NUEVO RÉCORD DE TRUMP Destacado

Trump ha acumulado un nuevo récord para su vitrina de trofeos esta última semana: ser el Presidente estadounidense que ha mantenido un “cierre gubernamental” de más larga duración en la historia de este país, exactamente cinco semanas. Un cierre originado porque Trump quiere que el presupuesto incluya dinero para su muro en la frontera con México, y se niega a firmar un presupuesto que no contemple esa partida. Algo que los demócratas no están dispuestos a concederle.

El asunto “se las trae”, porque Trump a estas alturas de la película debería saber que si no ha podido conseguir ese dinero cuando todo el Congreso -Cámara de Representantes y Senado-, estaban en poder de los republicanos, -hasta este mes de enero-, menos aún lo va a poder conseguir ahora, en que la Cámara de Representantes tiene mayoría demócrata. Pero es que además se cansó de contarnos a todos miles de veces, “que México pagaría por su muro”, y lo que es mucho peor, que según todas las encuestas, ahora mismo el 70% del país, es contrario a que se construya ese muro.

Pues bien con todo lo anterior como antecedentes, Donald Trump ha mantenido a 800.000 funcionarios y 1.200.000 contratados temporales de la administración, sin percibir su sueldo por cinco semanas seguidas. Esos sueldos se ingresarán después como retrasos, pero el estrés y la situación de precariedad que ya ha producido en personas con ingresos muy justos -que viven con frecuencia dependiendo del cheque semanal o quincenal que reciben-, ha quedado ahí. Y con ella, según la propia Oficina Económica de la Casa Blanca, una desaceleración del crecimiento económico estimada en que el PIB pierde un 0,13% por cada semana de cierre gubernamental. Lo que supone que habríamos perdido del entorno del 0,6% o 0,7%, eso según las estimaciones oficiales más suaves, porque hay cálculos más negativos.

La historia, por si fuera poco, no queda cerrada aquí. Trump lo que hizo el viernes fue reabrir temporalmente -por tres semanas-, el gobierno, pero amenazó con que si en este tiempo no se llega a un consenso, mantiene su idea de aprobar el presupuesto por medio de una orden ejecutiva, es decir saltándose al Congreso, adjudicándose directamente el dinero para su muro. La idea de utilizar una orden ejecutiva para ese propósito, es otra idea descabezada. Porque tardará solo días en verse interrumpida por alguna sentencia judicial. Lo dicho: el gran negociador de reality show de cuarta fila “at his best”. Y esta economía acumulando “platos rotos”. Feliz Semana.

 




 




Modificado por última vez en Lunes, 28 Enero 2019 17:21