ES EL “FINTECH”, NO LAS REGULACIONES Destacado

Estos últimos días se ha producido una noticia a la que los medios económicos hemos dedicado seguramente, menos protagonismo del que realmente merece. Ayden, una empresa de procesamiento de pagos “fintech”, holandesa, que tiene solo doce años de existencia, y que cotiza en bolsa desde hace poco mas de tres meses, ha superado en capitalización al Deutsche Bank.

Ayuden ha alcanzado un capitalización de 20.000 millones de euros, mientras Deutsche Bank esta en los 19.000 millones. Pero lo mas importante y significativo, es que Deutsche, ha disminuido en dos terceras partes  la capitalización que tenia en 2007, (60.000 millones), antes de la hecatombe  que recordamos estos días, con la llamada “Crisis del Subprime”.

Pues bien, al mismo tiempo que leemos noticias como esa, están algunas, instituciones financieras estadounidenses estos días, haciendo un feo doble juego en sus relaciones con la Casa Blanca de Trump. Porque mientras por un lado intentan poner a toda prisa, distancia  de por medio, con las nefastas políticas económicas de esta Administración,  de la que cada vez cualquier institución que se precie quiere estar convenientemente desmarcada, antes de que llegue el caos, -esta semana lo volvía a hacer patente por ejemplo Jamie Dimon de J.P. Morgan-, al mismo tiempo, tratan de ver si “pueden sacar ” de esa misma Casa Blanca, algún que otro corte de regulaciones, que aumente, sus comisiones y sus ingresos por la via rápida. Ya saben, los bancos.

Es una actitud ciertamente fea, -por ser suave-, pero sobre todo equivocada. Una parte de la banca estadounidense, esta convencida, de que deben relajarse las regulaciones, que en diez años la han llevado del infarto, a la excelente salud que goza hoy. Plenamente capitalizada, y consiguiendo beneficios records en su historia, (así ha sido el primer trimestre de 2018).  Sus acciones en muchos casos sin embargo no reflejan esa buena situación, y una parte de ejecutivos y analistas de esas instituciones están empeñados, en que el tema tiene que ver con que hay que relajar  la regulación actual. No es así. El obstáculo no es la regulación, es el “fintech” y su propia gestión.

No dudo que después de diez años haya que hacer algún retoque y pulir temas de lo regulado en plena post-crisis del 2008, -de hecho ya se esta haciendo-. Pero el futuro y los problemas de la banca, no vienen por ahí. Vienen por  la velocidad y la inteligencia, con la que esas instituciones sepan entrar en la era del “fintech”, siendo protagonistas, y no dejando ese lugar a otros. Creo que seria muy sano que reenfocasen sus energías. Feliz Semana.