TRUMP: 28.000 MILLONES DE DOLARES EN SUBVENCIONES Destacado

Los republicanos se rasgaron las vestiduras en los primeros meses de 2009 cuando el Presidente Obama y el Congreso demócrata decidieron en plena crisis financiera del “subprime”, que no podía dejarse al sector del automóvil estadounidense caer y desaparecer del mapa. Las tres grandes empresas de Detroit estaban en ese trance, y se decidió aprobar un rescate publico de 12.000 millones de dólares, que afortunadamente salvo de la hecatombe a los tres principales fabricantes del país, GM, Chrysler y Ford , y recupero el tono del sector, que luego afortunadamente se ha reinventado bastante bien en el escenario global, además de devolver el rescate.

Pero curiosamente esos mismos republicanos en el Congreso no han dicho “esta boca es mía”, estos días, cuando Trump acumula ya la friolera de 28.000 millones de dólares, -es decir mas del doble de lo que costo rescatar al sector del automóvil en 2009-, y solo en algunos primeros paquetes de subvenciones para los agricultores del Midwest, -fundamentalmente productores de soja-, perjudicados por las guerras comerciales con China.

Pues bien, aquí estamos en septiembre de 2019, atravesando el mayor periodo de crecimiento de la economía estadounidense de su historia, -hemos entrado en julio en el año once de expansión económica-. La economía estadounidense crece desde 2009 ininterrumpidamente a un ritmo moderado, pero sostenido. Hemos llegado hace ya mas de cuatro años a un escenario de casi pleno empleo, -el que permitió que la Fed comenzase en diciembre de 2015 el llamado proceso de “normalización” monetaria. Pero resulta que la Casa Blanca de Trump ha puesto en danza unas cretinas guerras comerciales, unilaterales, mal planteadas y peor implementadas, que no solamente han llevado ya a medio mundo al periodo de desaceleración sincronizada global mas importante en décadas, sino que además amenazan con ir todavía mas lejos.

El mundo va a crecer este 2019, menos que en ningún otro año  de toda la ultima década. Porque la esperanza de que esta estupidez de conflicto se cierre en falso, - algo que los mercados han estado dando por hecho por meses-, empieza a verse como algo poco probable para mas y mas analistas, que hasta hace unos meses apostaban por un final similar al del NAFTA, -vamos como digo un cierre en falso, pero cierre al fin y al cabo-.

Y en ese caos de platos rotos de un enfrentamiento comercial mal planteado con China, -insisto todos sabemos que hace falta arreglar muchas cosas con China, pero no así, la multilateralidad y la inteligencia deben ser dos factores indispensables-, pues resulta que Trump ha dejado desde hace ya dos cosechas a los agricultores de soja del medio oeste, con una mano por delante y otra por detrás. Y para paliar el desastre tiene a su Secretario de Agricultura Sonny Perdue, yendo y viniendo a la zona, cargado de bolsas de dólares del erario publico, que ya han llegado a los 28.000 millones de dólares, pero que todos los analistas y expertos creen que verán aun mayores aumentos los próximos meses.

La situación no deja de ser paradójica. Mientras Trump y su partido llevan toda una vida hablando mal de las subvenciones y de los rescates, -incluso de urgencia y crisis, como aquel del automóvil de 2009-, están ahora mudos ante este impresentable saqueo de las arcas ciudadanas, que como estadounidense, me parece que no tenia porque haberse tenido que producir, si las cosas se hubiesen hecho medianamente bien.

La historia de estas guerras comerciales de Trump son la de una serie de desastres improvisados, que se multiplican y reproducen por momentos. Las empresas están bajando-deteniendo sus decisiones de inversión a la espera de ver en que termina todo esto, y los aranceles en una, cada vez menos controlada, escalada, -que cuenta con que esto se detenga en algún momento-, pero que por el contrario van aumentando, y sus efectos en los consumidores, no tardaran en llegar.

Aunque la teoría de la Administración Trump, es que esos aranceles nunca perjudicaran al consumidor, -vamos mas que una teoría es solo una mentira mas-, no lo duden veremos enseguida el impacto, por algo Trump ha aplazado hasta el 15 de diciembre la aplicación de algunos de ellos, porque están ciertamente preocupados con un frenazo del consumo en plena época de fiestas navideñas. Esta economía por ahora resiste y sigue yendo razonablemente bien gracias al motor del consumo interno. Pero si los aranceles, las subvenciones y el caos sigue en aumento, es muy difícil que no se tuerza. Feliz Semana.