VOLATILIDAD EXTREMA Destacado

Si la semana del 24 al 28 de febrero fue la de la fuerte y rápida corrección en estos mercados, la pasada, -del 2 al 6 de Marzo-, ha sido la de la volatilidad extrema. Dia a día los principales índices han oscilado de forma abrupta y aunque todo hacia suponer el viernes al empezar la jornada que el balance de la semana seria negativo, un rally en la ultima hora de negociación, termino dejando la semana con ganancias simbólicas en los tres principales índices. En el balance semanal el Dow Jones ganó un 1,7%, el S&P 500 un 0,6, y el Nasdaq un 0,1%.

La gran noticia de la semana sin embargo ha sido, que el rendimiento del bono del tesoro a 10 años cayo a un mínimo histórico del 0,7%. La demanda de este tipo de bonos como refugio es gigantesca y la retribución del mismo cae consecuentemente. Y desde luego hay también una componente que anticipa un porvenir incierto.

La otra gran sorpresa de la semana fue el recorte de los tipos de interés el martes en un 0,50%, por parte de la Federal Reserve de Jerome Powell, -estan ahora ya en una banda de 1%-1,25%-. Un movimiento que aunque el mercado pedía y esperaba, -porque el mercado quiere siempre dinero barato sin reflexionar demasiado en sus consecuencias-, es tremendamente cuestionable.

En momentos como los actuales en los que la crisis del coronavirus, esta afectando tanto a la demanda como a la oferta, poco efecto puede tener el que el dinero este mas barato, mas allá de que por supuesto los mercados puedan arriesgarse mas, porque tiran con pólvora casi regalada. Pero los consumidores, no van a salir mas a restaurantes, o a hacer mas viajes y vacaciones, aunque el dinero este mas barato. Tienen miedo. Me explico.

Para una mayoría de expertos, -al menos de los que yo mas respeto-, el movimiento de la Fed del martes era innecesario. Y mas aun puede haber sido contraproducente por introducir una mayor dosis de pánico en el mercado. De hecho las bolsas que querían y pedían ese y cualquier otro recorte recorte, -y que están pidiendo mas para la reunión del Comité Abierto de la Fed, este próximo 18 de marzo-, cuando lo tuvieron encima el pasado martes, se asustaron y cayeron.

La Fed no debió cortar los tipos de interés en 2019, -porque no hacia falta-, por mas que a los mercados, les conviniese seguir teniendo un “extra regalo” de liquidez para animar la fiesta. Ni el dato de empleo ni el de inflación lo pedían. Y tres cuartos de lo mismo en esta ocasión. Por supuesto que el mundo necesita ponerse en pie y ayudar con esta epidemia global, pero debe hacerse a base de ayudas fiscales. Vamos hablando en plata, poniendo los gobiernos el dinero que haga falta, primero para cubrir las necesidades humanitarias de quienes están afectados por la epidemia, y segundo acelerando al máximo la búsqueda de un remedio de curación, vacuna, y todo lo que sea necesario.

Pero bajar los tipos de interés, hacer el dinero mas barato, pues como que sirve de poco en momentos como estos. Mas allá de que a los mercados siempre les viene bien. Porque el problema con el coronavirus es que se esta contrayendo la oferta y la demanda simultaneamente. Quizás debería haberse hecho algo simbólico y coordinado con otros bancos centrales del mundo, pero no un recorte de emergencia, cuya efectividad insisto es muy dudable.   

Los mercados por su lado, mientras continúen tantas incertidumbres en torno a la epidemia, van a seguir extremadamente volátiles. Cada noticia, cada nueva evolución del tema ira afectando esa volatilidad. Pero hay que esperar que, en un punto, sepamos como superar esta crisis humanitaria y de salud, o aprender a vivir con ella de la mejor manera posible, y entonces un mercado estabilizado comenzara a ajustarse convenientemente.

Hasta entonces, por supuesto para quienes tienen la posibilidad de comprar tomando riesgos, es obvio que selectivamente ya hay acciones que a largo plazo tienen un excelente precio. Pero hace falta una gestión muy profesional de esas compras para no equivocarse. Para la mayor parte de los inversores son sobre todo momentos para extremar la prudencia e intentar no entrar en pánico, mantener la estrategia de inversión que se tengan trazada a largo plazo y aguantar el tirón. Feliz Semana.