NI SIQUIERA “ES LA POLÍTICA”…. “ES DONALD TRUMP” Destacado

Hace dos semanas, titule esta columna “ Es la política, estúpido”, en contraposición al famoso “Es la economía, estúpido”, que se popularizo mundialmente durante las  elecciones  presidenciales de 1992. Mi punto era, que a  diferencia de lo que ocurrió en aquella ocasión, -y en esta oportunidad aplicado a  lo que esta ocurriendo en los mercados -, curiosamente con un buen desempeño económico, lo que esta siendo definitivo, y arrastrándolos en sus ultimas caídas, es la político, no la economía, que sigue bastante sana.

Las complicaciones que se ven hacia adelante vinculadas a las guerras comerciales de Trump, y la desaceleración económica china y europea, -vinculadas en buena medida con el tema anterior-, además de los populismos que han traído a escena el Brexit, o gobiernos como el de Italia, dos fenómenos, que a su vez tienen todo que ver con la corriente populista que esta fabricando, desde hace tiempo, Donald Trump, de la mano de su amigo Stephen Bannon, -ahora más ocupado de desestabilizar Europa, que el propio EE.UU. , que ya ha dejado como unos zorros-. Pues bien, creo que es el momento de dar un paso adelante y aclarar, que si apuntamos con más precisión, el tema no es ni siquiera la política. Es directamente Donald Trump.

Trump es la causa principal que esta detrás de estas caídas brutales día si y día también en las bolsas neoyorquinas, que se han llevado ya por delante en dos meses los beneficios del mercado de todo el año y parte del anterior.  ¿Y porque?. Pues porque  los mercados son muy asustadizos y no viven bien con el caos, la indefinición y la incertidumbre. Y eso:  caos, indefinición e incertidumbre, es de lo que hay para dar y tomar  estos días en Washington. Y lo que hasta hace poco, -más o menos-, quedaba contenido en D.C. Ha empezado a expandirse y ya “huele” en exceso, también en estas bolsas.

La economía estadounidense a fecha hoy, sigue estando sana: pleno empleo, inflación bajo control,  confianza del consumidor en buenos números…. Pero a   nadie se le escapa, que hay demasiados monstruos ya empezados a tapar debajo de la alfombra. Por citar uno, -menor por cierto después de todo-, ni siquiera el tan cacareado déficit comercial, -que es lo que se suponía que Trump iba a hacer mejorar de inmediato, con sus guerras comerciales-, ha experimentado ningún cambio positivo. Por el contrario esta disparado en una cifra no vista en años, - ha subido un 24% solo en el tercer trimestre-.

Pero lo peor de todo, no son ni siquiera esas torpes decisiones económicas, que ciertamente serán corregidas, una detrás de otra, - y todas, absolutamente todas-, en cuanto cambie la administración. Lo que asusta más a los mercados, es la propia inestabilidad emocional del Presidente, su avalancha de declaraciones inapropiadas para alguien que ostenta ese cargo.

Decisiones como la de abandonar Siria, o levantar las sanciones a la empresa  de aluminio rusa, Rusal, tomadas sin consultar a sus equipos responsables en la Casa Blanca. Las dimisiones en cadena de la gente con más cerebro y más decencia dentro de ese edificio. El capricho de que cierra el gobierno, y lo deja sin fondos, si los demócratas “no le dan dinero para su muro”. Todo un despropósito soberano.  Y de ahí para adelante. Las próximas semanas y meses van a ser muy movidos aquí, no lo duden. Los superaremos. No se preocupen, en este país podemos con todo. Pero como digo, sepan que esta vez, no es la economía, ni siquiera la política. Es Donald Trump. Feliz Semana y Muy Feliz Navidad!!!!.