MARIA ANTONIETA, TAMPOCO “LO VIO VENIR” Destacado

Esta pasada semana, el  multimillonario estadounidense Leon Cooperman, CEO de Omega Advisors, con una fortuna estimada según Forbes en 3.200 millones de dólares, y ocupando según esa misma lista el puesto 268 de las principales 400 fortunas de este país, ha arremetido contra las propuestas de la candidata presidencial demócrata Elizabeth Warren.

Warren ha presentado justo estos días, su plan de salud gratuita universal para todos los estadounidenses, -vamos como el que tiene cualquier país desarrollado del mundo, y buena parte de países en vías de desarrollo-,  que según sus números costara 52 billones de dólares en diez años, y que se fondearía con un impuesto a las entidades financieras y al 1% de los más ricos. En este segundo capítulo, la propuesta es subir un 2% los impuestos a las fortunas con más de 50 millones de dólares, y un 1% adicional a las que rebasan los 1.000 millones de dólares.

Dentro de los multimillonarios de este país hay una marcada división entre los que piensan, que ya sea con Elizabeth Warren, -o cualquier otro presidente distinto, sea demócrata o republicano-, equilibrar razonablemente la distribución de la riqueza, y dar salud y educación gratis a sus ciudadanos, seria muy conveniente para preservar el sistema capitalista, el libre mercado, y la democracia.

Y están por otro lado, los que quieren apurar hasta el último centavo de sus fortunas, no quieren pagar un dólar más en impuestos, y con esa actitud están tensando la cuerda social, en tiempos en los que todo el mundo sabe cómo vive todo el mundo. Y no es nada prudente mantener estilos de vida insultantes, mientras otros tienen que quebrar sus economías para pagarse un tratamiento de cancer. O por ejemplo “pasar” del tema de mejorar infraestructuras, porque el 1% no requiere que se reparen aeropuertos, puentes, o carreteras, porque sencillamente se transportan habitualmente en helicópteros y aviones privados, que aterrizan en las pistas de aterrizaje de sus mansiones. Vamos el mejor y más puro tercermundismo.

Esto que acabo de describir, de los helicópteros y los aviones privados, no es una fantasía, y es algo que, -insisto-, ve además todo el que quiere a diario. La bola de nieve de indignación que se esta formando en este país entre profesionales y clase media alta con formación, es ascendente, y yo, -salvando las peculiaridades históricas-, la comparo cada vez más con lo que ocurrió con la burguesía francesa en contra de la aristocracia de Maria Antonieta. Conviene recordar, que la revolución francesa la hizo sobre todo la burguesía, no el pueblo llano.

Pues bien el verdadero enemigo de esos 400 multimillonarios estadounidenses que están obstaculizando el desarrollo y poniendo en peligro el sistema capitalista de libre mercado y democrático de Estados Unidos,  es esta clase profesional y de clase media y media alta, -de los Estados más ricos del país-, que vota ciertamente mayoritariamente demócrata, sobre todo ahora en tiempos de Trump, que es una patética marioneta del dinero viejo sin futuro, que eso si esta “echando el resto”, porque “ahora o nunca”. El carbón, el petróleo, las entidades financieras-viejo estilo, las químicas contaminantes, etc, etc…. Pues lo dicho están en su ultimo suspiro y Trump les esta haciendo la tarea.

Es urgente para que este sistema de libre mercado, capitalista y democrático estadounidense no descarrile, que se corra a equilibrar la distribución de riqueza. No es de recibo que el país más rico del mundo, no tenga salud y enseñanza gratis para sus ciudadanos.

Es importante además tener en cuanta que facilitar esas dos cosas a toda la población, no quiere decir que no puedan existir opciones privadas, tanto en educación como en salud, que mejoren lo que se ofrece públicamente. Y ciertamente la gente que quiera y pueda optará por esas alternativas. Vamos lo mismo que ocurre en Canadá, en Europa, o en otros muchos países del mundo. Pero conocer a diario historias de familias que ven su estabilidad económica destruida, porque un familiar ha sido diagnosticado con cancer, es repugnante. Sobre todo cuando este país, -hoy por hoy-,  es el más rico del mundo.

Vuelvo a repetir que todos los multimillonarios de este país, no son iguales, y que hay muchos que ven con muy buenos ojos que sus fortunas tengan impuestos más altos si se trata de ir a una sociedad más justa. Pero estos otros que se retuercen y revelan ante las propuestas de Warren, pues que tengan cuidado, porque ya saben, Maria Antonieta tampoco “lo vio venir”. Feliz Semana.