“ES LA POLÍTICA, ESTÚPIDO” Destacado

En las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 1992, se popularizó la frase “es la economía, estúpido”. El recientemente fallecido Presidente George H.W. Bush se presentaba entonces a reelección presidencial, frente al joven demócrata Bill Clinton. Bush gozaba de una muy alta popularidad antes de empezar la campaña, el 70% de la población lo veía con buenos ojos. El final de la Guerra Fría y la Guerra del Golfo, habían sentado bien a su imagen. Pero una campaña enfocada en la economía, diseñada por el estratega de Clinton, James Carville, dio la victoria al joven demócrata.

Y la frase de Carville, “es la economía estúpido”, utilizada solo internamente para recordar a sus equipos que se enfocaran en todo momento en la pobre economía y dejasen otros temas en segundo plano, se hizo histórica. Pues bien, aquí estamos en diciembre de 2018, justo al revés. Tenemos una economía estadounidense muy saludable, con pleno empleo, inflación controlada, y alta confianza del consumidor. Pero Wall Street lleva semanas viviendo una monstruosa volatilidad, con pronunciadas caídas y tendencia bajista. ¿Por qué? . Pues bien en este caso “es la política, estúpido”.

Aunque todo, o casi todo en el corto plazo luce bien. El medio y largo plazo resultan asustantes por su incertidumbre, que está directamente relacionada con las políticas hechas desde algunas esquinas importantes del mundo. Desde luego es relevante la incertidumbre Brexit o los ascensos de los populismos en las urnas. Pero sobre todo la preocupación número uno es la política caótica, errática y autodestructiva de la Casa Blanca de Trump.

Al mercado no le gusta el caos diario que vive la Casa Blanca, ni esa supuesta táctica de negociación con China, basada en el enfrentamiento unilateral de Estados Unidos con ese país. Nadie duda de que China tiene que ir acomodando sus prácticas a los estándares del libre mercado, y que no puede ir por el mundo usurpando propiedad intelectual, o tejiendo redes de espionaje tecnológico. Pero hay que enfrentar a China multilateralmente y desde la racionalidad. No abriendo estúpidas guerras comerciales, que perjudican a Estados Unidos desde el día uno -que se lo pregunten a GM o a los agricultores de Nebraska-.

La política económica de la Administración Trump ha aumentado “a lo bestia” el déficit comercial, está disparado la deuda, y desequilibrado el gasto público. El mercado ve el “pan para hoy”, pero también “el hambre para mañana”, si continúan estas torpes políticas. Y ahí está el origen de esta volatilidad y esta tendencia a la baja. Esta vez, fíjate por cuanto: “Es la política, estúpido”. Feliz Semana.




 





Modificado por última vez en Martes, 11 Diciembre 2018 14:30