PUES YA NO TENEMOS “PLATOS DE POSTRE” Destacado

Dediqué mi columna anterior a la cuesta abajo en la que están los “Trumponomics”, pero ciertamente no creía que en solo siete días el deterioro podría haber llegado a ser tan acusado como ha sido. El viernes pasado fue desastroso. Veremos cómo reacciona el mundo corporativo los próximos días.

Cuando toda la atención estaba en el discurso de Jerome Powell en la cita anual de banqueros centrales de Jackson Hole, que se celebraba esa mañana, Trump tuiteó: “no se quien es más enemigo de Estados Unidos, si Xi Jing Ping o Jerome Powell”, y luego a continuación “ordenaba” a una serie de grandes multinacionales estadounidenses, “que dejasen de hacer negocio con China”. China llevaba tiempo anunciando su medida de imponer aranceles a EE.UU. como represalia de toda esta estúpida escalada “Trumpiana”, y así lo acababa de comunicar, sin prisas, pero con una muy bien calibrada selección de montantes y artículos, por un total de 75.000 millones de dólares que por ejemplo dejaran al sector del automóvil de este país tocado.

La Casa Blanca de Trump, con el presidente peinando sus complicados cuatro pelos para coger el avión a Francia en la noche y asistir al G-7,  celebro una delirante reunión todo el día con sus asesores comerciales y económicos, (sin comentarios), y salieron con una serie de tuits un poco antes de las  cinco de la tarde, -con las bolsas ya cerradas-, anunciando aumentos fuertes de aranceles en todos los capítulos ya abiertos. Vamos escalada de agresiones.

En mi opinión y la de muchos otros expertos, inapropiada reacción inmediata, que pudo haberse evitado, pero que a partir de ya, hay que ver cómo gestionar para no terminar completamente con toda la “vajilla comercial global”. Pero el daño va en aumento y en mi metáfora, puedo comunicarles oficialmente, que ya no tenemos platos de postre suficientes para todos los comensales. Habrá que servir una crema dulce en cuenco.  Feliz Semana.