GUERRAS COMERCIALES: “NI BUENAS, NI FÁCILES DE GANAR” Destacado

Hemos oído tal cantidad de inexactitudes y aberraciones sobre las guerras comerciales en estos últimos anos de Trump y su Administración, que la verdad es que es muy difícil quedarse con una. Pero entre las afirmaciones más estúpidas que recuerdo, esta aquel tuit en el que el Señor Presidente de Estados Unidos de América, decía hace ya dos años, que las guerras comerciales eran “buenas y fáciles de ganar”.

Obviamente dos afirmaciones, no solo desacertadas, sino profundamente temerarias, cuando salen de la boca del hombre mas poderoso del mundo.  Cualquier estudiante de economía, con un mínimo conocimiento de la historia económica mundial, sabe que guerras comerciales, son por definición malas para todos los que intervienen en ellas. No hay nunca ganadores ni perdedores, -por eso es más que desaconsejable abrirlas-, y por supuesto no son ni fáciles, ni difíciles de ganar. Se pierden siempre. Mas aún en 2019, cuando vivimos un mundo globalizado, interrelacionado entre si, con cadenas de producción transnacionales muy asentadas, y complejos procesos de manufacturación global, que implican a un sinfín de países en la producción de cantidad de productos.

Pero desafiando, -sobre todo a la inteligencia-, Trump, nada mas llegar a la Casa Blanca, decidió abrir esa peligrosa Caja de Pandora. Y decidió hacerlo en solitario, de forma brabucona, comenzando una profundamente errada política arancelaria, que ya supone una carga para esta economía de 72.000 millones de dólares, según datos del “think tank” independiente Tax Foundation, y que ya ha obligado a que se destinen 15.000 millones en subsidios, para agricultores perjudicados por la pelea, que Trump quiere que estén contentos y le sigan votando, pero que estamos pagando de nuestro bolsillo el resto de contribuyentes. Una situación en la que no tendríamos porque estar de haberse planteado bien las cosas.

¿Y qué quiere decir plantear bien las cosas?. Pues muy fácil. Con China hay mucho que negociar, y China tiene que cambiar, pero la negociación debe hacerse de forma civilizada y multilateral. De hecho así es cómo se venia haciendo en los últimos veinte anos y China ha hecho en ese tiempo una indiscutible transformación en la dirección correcta. Ahora estamos torpemente cambiando el entorno que tanto tiempo costo crear, y sustituyéndolo por un estilo de matón callejero, que ciertamente no está asustando, -como era de esperar-, a un país como China, y que habrá que retomar en la dirección apropiada en cuanto esta Administración deje paso a otra en la Casa Blanca.

Las guerras comerciales deben cerrarse, cuanto antes, y a Wall Street, llegados a este punto, le da igual si “es en falso”. Trump puede luego vender a su audiencia de “reality show” que ha hecho una negociación “fantástica”, “preciosa”, “la mejor nunca firmada por ningún Presidente”, “que China ha aceptado lo que nunca hubiese imaginado nadie”…. todo lo que quiera y mas, -estamos acostumbrados-, no hay problema con eso, puede decir lo que le plazca. Pero es urgente poner la palabra fin a una pelea que ya nos esta costando demasiado a todos, y por todas las esquinas del mundo. Feliz Semana.