Imprimir esta página

EE.UU.: NUEVOS RÉCORDS DE LA BOLSA Destacado

Esta semana el índice S&P 500 y el Nasdaq, han vuelto a tocar récords. Hemos dejado atrás la racha negativa con la que despedimos 2018 y por ejemplo el S&P 500 que refleja en sus 500 acciones ampliamente, y con bastante exactitud lo que ocurre en este mercado, ha subido en lo que va de año en el entorno del 17%. La pregunta es si estos récords durarán y “tendrán piernas”, o si estarán artificialmente inflados, principalmente por una circunstancia básica del momento: el dinero vuelve a estar barato y la proclividad, -de sobre todo los grandes inversores-, a arriesgar, se hace mayor en estas circunstancias.

Definitivamente el cambio de 180 grados de la Federal Reserve, justo al final de 2018, ha sido definitivo para entender el comportamiento de estas bolsas. De un pronóstico que hablaba de subidas de tres o cuatro subidas de los tipos de interés en 2019, pasamos a otro de una o dos, y después definitivamente a ninguna, o incluso, a contemplar alguna potencial bajada si hacía falta. El humor de estas bolsas cambio de inmediato. Con el dinero manteniéndose barato y las perspectivas de que siga así, el ánimo por arriesgar en el mercado de renta variable obviamente  sube. Escenario que ha animado también las salidas a bolsas de muchas empresas que llevaban tiempo pensándoselo. Ahora y como ya les he contado en alguna de estas columnas, estamos esperando un 2019 récord de IPO’s, en el que además se han apuntado a esas salidas una avalancha de los llamados “unicornios”, o startups fondeados con capital privado, que sobrepasan los 1.000 millones de dólares de valor. Hay dinero entrando y hay que aprovecharlo.

Una buena parte de analistas creen que la buena racha en Wall Street  puede prolongarse. El crecimiento de esta economía no se ha disparado como esperaba la Administración Trump, pero se mantiene en su potencial del entorno del 2%. El empleo está en una situación cómoda, e igualmente la inflación. En principio la Fed puede mantener su decisión sin presiones. Datos como el del crecimiento del primer trimestre que conocimos este pasado viernes, -3,2%-, (bastante por encima de lo esperado), y que si fuera tal debería llevar a la Fed a pensar en alguna subida de tipos, queda desactivado de inmediato, porque es un numero que está a todas luces distorsionado por el tema de los inventarios, que suponen un 1,7% del mismo. Vamos que el crecimiento más real con lo que hay detrás, sería de un 1,5%, o algo así, no de un 3,2%. Feliz Semana.