LA BANCA EN LA ENCRUCIJADA Destacado

Las empresas de petróleo, no son el futuro. Las empresas de energía renovable y limpia, si. Las empresas de petróleo han tenido décadas para transformarse de empresas de energía en sentido amplio, reforzando su énfasis en tecnologías renovables y limpias. Hay empresas que lo han hecho y su futuro, -y sus acciones-, van cada vez mejor, y otras que no, y sus acciones lo muestran también día a día. La batalla entre la vieja y la nueva economía, tardara  en dilucidarse, pero el ganador esta elegido a priori.

Pues bien con los bancos empieza a pasar tres cuartos de lo mismo. Hay un tipo de empresa de servicios bancarios y financieros para particulares, basada en las nuevas tecnologías , que una vez que queden desreguladas o reguladas, -como ustedes quieran explicarlo-, determinadas concesiones que ahora mismo son privilegio de los bancos y los conglomerados de medios de pago, van a ser empresas ganadoras. El “fintech”, no es solo un tema de conferencias y seminarios, sera la base determinante de los servicios de pago entre particulares en cuatro días más. Los bancos perderán su exclusividad en este servicio, los que se adapten al nuevo mundo podrán seguir en el mercado, y los que no, desaparecerán.

La “banca de negocios”, pues tres cuartos de lo mismo. Para organizar, fusiones, adquisiciones, salidas a bolsa, captaciones de capital, etc, etc, no hace falta tener ficha bancaria. Y aquí otra vez la frase de arriba: Cuando se regule o desregule la “concesión” que en muchos de esos temas, la banca tiene ahora mismo, ese tipo de actividades, podrán ser hechas, -ya ocurre hoy-, por “boutiques financieras”, a un coste mucho más competitivo que el de los grandes conglomerados bancarios.

Finalmente de la “ingeniería financiera” en temas de “instrumentos sofisticados”, “trading”, “monedas”, “subprimes”…. y bueno todo el “b.s. espectacular”, que nos lleva cada década a algún tipo de crisis , que terminamos pagando todos los contribuyentes, pues olvídense. Ese tipo de negocio, no aporta nada económica, ni socialmente, solo enriquece a  unos pocos en los buenos tiempos, y empobrece a todos en los malos. Ahí si que el tema tiene que ir, -e ira-,  de prohibición y punto.  

Todo lo anterior  nos lleva a que en no más de una década, habrá algunos bancos internacionales que se habrán adaptado al nuevo escenario del fintech y la “nueva desregulación de concesiones en banca de negocios”, y otros, que como las petroleras o empresas de carbón recalcitrantes que no se han transformado ya, tendrán que hacer las maletas y salir de escena.


El mercado, -el mundo del dinero inteligente- , hace tiempo que sabe eso,     -no soy el único iluminado que lo ve en su bola de cristal-, aunque no se escriba a diario. Y los extraños, y a veces “difíciles de interpretar”, comportamientos que están teniendo las acciones de muchas empresas financieras, es lo que hace tiempo que anticipan. Vean lo que valían en bolsa este tipo de empresas hace dos décadas y lo que valen hoy. O interpreten con “perspectiva” esos movimientos “raros”, que a veces tienen las acciones del sector financiero. Y se darán de bruces con la respuesta. Todo tiene que ver con esa encrucijada complicada que tiene el sector por delante la próxima década. Encrucijada estructural que algunas entidades financieras están  enfrentando, pero la mayoría no.  Feliz Semana.