en el entorno de los 70 dólares barril. El petróleo ha subido un 20% en lo que va de 2018, y aunque no ha habido nada por escrito, el acuerdo verbal contempla una subida de producción que está más o menos en lo que esperaban buena parte de analistas, y que pone ciertas barreras, aunque sigue dejando buena parte de la decisión en Arabia Saudita, que es quien tiene la habilidad de producir más rápido y más barato. Las decisiones políticas de empujar el desarrollo rápido de las energías renovables, deberían incrementarse si queremos ver más avance. Hay países como China o Alemania, que están haciendo la labor, y otros que no tanto. Y es verdad que el aumento de producción de esquisto en Estados Unidos es una fuerza de control para los precios del petróleo relevante los últimos años.

Pero mi punto es, que seguimos siendo aún muy dependientes de las energías fósiles, y lo vamos a seguir siendo. Por lo que debería haber más planificación en la consecución global, de ir a un mundo en el que progreso y precio del petróleo no sean tan dependientes. Feliz Semana.





 


 



 






 



 

 



 

Modificado por última vez en Lunes, 25 Junio 2018 10:59