GUERRAS COMERCIALES: MUCHO RUIDO, POCAS NUECES Destacado

Que las guerras comerciales están pasadas de moda, -pertenecen a otra era-, y su eficacia y eficiencia es prácticamente nula, mientras sus efectos colaterales negativos son impredecibles y peligrosos, es algo en lo que están de acuerdo una mayoría de analistas y expertos.

Lo de “negociar en conflicto” y otra serie de teorías “más antiguas que la pana”, hace mucho que también han quedado superadas, y la mayor parte de la gente lo sabe. Pero Trump que entre otras muchas otras cosas es sobre todo alguien con un acercamiento al mundo, muy antiguo, muy desfasado, muy de otra época,  ve un valor añadido en ese tema del enfrentamiento de perro callejero, -lo de ir de viejo macho alfa-, que luego combina con amores, “tan raros por cierto, o mas que su agresividad”, con esos mismos enemigos. –El espectáculo dado con el dictador de Corea del Norte es proverbial-.

Pero traigo el tema a esta columna, porque esta pasada semana, por fin se ha completado la revisión del NAFTA entre Estados Unidos, Canada y Mexico, tras un larguísimo y atropellado proceso, que al final del día se salda con una reforma razonable, que hubiera podido hacerse en mucho menos tiempo y sin tanto ruido.

Por supuesto el acuerdo sigue siendo a tres bandas, no son tratados bilaterales, como había insistido Trump que seria su preferencia, y no hay ciertamente nada que sea muy distinto a lo que ya había. Eso si Trump le ha cambiado de nombre, ya no será NAFTA, será el USMCA, (Acuerdo Estados Unidos, Mexico y Canada, por sus siglas en Ingles). Vamos la especialidad superficial y “carton piedra” de esta Casa Blanca. Pero a fin de cuentas, se reforma un tratado con mas de veinte años que era algo que las tres partes querían hacer y en el caso de Estados Unidos, como mucho se hace una cierta recomposición de beneficiarios del mismo. Porque hay algunos sectores que ganaran algo, a cambio de otros que pierden algo también. Y en campos definitivos como el de la automoción, la cadena de producción es tan compleja, que resulta difícil hacer una valoración, a favor de uno u otro país.

Pero mi conclusión es clara. Lo hecho podría ser perfectamente el resultado de trabajo de una comisión de revisión del tratado habitual, habiéndose  evitado así las tensiones y los platos rotos en las relaciones entre los tres países. Claro de esa forma, el tema no hubiese captado la atención  de los seguidores de Trump, y como show hubiese resultado mas aburrido. Pero eso es ciertamente impúdico para el resto de ciudadanos.
Estamos ahora entonces, con el tema NAFTA afortunadamente retirado de la mesa, pero nos queda el muy importante asunto de la “Guerra Comercial con China”, otro espectáculo Trump para su audiencia, que no tiene pies ni cabeza en como esta siendo llevado.

Todo el mundo sabe y esta de acuerdo en que China no cumple con las reglas internacionales de comercio, -aunque poco a poco ha ido entrando por algunos aros-, y todo el mundo esta de acuerdo en ir forzando a China, a que ajuste sus formas de actuar. Pero esa “batalla” debería ser librada por el conjunto de países que están de acuerdo en hacerlo, y dentro del marco de las instituciones internacionales que existen para esa finalidad.
No debería ser una historia en solitario de Estados Unidos. Por mas que a Trump, “le ponga”, ir de pistolero solitario. Se trata de ser efectivos, eficaces, y lo mas civilizados que sea posible. No de aumentar la audiencia de un reality show, -muy de tercera fila por cierto-, o de darse gustos personales. Feliz Semana