TRUMP: ¿GRAN NEGOCIADOR?, ¿REALLY? Destacado

Entre las muchas ideas erróneas manejadas por quienes no conocen bien lo que hay detrás de esta “Casa Blanca-Mago de Oz” que padecemos, esta la de que Trump es un experto y brillante negociador. La fantasia que supone esa afirmación,  se construye partiendo de que Trump, en uno de sus muchos intentos para ganar algo de dinero, allá por los finales de los ochenta, y primeros noventa,  al igual que se dedico a vender corbatas o perfumes de segunda fila, -quiero decir que no ha sido nunca un competidor de Louis Vuitton o Chanel-, también hizo manualillos sobre, “como hacerse millonario”, o “como negociar”. Pues bien de aquel librito que seguramente salvo algún que otro apuro económico, entre bancarrota y bancarrota, Trump ha decidido colgarse la medalla de experto negociador. Dotes que cualquiera con un mínimo de seriedad, a estas alturas debería poner algo mas que en duda.

Se firmó, -afortunadamente-, el viernes en Buenos Aires, el nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, Canada y Mexico. Tras un prolongado via crucis, -innecesario-, para actualizar un tratado, que como digo, para bien, se parece mucho al anterior, y sigue siendo a tres bandas, a pesar de que Trump hizo del mismo uno de sus demonios de campana para su audiencia, calificándolo como, “el peor tratado comercial nunca jamas firmado en el mundo”. Aseguro Trump hasta este viernes, que desparecería del mapa, y que se firmarían  solo tratados bilaterales con Mexico y Canada, etc, etc… Bueno afortunadamente insisto, no ha sido así, y detrás de todo el ruido y la parafernalia, lo que se ha firmado es una revisión muy discretita del tratado anterior, actualizándolo a los nuevos tiempos, sin mucho mas. Hay por supuesto temas que habrá que mejorar,-bastantes-, pero la buena noticia es que el tratado no ha desaparecido. Y bueno lo peor es que Estados Unidos, en unos cuantos temas, sale del intento peor de como entro. Gracias obviamente, a las habilidades negociadoras de Trump.

Pasará seguro lo mismo con la guerra comercial con China, en la que nos ha embarcado esta Administración. Al final no lo duden descarrilara. No habrá tal guerra comercial en el futuro. Trump, dará marcha atrás. Ya la ha dado en parte, -afortunadamente-, este sábado también en Buenos Aires, retrasando, -no se sabe a cambio de que-, en tres meses, su amenaza de subir del 10% al 25% los aranceles a las importaciones chinas el 1 de enero. Que es lo que había requeteanunciado.  Bueno, si se sabe porque ha reculado Trump. El mundo corporativo estadounidense le ha hecho llegar el mensaje con bastante claridad esta vez, y Trump no esta ahora mismo, como para contradecir al gran mundo del dinero estadounidense. La bolsa lo celebrara estos próximos días.

Pero lo malo de todas estas frivolidades de Trump, son los platos rotos en el camino de esta estúpida guerra comercial proteccionista en pleno siglo XXI. Los problemas de GM anunciado el lunes, que tiene que cerrar cinco factorías  y despedir a 15.000 empleados, tienen causas apoyadas en muchos factores, pero no es precisamente menor el encarecimiento del acero en 1.000 millones de dólares anuales, que las “habilidades negociadoras” de Trump, han llevado ya al balance de GM.

El NAFTA debió revisarse y renovarse, sin haber dañado relaciones diplomáticas con Canada y Mexico, y habiendo “sacado” algo mas de provecho para Estados Unidos, -que no ha sido el caso-. Y con China, que será el país mas rico y poderoso del mundo, en cuatro días, hay que negociar con mano izquierda, en bloque y fundamentalmente con mas inteligencia.

Como ha dicho Macri,- tremendamente correcto como anfitrión del G-20-. Enhorabuena.  “Necesitamos soluciones globales, para problemas globales”.  Es importante que el sector corporativo estadounidense, al igual que ciertamente ha presionado para este tema de China, -con obvio éxito-, lo siga haciendo en otro montón de capítulos que están dañando ya demasiado la economía a medio y largo plazo de este país. Y ahí el tema del “libre mercado”, y del medio ambiente, son protagonistas, pero lo dejamos para otra entrega. Feliz Semana.