UNA MENTIRA ECONÓMICA MÁS Destacado

Como seguramente saben The Washington Post, lleva a cabo un meticuloso conteo de las mentiras que dice Trump a lo largo del día, y ese conteo alcanzo ya a finales de abril las 10.000 unidades. Vamos que la media de afirmaciones falsas del presidente de este país acumulaba ya en ese entonces, la media de 23 por día. Lo que ciertamente es un récord escalofriante.

Pues bien traigo el tema a esta columna porque una de las afirmaciones económicas de Trump y su Administración, que ciertamente no coinciden con la realidad, es la de que la economía estadounidense ha sido “puesta de pie”, “mejorada”, “arreglada” desde su llegada a la Casa Blanca. El dato real y objetivo es que la media de crecimiento de este país, los últimos diez años es de un 2,3%, es decir la economía estadounidense lleva creciendo desde 2009 a un ritmo moderado, pero muy similar y sostenido, y no crece ahora más. Por el contrario tras el inútil calentón del corte de impuestos de diciembre 2017, se esta enfriando de forma preocupante. Ha crecido un 2,1% este segundo trimestre de 2019, algo menos que esa media de la ultima década.

Definitivo ha sido el fracaso del corte de impuestos mencionado,   -obviamente no para el 1% y las escogidas corporaciones que recibieron lo que con mucho acierto Trump calificó como “regalo de Navidad” y ya lo tienen en sus cuentas corrientes-, pero si para todo el resto de los mortales, y para la economía real, que al no verse mejorada estructuralmente, lo que tiene ahora por delante es un asustante déficit fiscal de un millón de millones de dólares, que aumenta aceleradamente contra todo pronostico, en una época en la que la economía como digo va bien, además de unas corporaciones, que aunque ven aun consumo fuerte en el país, dudan de lo que pueda pasar a medio plazo, y están bajando de forma considerable sus inversiones.

Es cada vez más clara esta desconfianza por parte de las corporaciones, que además en la medida que están mas internacionalizadas en sus operaciones, se están viendo tocadas por la desaceleración global y las guerras comerciales. En este ultimo trimestre las empresas estadounidenses con más del 50% de sus ventas en el extranjero, -que son un 44% de las que integran el índice S&P 500-, han visto reducidos sus beneficios en un 13,6% en relación con el mismo periodo del ano anterior.

Vamos que la realidad es que esta economía, -por el momento-, sigue tirando hacia adelante, mas o menos con la misma fuerza de los últimos diez anos, -sobre todo impulsada por el consumo domestico-, y por la inercia de una década económicamente muy decente, pero tiene una novedad preocupante en su análisis, precisamente como consecuencia de las políticas económicas de la Casa Blanca de Trump: Esta aumentando el déficit fiscal de forma escalofriante, y además esta paralizando progresivamente mas y mas la inversión de las corporaciones, que temen la incertidumbre de las guerras comerciales y la desaceleración global consecuencia de esas guerras.

Esa es la realidad. Decir que Trump ha puesto en pie esta economía de forma “fantástica, magnífica”, “como ningún otro Presidente”, solo primero una estupidez de primer orden y segundo, otra mentira mas para el sufrido conteo del The Washington Post. Feliz Semana.