“JACK” BOGLE: EL MEJOR WALL STREET Destacado

A los 89 años ha fallecido esta pasada semana John Clifton “Jack” Bogle, figura mítica de las finanzas estadounidenses, fundador en 1975 de Vanguard Group, el mayor fondo de índices del país, que maneja mas de 5 billones de dólares de 25 millones de clientes en 170 países. “Jack” Bogle revoluciono ciertamente la forma en la que la clase media invierte su dinero, rebajo de forma drástica comisiones, simplifico procedimientos, y en definitiva diseño una estrategia empresarial que ha beneficiado a millones de personas. Definitivamente, “el mejor Wall Street”.

Me parece que es muy importante resaltar figuras como las de Bogle, es decir personajes que trabajan en el mundo de las finanzas, y en lo que llamamos Wall Street y que son tremendamente  positivos para la sociedad. Aportan valor social, responden a patrones de funcionamiento democrático,   -que por cierto, es lo que se supone que hacen estas bolsas: democratizar  el capital-, y en definitiva aportan riqueza.

Wall Street, tiene desde el comienzo de la “era Reagan” en los 80, y prácticamente hasta la fecha, -pasando por la abominable crisis de 2008-,  demasiados malos ejemplos de personajes tóxicos, que se han dedicado a saciar su avaricia por encima de todo. Hollywood ha recogido muchas de esas historias, ustedes las conocen bien. Pero es importante recordar que esa no es la tónica habitual de lo que se hace en esta calle y en estas bolsas. O por lo menos, no debería serlo.

Lo esperable, es justo lo contrario. Lo que se espera de una empresa cuando sale a bolsa, es que explique bien sus cuentas y su actividad, -transparencia-, y que ese ejercicio se haga para conseguir que inversores institucionales y particulares que no conocen la empresa, puedan decidir comprar una porción de la misma, via su inversión en acciones. Así de simple.  Y todo lo que rodea Wall Street debe estar inspirado por esa filosofía.

Por eso las bolsas tienen como función principal, asegurar al inversor que las empresas están contando la verdad sobre su funcionamiento.  Es decir es importante no olvidar que hablar de libre mercado, es hablar de bolsas de comercio, de transparencia, de democracia.  Sin embargo cuando las esencias se pervierten, es cuando surge ese otro Wall Street decadente, inútil socialmente, y sencillamente criminal, con el que hay que terminar. Necesitamos más “Jack” Bogle, y menos “Gordon Gekko”, que aunque fue un personaje de película de los ochenta, abunda aún más de lo deseable, -al menos esporádicamente-, en la vida real. Feliz Semana.