SÍ, LA ECONOMÍA DE EE.UU. SIGUE FUERTE Destacado

Aunque la pregunta de los analistas repetida de un tiempo a esta parte, esta referida a las probabilidades de no tardar en ver cierta desaceleración económica, -sobre todo porque estamos al final del ciclo de crecimiento, y mas aun, porque el Gobierno Trump no esta tomando las medidas necesarias para alargarlo-, lo cierto es que hoy por hoy la economía estadounidense sigue fuerte, e incluso podría alargar esa fortaleza mas de lo que algunos creen, si se corrigiesen algunas malas practicas. Que pueden corregirse.

La Federal Reserve en el ultimo comunicado de su mas reciente Comité Abierto, empleo en seis ocasiones la palabra “fuerte” al referirse a esta economía, sustituyendo la palabra “solida”, que había utilizado en comunicados previos. Es un dato valioso, porque la Fed, es muy prudente en sus valoraciones. Y si ha dado ese paso, es porque cree que hay razones para hacerlo. Lo cierto es que estamos en una situación de pleno empleo, con una característica atípica: los sueldos no están subiendo a la velocidad que debieran. Es cierto que suavemente algo mejoran, pero según el dato de CPI, (Indice de Precios de Consumo), e inflación, que conocimos este ultimo viernes, resulta que año a año la inflación nominal ha subido un 2,9% y los sueldos en ese mismo periodo un 2,7%. Es decir los sueldos incluso han perdido poder adquisitivo, -un 0,2%-, cuando se ajustan con la inflación.

El panorama que ciertamente es bueno para el cuadro macro del momento, -porque como digo, supone un escenario ideal de pleno empleo, aun con poca inflación y poca presión salarial-, puede sin embargo, y es de hecho a su vez, la principal variable que inquieta a medio y largo plazo. Porque en una economía hecha en tres cuartas partes por el consumo, es siempre fundamental, que los consumidores tengan dinero en sus bolsillos, y eso es precisamente lo que no esta mejorando últimamente.

Tienen más dinero en sus bolsillos las corporaciones y el uno por ciento de la población, pero no el resto. El recorte de impuestos de Trump nos ha traído una avalancha de recompra de acciones por parte de las corporaciones y aumento de dividendos, pero no mas inversiones, ni tampoco cambios estructurales que aseguren un mayor crecimiento sostenido. Y tampoco ayuda precisamente la retórica de las “guerras comerciales”, el proteccionismo, o las trabas a la inmigración.  De ahí vienen las dudas con el futuro de esta economía. Pero esas malas políticas económicas gubernamentales, pueden corregirse. Estamos a tiempo. Y  en un plazo, entre seis y doce meses, esta economía tiene aun combustible. Feliz semana.