WALL STREET: CUARTO TRIMESTRE 2019 Destacado

Pues aquí estamos Octubre 2019, ultimo trimestre del año. Y estas bolsas neoyorquinas, muy volátiles, muy llenas de incertidumbres, pero aguantando satisfactoriamente el tirón de un entorno geopolítico y económico global feo, gracias sobre todo a unos fundamentales que se conservan por ahora bien, y de un consumidor que también, -por ahora-, tira del carro del consumo.

¿Qué esperar hacia adelante en estos últimos tres meses de 2019?. Pues vayamos por partes. En lo referido a escenario político de fondo en Washington, igual que en su día les pronostique  que por supuesto se abriría un proceso de “impeachment”, -sí o sí-, ahora pueden estar seguros de que el mismo será tremendamente letal para Trump, y puede que también para el Partido Republicano.

Depende esta última letalidad, -la del partido republicano-, solo de ellos mismos, porque existe alguna probabilidad de escapar al descalabro, dejando de lado a Trump. Pero no estoy muy seguro de que se decidan por esa salida. Si el partido republicano, sigue apoyando a Trump hasta el final, y no decide pedirle una retirada, poniendo a algún nuevo candidato para 2020, -disponible y ofreciéndose esta Mitt Romney-, corre el riesgo de desaparecer como partido nacional, y de quedarse limitado a un partido de extrema derecha para el sur más retrógrado del país, los estados más pobres, la población menos educada, codo con codo con el empresariado/donantes de la vieja economía, (petróleo, carbon, finanzas viejo estilo), ciertamente dispuestos a echar el resto en este momento de cambio de era con todos sus dólares, pero con cero futuro.

Una salida por el lateral convenciendo a Trump para que salte del barco antes de que se hunda y promoviendo como candidato a Mitt Romney, salvaría los muebles y el futuro del partido. Pero no es una solución probable, aunque insisto, está entre las opciones de los republicanos con más visión de la jugada.

Tema Washington aparte, Wall Street va a procurar mirar lo menos posible hacia esa ciudad, hasta que el tema se aclare. Es difícil porque estamos ya en periodo pre-elecciones, pero Wall Street es muy habilidoso para mirar solo hacia donde le da la gana. Y procurara que lo que pase en Washington le altere lo justito.

La mirada de Wall Street se vuelve definitivamente a los fundamentales, al impacto que pueda seguir produciendo la desaceleración global, a lo que hagan los bancos centrales, y a procurar, -por todos los medios-, que el desafortunado tema de las guerras comerciales, se cierre como sea, pero ya.

Os he hablado de eso hace solo dos semanas. Wall Street quiere un cierre aunque sea abiertamente en falso, es decir con pocas o ninguna consecución, pero que suponga un final de la escalada de aranceles y torpes declaraciones que están perjudicando seriamente al comercio internacional. El que Trump este cercado con el tema del “impeachment”, juega a favor como os decía en esa anterior columna, porque es más proclive que nunca, como ya hemos visto estos días a firmar lo que sea con China, para poder hacer el numerito de aquí estoy yo firmando el mejor acuerdo del “mundo mundial”, foto y a por otra. Vamos lo mismo que se hizo con el NAFTA, cuando hizo falta, -por cierto aún sin validar en el Congreso-.   

Una resolución a lo NAFTA es lo que Wall Street quiere para el tema con China ya mismo. Y lo de las fases y los encuentros con negociadores chinos las próximas semanas, que conocimos el pasado viernes, van justo en esa dirección, o sea buena noticia para Wall Street si prospera.

En lo referido a la virulencia de la desaceleración global, -sobre todo si se cierra, o apacigua, el tema de las guerras comerciales-, lo peor ya debería haber quedado atrás, y con los bancos centrales más importantes, siguiendo en “modo ayuda”, pues como que no habría que estar excesivamente preocupado.

El “fuego Brexit” del “perro ladrador poco mordedor”, Boris Johnson, puede una vez más convertirse en una nueva patada hacia adelante de la lata. Y en el peor escenario esta cada vez más descontado. Pero sobre todo, lo más importante, el consumidor estadounidense, dos tercios del PIB de este país, parece que por ahora, y si no se asusta más, va a seguir animando la fiesta.

Así que en resumen, meses por delante de mucho jaleo en Washington, pero enfoque en los fundamentales de Wall Street: los resultados empresariales, la desaceleración global, la vigilancia del empleo, la inflación, y la actuación de la Federal Reserve. Algo muy saludable. Feliz Semana.